Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Ricos precarios

19.11.18 | 10:25. Archivado en Acerca del autor

Nunca antes había habido una civilización que idolatrara a los ricos en tanto clase social e individuos concretos como la sociedad actual. En las civilizaciones anteriores encontramos que la riqueza en las élites es una consecuencia de su valor, nobleza, inteligencia o, simplemente destino: los dioses los han tocado para gobernar y poseer las riquezas. Sin embargo, no se idolatra la riqueza en sí, sino que se respeta la posición. Ser rico era una consecuencia, no la causa de la posición social. En la sociedad moderna, desde el siglo XV, comienza a venerarse la riqueza por sí misma y a los ricos por serlo, no por las dotes personales, las capacidades demostradas o los valores que transmiten. Todo esto, dotes, capacidades o valores, es secundario. Una vez que son ricos llega la legitimación de esa posición por aquello que poseen como personas o que supuestamente ofrecen a la sociedad, cosas como puestos de trabajo, invención de cachivaches tecnológicos o creaciones artísticas sublimes, por poner unos ejemplos. La maquinaria de legitimación social de la riqueza acumulada por los ricos funciona a la perfección, de tal modo que se ha creado como una nueva nobleza, no a partir de las victorias en el campo de batalla o las proezas sociales obtenidas, sino desde la mera y simple posesión de riquezas, ya sean estas obtenidas con el esfuerzo propio, ya por el robo y la extorsión o bien por la pura y nuda suerte.

Una de las causas de este cambio en la percepción social de las riquezas y los ricos hay que buscarla, al decir de Peter Brown, en San Agustín, quien habría modificado la posición cristiana frente a los ricos, pasando del radical “es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja…” a una visión más utilitarista de la riqueza: la riqueza se legitima en función del uso. Sin embargo, la posición de la Iglesia no se vio alterada a lo largo de la Alta Edad Media. La postura de Santos Padres como Ambrosio, Basilio, Gregorio de Nisa o el sobresaliente Juan Crisóstomo (el rico es ladrón o hijo de ladrón) será la norma en la consideración de la riqueza acumulada en algunos, que siempre es fruto de la injusticia y que no puede ser legitimada desde ningún punto de vista. Es el advenimiento del incipiente capitalismo en los siglos de la Reforma el momento crucial para este cambio. Juan Calvino dará las claves para una valoración positiva de las riquezas y de los ricos. Dios, en su infinita sabiduría, habría predestinado a unos a la condenación y a otros a la salvación. El hombre no puede saber si ha sido predestinado a lo uno o a lo otro, pero existen signos externos que pueden indicarlo, uno de ellos es la riqueza. Si te haces rico es porque Dios te ha predestinado a la salvación. Ser rico es el signo visible de la salvación; ser pobre, por tanto, lo es de condenación. Como dijera Max Weber, el protestantismo está en la base del espíritu del capitalismo.

Sea cual fuere la base de esta percepción moderna de los ricos, lo cierto es que ayer y hoy, la riqueza es algo absolutamente precario, aunque resulte paradójico. La riqueza de los ricos debe ser reproducida cada día y protegida para que no se pierda. Esto lo han sabido siempre, por eso han creado estructuras e instituciones que protejan su riqueza. Generalmente, los estados o gobiernos han servido a este fin, junto con las leyes y, en parte, las religiones. Sin embargo, la llegada de la democracia moderna y de la era de las revoluciones, puso en peligro la existencia de los ricos como clase social. Mediante la toma del poder por parte de fuerzas revolucionarias se puede, legalmente, eliminar la riqueza acumulada por unos cuantos, de modo que desaparecen los ricos. O bien, un gobierno democrático, como el de Roosevelt tras el crack de 1929, puede imponer una política keynesiana de eutanasia de los rentistas y aplicar impuestos a la riqueza del ochenta y nueve por ciento. Esto también acaba con los ricos. Por último, los estados modernos del bienestar en Europa se gestaron gracias al pacto entre capitalistas y trabajadores para que estos no hicieran la revolución a cambio de un reparto de la riqueza de aquellos. Todo esto lleva a apuntalar la tesis de la precariedad de la riqueza y, por tanto, del riesgo de los ricos, siempre temerosos de perder todo. Para acabar con el temor, los ricos idearon lo que conocemos como globalización y sistema neoliberal.

Efectivamente, la globalización neoliberal es el instrumento para poner a salvo la riqueza acumulada, a salvo de los impuestos, mediante elusiones fiscales y otros subterfugios que acumulan riquezas en los mal llamados paraísos fiscales; a salvo de la envidia de la sociedad, seduciendo al legislador para que proteja los bienes raíces; a salvo de las veleidades populistas, creando una red de tratados internacionales de obligado cumplimiento para los países que protegen las inversiones y los capitales. Porque la riqueza está siempre en precario, no se puede sostener por sí mismas, requiere de amplios instrumentos sociales que la protejan, necesita de una enorme violencia para su cuidado, violencia institucional y violencia legal. No otra cosa criticaban los profetas de la Biblia cuando arremetían contra los ricos por oprimir al pobre y comprar los tribunales de justicia, por conculcar el derecho y festejar a lo grande mientras su riqueza se obtiene del sufrimiento del pueblo del Señor. El mismo Papa Francisco ha insistido en que el dogma neoliberal de que la riqueza acumulada genera riqueza por “derrame” hacia abajo es falso: “esta opinión, que jamás ha sido confirmada por los hechos, expresa una confianza burda e ingenua en la bondad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismo sacralizados del sistema económico imperante” (Evangelii Gaudium, n. 54).

En la sociedad actual, como siempre lo fue, el verdadero precariado está en los ricos. Lo saben y actúan en consecuencia. Lo terrible es que solo ellos saben que están en precario, el resto de la sociedad cree que son los fuertes, los que mandan, los que se pueden permitir una vida de lujo, mientras una mayoría vive en la ilusión de la riqueza, en el sueño de la fortuna. Unos viven en el lujo, otros en el anhelo del lujo. Todos sostenemos esta situación.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 15 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31