Rumores de Ángeles

Francisco derriba el muro de bambú

23.09.18 | 06:02. Archivado en Francisco

Si Juan Pablo II derribó el telón de acero, Francisco ha comenzado a hacer lo mismo con el telón de bambú. Con un histórico acuerdo con el régimen comunista chino, el Papa, cual nuevo Mateo Ricci (el evangelizador jesuita de la China), vuelve a abrir la puerta del gigante asiático. Es la última frontera del catolicismo.

Si Wojtyla pasó a la historia como el Papa que propició la caída del Muro, Bergoglio tiene ya asegurado su puesto en la misma página por haber abierto la puerta china sin aspavientos, con su receta de la misericordia y del diálogo por bandera. El Vaticano tenía dos asignaturas pendientes: China y Moscú. Francisco acaba de aprobar la primera y puede cursar próximamente la de la visita a la 'tercera Roma'. Con lo que su puesto en los libros de historia sería doble.

El acuerdo que el Papa ha conseguido con el régimen chino es marcadamente pastoral, pero a nadie se la escapa que esconde un profundo sentido político-religioso. En cualquier caso, un primer paso. Porque con la China ése es el método: el paso a paso.

En esencia, se trata de que Roma reconoce a 7 obispos de la Iglesia patriótica china (brazo religioso del partido comunista), designados unilateralmente. Por su parte, el Gobierno chino reconoce oficialmente y deja de perseguir y encarcelar a los 20 obispos 'clandestinos', es decir los que son fieles a la Iglesia de Roma y fueron consagrados con el 'placet' de las autoridades vaticanas.

Además, a partir de ahora, los nuevos obispos serán elegidos de común acuerdo entre las dos partes, pero teniendo Roma la última palabra. Un acuerdo mucho más ventajoso y que deja mayor libertad a la Iglesia que, por ejemplo, el que mantuvo con al régimen de Franco, que éste sí tenía derecho a veto. China, en cambio, simplemente supervisará las listas de episcopables que lleguen a Roma, pero no podrá oponerse a los nombramientos episcopales vaticanos.

Una simple cuestión pastoral, pero que encierra un profundo simbolismo para la Iglesia. Por un lado, garantiza la no injerencia del Estado chino en los asuntos internos de la institución. Pero, sobre todo, escenifica hacia adentro y hacia afuera la comunión eclesial.

Cuando algunos rigoristas (incluidos ciertos cardenales y obispos) critican a Francisco y amenazan con un cisma, el Papa suelda y une afectiva y efectivamente a las dos Iglesias católicas chinas, hasta ahora separadas: la patriótica, dependiente del régimen, y la vaticana, que mira a Roma. En total, 7 obispos patrióticos y 20 'vaticanos', para una comunidad de entre 10 y 12 millones, que representan tan sólo el 1% del inmenso océano poblacional chino.

Nadie duda de que, después de este primer paso, vendrán otros. Entre ellos, la reanudación de las relaciones diplomáticas, interrumpidas tras la revolución de Mao, y una probable y próxima visita del Papa a Pekín.

Se abre para Roma el último país que tenía cerrado a cal y canto. Y no es un país cualquiera, sino la gran potencia mundial y asiática. Con su apertura, Francisco lanza a su Iglesia a la conquista de la última frontera, la del Asia.

Y Bergoglio cumple uno de sus sueños más queridos. “Usted no es tan santo como para convertirse en misionero”. Así contesta el General de los Jesuitas, Pedro Arrupe, al entonces joven Jorge Mario Bergoglio, que le suplica que lo mande de misionero a Asia. Al instante, quizás para suavizar la negativa, el Prepósito vasco añade: “Usted tuvo una enfermedad de pulmón; eso no es bueno para un trabajo tan duro”. Era el año 1965. Arrupe visitaba Argentina y Bergoglio tenía 29 años, y era “maestrillo”, la etapa de dos años en la que los seminaristas jesuitas interrumpen sus estudios para dedicarse a dar clases en algún colegio de la orden.

Desde entonces (y desde mucho antes), Bergoglio lleva Asia en su corazón. Fue su sueño juvenil, truncado por la enfermedad. Un sueño compartido con otros muchos jesuitas. Porque Asia forma parte del adn de la Compañía. Desde nuestro Francisco Javier hasta Matteo Ricci, el continente asiático funcionó como un imán seductor para oleadas sucesivas de “compañeros de Jesús”.

Era y sigue siendo la última frontera del catolicismo. El continente religioso por antonomasia, cuna de las más antiguas y mayores religiones de la humanidad, que parecía y sigue pareciendo impermeable a la fe cristiana. De hecho, todavía hoy, el catolicismo representa sólo al 3% de los asiáticos. Una gota en el mar.

El cristianismo, que conformo Occidente desde Constantino en adelante, es visto en Asia como una religión “moderna”, extranjera (a pesar de haber nacido también en el Asia Menor), sin arraigo entre ellos, con una doctrina y unos ritos muy alejados de su sensibilidad religiosa ancestral. A esta impermeabilidad cuasi natural de Asia al cristianismo, hay que sumar los errores cometidos por la propia Roma.

Hubo un momento en que la enorme China estuvo a punto de ofrecer carta de ciudadanía al catolicismo inculturado de Matteo Ricci, pero Roma tachó los sabios intentos del jesuita de “herejías” y “supersticiones”. Y como tales, los mantuvo hasta 1939, cuando, por voluntad de Pío XII, un decreto de Propaganda Fide rehabilitó el método jesuita. Como casi siempre, con siglos de retraso y un daño inmenso a la expansión de la fe católica. De hecho, la única nación asiática mayoritariamente católica es Filipinas. En todas las demás (incluida la inmensa China), el catolicismo es residual.

Pero al Francisco desde siempre apasionado por Asia le encantan los retos. Le gustan las fronteras y las periferias, como repite con palabras y hechos. Al Papa Benedicto es un enamorado de la esfera, en la que cada punto de la superficie es equidistante del centro romano. De ahí su eurocentrismo teórico y práxico. Ratzinger siempre pensó que, si el catolicismo volvía a conquistar la cultura y la intelectualidad europeas, el efecto contagio llegaría a todas partes de la mano de la potencia intelectual de Europa.

A Francisco, en cambio, le encanta el poliedro, en el que cada cara es original y encierra diversas potencialidades. Asia en general y China en concreto son, para el Papa Bergoglio, la cara del poliedro que precisamente Matteo Ricci llamaba “el fin del mundo”. Francisco empieza a escribir el futuro asiático de su Iglesia.


José Manuel Vidal


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Loados sean San Sergio y San Baco 02.10.18 | 08:34




    https://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2018/09/28/vigano-quema-sus-naves-y-se-lanza-a-tumba-abierta-contra-francisco-religion-iglesia-vaticano-acusaciones-papa-nuncio-mccarrick-rigoristas.shtml


    No comment

  • Comentario por Loados sean San Sergio y San Baco 02.10.18 | 08:32



    https://www.eldiario.es/sociedad/obispo-alcala-reig_pla_0_818218964.html

    Yo me conozco unos cuantos más que están de acuerdo con Reig Pla ... sin embargo, y por si acaso, ... no vaya a ser que se demuestre cuantos son.

    Se asemejan a una insurrección de sacristanes, ayudados por monaguillos por desacuerdo con la linea pastoral de su obispo. En esta semejanza cabrían, también algún que otro párroco y poco, muy poco más.

    Y si, si que somos más, muchísimos más que los anquilosados cavernarios.

  • Comentario por Llanos de Alba 01.10.18 | 22:58

    Si Moisés, muchos xinos en Xina amigo mio, pero hoy se me llevan los demonios, viendo el desmadre en Cat, una plaga de vagos, maleantes, impresentables, chupopteros, ideologos de pacotilla, intelectuales al peso master de las putres universidades. Que quieres que te diga Moisés...voy hablar y muy claro!!! se acabó el pasteleo, política correcta, que nos toman el pelo hombre!

    (por cierto el alien se ha quedado conmigo, pero con "contrato", lo hemos firmado, todo legal, Ay Señor que tenga mas confianza con lo pactado con el, que con cualquiera de los ilustrados de hoy!!!)

  • Comentario por Moisés 01.10.18 | 16:32

    LLANOS DE ALBA (15:29): los chinos son muchísimos más que los españoles :-).

    Hablando en serio: me alegra su reaparición en el blog.

    Quizá sea mejor que no venga el Papa por ahora, porque ¿para qué?

    Saludos cordiales,

  • Comentario por Llanos de Alba 01.10.18 | 15:31

    Nunca creí que ser católica fuera tan difícil...y no por mi parte

  • Comentario por Llanos de Alba 01.10.18 | 15:29

    Por cierto...para cuando el Papa vendrá a nuestra ESPAÑA? o es que le da repelus enfrentarse con la que esta cayendo, unos jerarquía dividida entre libertarios separatistas y la otra parte que no dice ni mu, para no molestar.

    Pregunteselo de parte mia, porque estoy pero que muy dolida, no creo que seamos menos que los chinos

  • Comentario por Javier 23.09.18 | 18:20

    Texto aburrido y farragoso. Vidal ya no sabe ni hacer la pelota. Está gagá, como su jefe el pampero.

Domingo, 20 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31