Rumores de Ángeles

Poca pena para tan gran delito

30.01.17 | 19:29. Archivado en Abusos clero

Inhabilitado para ejercer el ministerio durante un año, obligado a asistir durante un mes a ejercicios espirituales y destinado a cuidar a curas ancianos e impedidos bajo supervisión de otro sacerdote. Ésta es toda la pena que el obispo de Astorga, monseñor Menéndez, le ha impuesto al cura José Manuel Ramos Gordón, pederasta convicto y confeso. Una pena que, a mi juicio, clama al cielo por escasa y por injusta. Casi sale gratis abusar de menores en la Iglesia.

¿Eso es todo el castigo que merecen abusos continuados sobre varios seminaristas menores, cometidos por su entonces formador, con alevosía, prevaliéndose de su superioridad y en un recinto que tendría que ser sagrado y estar más protegido que ningún otro de estos depredadores sexuales? De entrada, parece ridículo. No me extraña que la víctima que denunció se sienta maltratada.

Esta pena no se corresponde con el llanto y el rechinar de dientes que, al parecer, el caso le produjo al obispo de la diócesis, que, por cierto, hereda un caso antiguo, en el que no tuvo arte ni parte, que seguro le está amargando su inicio de pontificado en Astorga y ante el cual ha reaccionado con diligencia y hasta con misericordia hacia la víctima.

Pero toda esa buena catitud episcopal positiva se ve tapada por esa pena ridícula. Quizás monseñor Menéndez no tenga culpa alguna y las penas vengan así impuestas por el Derecho Canónico o por la mismísima Congregación para la Doctrina de la Fe. En cualquier caso, son penas irrisorias y que, en vez de paliar, aumentan el sufrimiento de las víctimas.

Es verdad que, como suele suceder en muchos episodios de abusos, el caso ha prescrito, tanto para la justicia civil como para la canónica. Valiéndose de esa debilidad de las victimas, que tardan demasiado en denunciar (porque, en el momento o en los años sucesivos, no pueden), muchos de estos victimarios se van de rositas.

El Vaticano tiene que revisar su legislación sobre este tema, independientemente de lo que haga la justicia civil. Los abusos son delitos que no deben prescribir canónicamente y que, una vez reconocidos, deberían llevar aparejadas penas mucho más graves. Cámbiese ya la legislación canónica. Mantenerla así es una auténtica vergüenza. La Iglesia debe ser una institución ejemplar...también en eso.

No se puede condenar a un abusador a un año de inhabilitación y, después, volver a colocarlo en medio del rebaño, para que pueda seguir abusando. Si se arrepiente y cambia de vida, que se le recluya por precaución en un monasterio. A rezar por sus pecados y por el daño inmenso realizado. O mejor todavía, habría que pensar incluso en reducir a estos depredadores clericales al estado laical y que aprendan a ganarse la vida civilmente, tras perder el soporte material y espiritual de la institución. Que sepan que pueden quedarse sin red y que la vida ahí fuera puede ser muy dura, para ganarse las habichuelas.

De lo contrario, con medidas como ésta, los depredadores siguen sueltos, saben que no van a pagar demasiado. Además, el mensaje que la Iglesia manda a la sociedad es el de la tolerancia cero en este tema, pero sólo de boquilla. Sólo en teoría. Seguimos predicando, pero sin dar trigo. Seguimos sin ser creíbles.

A mi juicio, monseñor Menéndez debería ampliar la pena del susodicho cura abusador y, sobre todo, salir a la palestra y dar todo tipo de explicaciones. Explicar que, según el Derecho canónico, no se puede hacer más; asegurar que el cura será estrechamente vigilado y tranquilizar al pueblo de Dios, que se sigue sintiendo desprotegido por la ley eclesiástica ante los abusadores. Dar explicaciones, aún a riesgo de que la gente no lo entienda. Dar la cara, incluso para que se la partan, y sabiendo que es un problema heredado para él. Es decir, transparencia, humildad y justicia.

José Manuel Vidal


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Tomé 04.02.17 | 10:53

    Te hemos entendido perfectamente, querido Vidal. Hay que distinguir:
    1.- Si el abusador es un cura de la cuerda de Vidal o de Joxe Arregi, entonces hay que "restaurar al damnificador"...
    2.- Pero si el abusador no es de su cuerda, entonces no se pueden aplicar penas irrisorias, y hay que reducirlo al estado laical...

  • Comentario por El Padre Pacho es Bobo 30.01.17 | 20:19

    Vale esto que decía Arregui en vuestro portal para todos?

    "Lo que importa es regenerar al damnificado, y a la vez restaurar al damnificador"
    Creo que el enorme revuelo mediático no ayuda a nadie, más bien perjudica a todos: a (nombre el abusador) lo hunde, por supuesto, pero pienso que también perjudica a las propias víctimas, hace más difícil la sanación de su memoria, la reconciliación con su historia.

    Buscar en google Jose Arregi: "Lo que importa es regenerar al damnificado, y a la vez restaurar al damnificador"

Viernes, 24 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031