Realidades sublimes y vida cotidana

Viaje a Bolivia

04.05.17 | 16:06. Archivado en Vida monástica

Hemos estado en Bolivia visitando los dos monasterios femeninos que la Orden Cisterciense tiene en ese país. Comunidades de mujeres vivas, silenciosas, consumidas en caridad y amor que desarrollan su vida monástica en entornos difíciles y complicados.

El Priorato del Ave María de la Paz, dirige y gestiona una escuela de 3.000 alumnos, poniendo todo su empeño, desde su tradición y orígenes alemanes, en que la calidad de la enseñanza se mantenga tanto desde el punto de vista académico, como en valores humanos, frente a unos modelos educativos gubernamentales demasiado ideologizados que consideran la educación como sembradío de sus ideas.

Pero donde ponen su empeño más amoroso las hermanas de La Paz, es en el cuidado de los dos internados gratuitos de la escuela, de 45 niños y 60 niñas de todas las edades. La procedencia y motivos de su entrada en estos internados obedece, generalmente, a la pobreza familiar, a familias donde un progenitor “ha desaparecido” o simplemente al hecho de que los menores deben recorrer un camino de tres horas para acudir a la escuela más cercana.

El Priorato de Nuestra Señora de Apolo , por contra, es de corte agrícola tradicional. Está situado en un pequeño y polvoroso pueblo, aunque sea la capital de la provincia, y se dedican a la agricultura de café, piña,frutales y demás productos hortícolas, además del blanqueo del arroz. Tienen también ganadería de cerdos, ovejas y 150 vacas de carne, que por lo famélicas que parecen, su venta no será un gran negocio.

Un viaje a Bolivia no es cómodo. Un largo viaje aéreo con escalas, y no siempre puntales. La aclimatación a la altura de La Paz es molesta a pesar de las infusiones de coca. Pero más terrible aún es transitar la mal llamada carretera de La Paz a Apolo. Cuatrocientos kilómetros en 14 horas de recorrido por la estepa desolada del altiplano boliviano y por la exuberante selva; en un jeep de doble tracción que bordeaba montañas de 5000 metros y profundas gargantas en la selva... Es un experiencia que nuestras vertebras aún recuerdan: “Pero dónde han ido estas mujeres a hacer un monasterio”- era el pensamiento recurrente mientras saltábamos entre los baches del camino.

Sin embargo, al llegar y descubrir estas mujeres, creyentes vivas y silenciosas, muy alejadas y marginadas de los centros de decisión, que están consumiendo su vida en la entrega diaria a los más pobres, pobres entre los pobres, se convierte en una verdadera experiencia pascual.

Por eso, hay que visitar a estas hermanas, para expresarles nuestra gratitud por su fidelidad, por su testimonio, por su entrega. Son hermanas que nos dan luz y esperanza, y misión. El ejemplo más genuino de nuestra fe. Y es deber nuestro agradecerlas.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 23 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Mayo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031