Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

La conversión de los lobos

04.10.18 | 12:43. Archivado en Acerca del autor

Cuentan que el hermano Francisco andaba por la comarca italiana de Gubbio cuando supo de un feroz lobo que atacaba tanto animales como personas. Movido por su compasión, tanto por las personas como por los animales, el poverello se acercó al lobo y lo amansó. Algunos relatan que aquella fiera vivió en la comarca hasta que murió de viejo sin molestar a nadie más. De todos es conocida la pasión de Francisco de Asís por todo lo creado, porque todo le hablaba del Creador de todas las cosas y así, por medio de lo creado, Francisco era capaz de amar al Creador. Todo lo creado es fraternidad porque nace de la misma entraña divina que se identifica por el amor de comunión, de ahí que el sol y la luna, el agua, el aire y las nubes, las flores y hierbas, llevan significación de Dios mismo. El Universo entero es un canto de comunión que nos lleva a la fraternidad universal, no solo de los seres humanos, sino con todo ser viviente y con el no viviente. Por eso, Francisco pudo amansar al lobo, porque en el lobo anida el mismo amor creador que en el resto de las criaturas y el Universo entero, es cuestión de actuar y sentir con ese amor de comunión que es capaz de transformar la realidad para que sea lo que Dios quiso en el origen. Encontramos aquí los ecos del profeta Isaías: “Pastarán juntos el lobo y el cordero, el león comerá paja como el buey y la serpiente se alimentará de polvo. No habrá quien haga mal ni daño en todo mi monte santo”. Cuando el amor misericordioso de Dios impregna el Universo y rebosa los corazones, entonces nadie ni nada hace daño.

En el fondo, lo que nos cuenta el profeta y la historia de Francisco de Asís es que el mal que vemos y padecemos es causado por el odio que nosotros mismos introducimos en el mundo. Cuando la justicia divina y su misericordia rigen a los hombres, el mundo entero es transformado hasta el punto de que las relaciones naturales quedan transfiguradas y ya no funciona la ley de la supervivencia, sino que la compasión se extiende por el Universo. De alguna manera, el lobo de Gubbio actuaba en respuesta a la pérdida de su hábitat natural, un hábitat invadido por la acción humana. Son muchos los casos de animales salvajes que atacan a las personas o sus animales porque estos han invadido sus territorios y les han quitado su medio natural de vida. La acción de Francisco con los animales, como con las personas, es introducir la compasión y la misericordia que la desestructuración del orden social impide. El final de la Edad Media es un tiempo de cambios radicales en el orden social que se está abriendo al mundo mercantilista y al posterior capitalismo, rompiendo los equilibrios sociales y naturales que sostenían un modelo de mundo con más de ocho siglos de historia. No es que aquél fuera un mundo justo, pero al menos se sostenía en unas relaciones personales amplias que permitían construir lo humano como comunión. La revolución introducida por las estructuras protocapitalistas romperá con aquellos equilibrios y con ese mundo donde las personas se construyen desde las relaciones sociales y personales, hasta llegar al mundo actual, donde corremos el riesgo cierto de que los seres humanos se construyan sin relaciones de tipo personal y sin vínculos comunitarios.

En la Iglesia nos sucede algo similar. Tras siglos acostumbrados a establecer un tipo de relaciones de poder y de dominio determinadas por un clericalismo milenario ya, en los últimos cincuenta años de la Iglesia ha habido un intento por mitigar esta realidad mediante una vuelta al Evangelio. Así lo hizo Juan XXIII y así lo está haciendo Francisco. Pero hoy, como ayer, los lobos de siempre continúan acechando en la noche. Francisco, como el poverello, ha elegido el camino del amansamiento, del amor fraterno que contagia bondad, pero estos lobos parecen indómitos, acostumbrados como están a la carne fresca, no se conforman con migajas y están dispuestos a morder lo que sea con tal de llevarse su parte. Algunos ha salido a campo abierto, otros están acechando y muchos siguen ocultos, esperando el tiempo propicio, atrincherados en sus guaridas clericales. Creo que la opción de Francisco es la mejor si contara con mucho tiempo, pero el tiempo apremia y los lobos deben ser puestos en un redil, para que no dañen más al rebaño, para que no hagan más estragos en todo el Monte Santo del Señor.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 23 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031