Religión Digital

Navidad cristiana

18.12.15 | 19:00. Archivado en Cardenal Sistach

Navidad es una fiesta específicamente cristiana. Sólo podemos entender su significado a la luz de la fe. Dios se hace niño y nace en Belén. Sólo la fe cristiana y el amor pueden hacernos comprender lo que parece imposible y unir la omnipotencia de Dios con la debilidad de un niño. ¡Esto es la Navidad cristiana!

Esta Navidad del Año Santo de la Misericordia somos invitados a reflexionar sobre las palabras del Papa Francisco: "Jesucristo es el rostro de la misericordia de Dios Padre."

Sin embargo, esto que parece tan difícil de comprender -quizás por la normalidad de una familia y de un nacimiento-, el misterio de Navidad, tiene un encanto especial para una multitud de hombres y mujeres de todo el mundo. Para los países de nuestra Unión Europea, celebrar la Navidad expresa nuestra identidad de raíces cristianas y nos abre a un diálogo auténtico con todos.

En Belén, aquella noche santa, se manifiesta el misterio de la salvación de Dios que viene a estar entre nosotros con humildad y pobreza. Los pastores sencillos y los magos de Oriente le reconocieron y le adoraron, porque sabían que encontrarían al Mesías que acababa de nacer "en pañales, acostado en un pesebre".

San Juan Pablo II afirma que "la encarnación del Hijo de Dios da testimonio de que Dios busca al hombre". Dios hecho niño busca al hombre porque éste se ha alejado de él y se ha escondido como Adán entre los árboles del paraíso terrenal. Buscando al hombre, Dios quiere inducirle a abandonar los caminos del mal, en los que el hombre tiende a adentrarse cada vez más. En definitiva, Dios busca al hombre para darle la dignidad de hijo de Dios. El evangelista Juan lo dice claramente: "Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!"

Dios nos ha hablado por medio de su Hijo
. Ante el niño de Belén nos invita a reflexionar, ya que Navidad abre la nueva historia de la humanidad. Nuestro mundo está a menudo conmocionado por la angustia y el sufrimiento, por atentados, violencias y guerras. Viviendo el misterio de Navidad podemos reencontrar el sentido de nuestra vida y expresar nuestras aspiraciones de solidaridad y de paz.

En la sencillez del pesebre se ilumina intensamente la grandeza de la dignidad de la naturaleza humana y al mismo tiempo se revela la sublimidad de nuestra vocación divina. Lo dice claramente esta antífona de vísperas: "¡Oh admirable intercambio! El Creador de los hombres se ha querido hacer hombre y ha nacido de una virgen; compartiendo nuestra humanidad, nos ha hecho el don de su divinidad." San Agustín lo afirma brevemente: "Dios se hizo hombre para que el hombre llegara a ser Dios”.

Os deseo a todos una santa Navidad del Año Santo de la Misericordia, una Navidad inspirada en la acogida, el perdón y el amor de Dios que se ha manifestado en el rostro de nuestro Señor Jesucristo.

† Lluís Martínez Sistach

Cardenal arzobispo de Barcelona


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha determinado que los medios digitales se tienen que responsabilizar de los comentarios publicados por sus lectores, restricción a la libertad de expresión que justifica en base al objetivo legítimo de protección del derecho al honor de otra persona. Por ello Periodista Digital ha decidido desarrollar una herramienta que permita monitorizar los comentarios de los lectores y hasta que esté implementada deshabilitará la opción de comentar anónimamente las noticias.

Martes, 21 de noviembre

BUSCAR

Sindicación