Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

¡Dichosos los ricos..., porque os llamarán bienhechores!

09.02.18 | 13:12. Archivado en Acerca del autor

El capítulo 22 de Lucas nos dice: “Los reyes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los que ejercen el poder sobre ellas se hacen llamar bienhechores”. El evangelio da justo en el clavo a la hora de analizar cómo funciona el mundo en que vivimos, ayer y hoy. A los poderosos, sean reyes de las naciones, jefes o simplemente multimillonarios, no les interesa solamente acumular poder y enseñorearse del mundo; necesitan que el resto los tome por bienhechores, es decir, que todos crean que lo que hacen lo hacen por el bien de la humanidad. Hoy, estos tales se hacen llamar filántropos. Suelen ser multimillonarios que dedican parte de su riqueza a realizar donaciones, normalmente con gran publicidad y dejando patente lo que pretenden. Donan cantidades ingentes a ONGs, a grupos de apoyo a colectivos marginados y, ahora también, a la propia administración pública, mermada en su financiación gracias a que se bajan los impuestos a esos mismos enriquecidos que luego donan parte de los impuestos eximidos.

Saben muy bien que su riqueza, aunque resulte paradójico, es precaria. Sí, precaria. Porque la riqueza depende de tres factores externos a ella misma para generarse y mantenerse. El primer factor es que tiene que existir un marco legal que proteja la riqueza acumulada. Si las leyes penalizaran la acumulación de riqueza, esta nunca se crearía. Cuando Estados Unidos cayó en la crisis más grave de su historia en 1929, la forma de salir de ella fue aplicar un impuesto del 89% sobre la riqueza, de modo que fuera esta riqueza acumulada la que salvara al país, como es lógico hacer. El segundo factor es la existencia de un Estado que proteja la riqueza, sea mediante las leyes, sea mediante la policía o sea mediante el consentimiento de la administración. En todas las revoluciones, lo primero que desaparece es la riqueza acumulada, pues el nuevo Estado se la apropia. El tercer factor y más importante es el asentimiento generalizado de la sociedad que rodea a aquellos que acumulan la riqueza. Este asentimiento puede ser impuesto por la fuerza, en cuyo caso también es precario, o bien puede ser asumido como el anhelo social. Puesto que todos queremos ser ricos es bueno que existan ricos y riqueza a la que poder aspirar, aunque eso sea una quimera, pues en cualquier sociedad los ricos pueden serlo unos pocos. Según los datos que tenemos de la historia, en cualquier sociedad los ricos nunca superan entre el 1 y el 5%, dependiendo el momento y la sociedad. Por ejemplo, en el Imperio romano era el 3%, mientras que en los Estados Unidos hoy no llegan al 2% y en España es el 1%. Por supuesto, hablamos de ricos de verdad, no de personas con algunos bienes más que la media.


En las sociedades actuales, los ricos han ganado la partida. Han impuesto su discurso y su lógica, esa lógica que nos lleva a aceptar que tres personas en el mundo poseen más riqueza que 3.000 millones de seres humanos. Y lo aceptamos como bueno, normal e, incluso, deseable. Han impuesto su discurso y su lógica, la han introducido en los medios de comunicación, en la educación, en las conversaciones y hasta en nuestros sueños y deseos. De esta manera, cuando las cosas iban bien en España, entre 1998 y 2008, los ricos, el 1% de la población, acaparaba el 25% de la riqueza, pero ahora que las cosas han ido mal, los ricos, ese 1% de españoles, acumula más del 50% de la riqueza. En 2017, el 1% rico de españoles se apropió del 40% de la riqueza generada ese año. A este ritmo, en diez años tendremos un 1% con el 90% de la riqueza de España. Eso significa que el resto deberá conformarse con el 10% y paliar su miseria con sueños y deseos.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Rogelio Saprissa 19.02.18 | 18:17

    La estrategia de los millonarios, en estos países "pobres", es decir que los políticos de izquierda, enemigos del capitalismo y de la violencia para reprimir y sostenerse en el poder; pero los ricos y la derecha internacional acusan que estos políticos son más ricos que ellos, porque roban. Por supuesto nunca presentan pruebas de nada, pero si en los medios, con toda la plata que tienen lo repiten una y otra vez!
    No se me olvida que una vez en la revista Fortune de USA, salió que Fidel Castro era el 8° hombre más rico del mundo, Fidel contestó: " si me encuentran un dólar en una cuenta mía fuera de Cuba, renunciaré!" Por supuesto nunca le hallaron nada(fue en los 90' durante la crisis de la desaparición de la Unión Soviética), Fortune tampoco pidió disculpas ni explico como había obtenido el dato...

  • Comentario por Bernardo Pérez Andreo [Blogger] 18.02.18 | 20:06

    ¡Qué pena, Francisco, que no honres a tu onomástica con tu escrito!

  • Comentario por Francisco 18.02.18 | 20:02


    En algunas cosas de su escrito he visto reflejado a Nicolás Maduro, que tiene un yate mejor que el que pudiera tener Bill Gates, pero al que la Policía (salvo los disidentes, que son acribillados a balazos cuando se rinden) protegen sin pestañear. En algo no se cumple su tesis y es en el hecho de que si hubiera una revolución antibolivariana, no se sabría a dónde acudir para repartir esa riqueza y paliar el hambre que ya existe en Venezuela. Lo mismo ocurre con una de las hijas de Chávez, la persona más rica de Venezuela, que, sin embargo, no vive allí, sino que está fuera del país y cuyas cuentas bancarias no sería fácil echar mano de ellas. Por lo demás, me parece un artículo en el que se generaliza mucho: peor estaríamos si Amancio Ortega no hubiera donado nada a Cáritas u hospitales. Mejor estaríamos si Bill Gates dejara esa "ONG" que persigue fines poco recomendables. Mi consejo es que no se puede generalizar en nada.

  • Comentario por Assignment Operators 09.02.18 | 15:50

    writing service editing service essay writing services essay writing services

Viernes, 19 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031