Rumores de Ángeles

Un Papa en el Capitolio, acompañado de sus "cuatro santos" americanos

Todo lo que toca lo convierte en oro. Todo lo que hace le sale bien. Hasta cuando se equivoca, la humildad salva al Papa Francisco. Por eso, sale triunfante de todos los retos. Y el del Capitolio de los Estados Unidos era histórico. Nunca antes un Papa de Roma había pisado el 'sancta sanctorum' de la democracia representativa americana. Siempre a la altura, Francisco no sólo les dejó a los congresistas americanos un discurso para pensar y rumiar en sus conciencias, sino que ganó sus corazones.

Y eso que había algunos republicanos recalcitrantes. De esos que utilizaban los tópicos del 'Papa comunista', para descalificar sus denuncias de un neocapitalismo salvaje, que impone en el mundo un sistema inicuo que deja tiradas en las cunetas de la vida a millones de seres humanos.

Hasta esos quedaron boquiabiertos. Porque Francisco les propuso una vía media y mediadora entre el igualitarismo cubano fracasado y el neoliberalismo americano, que está corriendo la misma suerte. El papa les ofreció lo que el filósofo y antropólogo español, Andrés Ortiz-Osés, llama "ecopersonalismo".

Es decir, un sistema cuyo centro lo ocupe la persona (no el capital ni el beneficio ni la ideología) y la naturaleza. Pura doctrina social de la Iglesia, olvidada por la propia institución durante tantos años y retomada por la encíclica 'Laudato si'. El hombre en el centro del sistema económico y de una naturaleza ("la casa común") a la que no somete, sino que cuida, custodia y recrea.

Como superador de la dinámica izquierda-derecha o comunismo-capitalismo, Francisco apuesta por sumar. Superar la dinámica tesis-antítesis, para llegar a la síntesis de una posición mediadora y remediadora.

Con un discurso claro, directo, profundo y, al mismo tiempo, sencillo. Este Papa no necesita intérpretes ni exegetas. Habla claro y se le entiende todo lo que dice. Incluso en su inglés para principiantes. Ante el mayor poder legislativo mundial, Francisco esbozó un discurso basado en sus "cuatro santos americanos": Abraham Lincoln, Martin Luther King, Dorothy Day y Thomas Merton.

Cuatro ilustres hijos de la tierra de los "libres y valientes" que, a juicio del Papa encarnaron las cuatro virtudes esenciales para la vida personal y social. Linconl o la libertad. Luther King, la inclusión y los derechos humanos. Dorothy Day, la lucha por la justicia, y Thomas Merton, la práctica del diálogo interreligioso.

Con ellos y en torno a ellos, el Papa fue desgranando los grandes temas de la agenda mundial que más le preocupan. Comenzando por la defensa de la vida. De toda vida. También de la ya nacida. Y por eso, pidió la abolición mundial de la pena de muerte. Pasando por la lucha contra la pobreza, la acogida de los inmigrantes, el cuidado de la "casa común" y la defensa de la familia.

Con frases cortas y contundentes: "No dividamos el mundo en buenos y malos, en justos y pecadores". "Que la política no se someta a la economía y a las finanzas". "No nos atemoricemos por el número de inmigrantes, miremos a sus rostros". "Abolición mundial de la pena de muerte". "Combatir la pobreza y el comercio de armas".

Los congresistas americanos se quedaron cautivados por la sencilla elocuencia del Papa de Roma. Y subrayaban las más significativas palabras del Papa con aplausos, puestos en pie. Algo que hicieron en numerosas ocasiones. A su espalda, el vicepresidente, Joe Biden, y el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, ambos católicos y entusiasmados con el ilustre visitante. Francisco estaba pronunciando una auténtica encíclica en este templo laico de la democracia.

Con un colofón pastoral. El Papa se acercó al balcón del Capitolio y, desde él, rezó una pequeña oración por las familias estadounidenses: "Señor, Padre de todos, bendice a este pueblo. Bendice a cada uno de ellos. Bendice a sus familias. Dales lo que más necesiten. Que Dios bendiga a América". Y se retiró con la sonrisa puesta e iluminado por el dedo de Dios.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por juan cabo 28.09.15 | 10:21

    Excelente trabajo José Manuel y excelente cobertura en clave cristiana. Tienes el apoyo de la mayoría que nos adentramos en tu religión digital y máxime en acontecimientos de tan gran magnitud como esta visita papal. Graciñas por todo.
    Juan

  • Comentario por Cristina 28.09.15 | 02:18

    La verdad es que el Papa Francisco lo está haciendo MUY BIEN en todas partes donde va y se gana el cariño de la gente. Pena que los necon le critiquen tanto en casa y sean incapaces de reconocer el temple de este hombre. Que hay que tener muchas cosas bien puestas en el cuerpo y en el alma para hacer día tras día los gestos que él hace con tanta sencillez y cariño hacia todas las personas, empezando por los más frágiles y necesitados.

    Una cosa es predicarnos a nosotros lo que debemos hacer, sin dar ejemplo, como lamentablemente hacen muchos obispos, y otra muy distinta enseñarnos con el ejemplo, como hace Francisco. Me gusta la gente buena, me gusta un Papa que sabe hacer que el evagelio sea buena noticia otra vez.


  • Comentario por indignado 27.09.15 | 13:29

    ¡Lo que hace la ignorancia! Para Vidal, Lincoln es un santo... Es evidente que no sabe que "San Lincoln", mientras liberaba a los negros del sur, enviaba al ejército a exterminar a los indios de las praderas, incluidos mujeres y niños. Rara manera de ser santo.

  • Comentario por _ Φ _ 25.09.15 | 18:03


    Gracias Señor por atender nuestras súplicas.

Martes, 19 de febrero

BUSCAR

Editado por

Categorías

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728