Editado por

Máriam MudarraMáriam Mudarra

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Febrero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728    
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS



Tu felicidad es mi felicidad

Permalink 27.06.09 @ 10:44:57. Archivado en Vida Religiosa

Sólo tú tienes palabras de vida eterna, sólo tú me puedes decir la verdad, la verdad de quien soy y quién estoy llamado a ser.

Llegar hasta esta afirmación requiere un proceso, un proceso ascendente de fe, y un proceso descendente de despojamiento del propio yo.
Si soy capaz de percibir a Jesús como la fuente de mi identidad, habré llegado a captar lo que Dios desea de mi, descubriré el proyecto que sobre mí tiene Dios desde toda la eternidad; pero para llegar aquí deberé comprender que el camino no lo he hecho sola, sino que ha sido el Espíritu el que me ha llevado de la mano.

Cuando nos encontramos en los inicios de la vida religiosa, tenemos tanta vitalidad que como se suele decir vulgarmente “nos comemos el mundo”, todo es fácil, nada cuesta: ni el nuevo estilo de vida, ni la vida comunitaria, ni la oración, nada se antepone ni estorba. La firme voluntad de querer superar las dificultades son suficiente, y encima nos creemos que todo es obra nuestra, que lo conseguimos con nuestro propio esfuerzo y tesón.

Con el paso de los años, llega el cansancio y la rutina, y lo que creíamos en un principio fácil, ahora se nos vuelve “cuesta arriba”. Entramos en ese estado en el que parece que nuestra vida se estanca, ni para atrás, ni para adelante. Los primeros fervores se “esfuman”, y la cotidianidad repetitiva del “siempre lo mismo” se impone con un peso abrumador. Si todo esto lo enfocamos desde una perspectiva objetiva, lo que percibimos, oímos y vemos nos puede resultar desalentador, y en cierta manera frustrante, pero si hacemos un análisis serio de la realidad de nuestro proceso interno, de lo ”conseguido” y lo “por conseguir” nos daremos cuenta que nuestra vida ha ido “in crescendo”; si somos conscientes de haber sido coherentes con nuestros compromisos iniciales, si hemos procurado el bienestar de los que nos rodean, si hemos trabajado por un mundo más humano y habitable, si hemos procurado la felicidad de los demás, todo esto nos llevará a calificar nuestra vida como una vida querida por Dios y proyectada para conseguir un fin: la gloria de Dios y la vida del ser humano.

Me viene a la mente una charla que escuché del jesuita Tony Catalá en la que contaba de forma anecdótica, que en un congreso de religiosos/as jóvenes, todo/as decían eufóricamente que ellos habían entrado en la vida religiosa para “ser felices”, tanto se repitió la famosa frase que Tony Catalá cogió el micrófono “algo disgustado” y dijo: “yo NO he entrado en la vida religiosa para ser feliz, yo he entrado en el seguimiento de Cristo viviendo los votos de castidad, pobreza y obediencia, para intentar que TÚ y los abatidos de la sociedad sean un poco más felices”.

Esta afirmación nos podría descolocar un poco, pero si la entendemos desde la perspectiva de que “su felicidad”, es “mi felicidad” la entenderemos correctamente.

Creo que es una buena opción de vida adoptar este lema: “Tu felicidad es mi felicidad”.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
Poner letra a mi canto

Poner letra a mi canto

Pedreña (Cantabria): Cómo mantener la esperanza activa en un mundo en crisis: tiempo de muros y redes.

Emma Martínez

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Black Panther: el rey pantera

Juan Carrasco de las Heras

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

II Domingo de Cuaresma

Angel Moreno

Terra Boa

Terra Boa

2º DTQ: TRANSFIGURAÇÃO... (cf. Pe. A. Palaoro SJ)

José Ramón F. de la Cigoña

Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

El más grande, el mejor

Manuel Mandianes

La Iglesia se hace diálogo

La Iglesia se hace diálogo

El encuentro con la Palabra (25.2.17)

Jesús Espeja

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Monseñor Severino Clasen: “es necesaria la proximidad con el laicado, que nosotros pastores no tengamos miedo de los laicos”.

Luis Miguel Modino

Punto de vista

Punto de vista

El PSOE y la revalorización de las pensiones

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Diez cosas que disfrutar en la Ruta del Vino Cigales/1

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Mensajeros del odio

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿El progreso es retroceso?

Ángel Sáez García

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Silencio. Silencio vergonzoso

Alejandro Córdoba

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Un mandamiento apodíctico.

Asoc. Humanismo sin Credos

Speculum

Speculum

Religión y Acuerdos: zona erógena «progre»

Alfredo Sepúlveda

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

San Mamés: Leningrado con bengalas.

Chris Gonzalez -Mora

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

VOLVER DEL COMA A LA VIDA

Josemari Lorenzo Amelibia

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

Hospital de campaña

César Luis Caro

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Ya hay pleno convocado.

Vicente A. C. M.

No más mentiras

No más mentiras

Pensamientos y reflexiones 182

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital