Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Ricos precarios

19.11.18 | 10:25. Archivado en Acerca del autor

Nunca antes había habido una civilización que idolatrara a los ricos en tanto clase social e individuos concretos como la sociedad actual. En las civilizaciones anteriores encontramos que la riqueza en las élites es una consecuencia de su valor, nobleza, inteligencia o, simplemente destino: los dioses los han tocado para gobernar y poseer las riquezas. Sin embargo, no se idolatra la riqueza en sí, sino que se respeta la posición. Ser rico era una consecuencia, no la causa de la posición social. En la sociedad moderna, desde el siglo XV, comienza a venerarse la riqueza por sí misma y a los ricos por serlo, no por las dotes personales, las capacidades demostradas o los valores que transmiten. Todo esto, dotes, capacidades o valores, es secundario. Una vez que son ricos llega la legitimación de esa posición por aquello que poseen como personas o que supuestamente ofrecen a la sociedad, cosas como puestos de trabajo, invención de cachivaches tecnológicos o creaciones artísticas sublimes, por poner unos ejemplos. La maquinaria de legitimación social de la riqueza acumulada por los ricos funciona a la perfección, de tal modo que se ha creado como una nueva nobleza, no a partir de las victorias en el campo de batalla o las proezas sociales obtenidas, sino desde la mera y simple posesión de riquezas, ya sean estas obtenidas con el esfuerzo propio, ya por el robo y la extorsión o bien por la pura y nuda suerte.

Una de las causas de este cambio en la percepción social de las riquezas y los ricos hay que buscarla, al decir de Peter Brown, en San Agustín, quien habría modificado la posición cristiana frente a los ricos, pasando del radical “es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja…” a una visión más utilitarista de la riqueza: la riqueza se legitima en función del uso. Sin embargo, la posición de la Iglesia no se vio alterada a lo largo de la Alta Edad Media. La postura de Santos Padres como Ambrosio, Basilio, Gregorio de Nisa o el sobresaliente Juan Crisóstomo (el rico es ladrón o hijo de ladrón) será la norma en la consideración de la riqueza acumulada en algunos, que siempre es fruto de la injusticia y que no puede ser legitimada desde ningún punto de vista. Es el advenimiento del incipiente capitalismo en los siglos de la Reforma el momento crucial para este cambio. Juan Calvino dará las claves para una valoración positiva de las riquezas y de los ricos. Dios, en su infinita sabiduría, habría predestinado a unos a la condenación y a otros a la salvación. El hombre no puede saber si ha sido predestinado a lo uno o a lo otro, pero existen signos externos que pueden indicarlo, uno de ellos es la riqueza. Si te haces rico es porque Dios te ha predestinado a la salvación. Ser rico es el signo visible de la salvación; ser pobre, por tanto, lo es de condenación. Como dijera Max Weber, el protestantismo está en la base del espíritu del capitalismo.

>> Sigue...


Sábado, 23 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930