Punto de vista

Desacuerdo con la sentencia de Alsasua

04.06.18 | 16:23. Archivado en Justicia

No es necesario vivir en el País Vasco para estar al corriente del clima de terror al que se quiere someter a los guardias civiles que prestan sus servicios en la zona.
De hecho, la salvaje paliza que les propinaron unos tipos abyectos y cobardes a los dos guardias civiles y sus novias no sólo tenía como objetivo volcar la maldad de los agresores en las cuatro víctimas, sino también que sirviera de aviso a los demás integrantes de la Benemérita.
Los padres de esos despojos humanos que llevaron a cabo la repugnante acción deberían preguntarse avergonzados por la clase de crianza que han dado a sus hijos convirtiéndolos en unos seres abyectos y quizá ya sin remedio. Sobre todo si sus progenitores, como es el caso, en lugar de reconvenirles y explicarles que se han comportado muy mal los apoyan. Se han manifestado pidiendo justicia y han tildado de montaje lo sucedido.
Cualquier persona que conserve la sensibilidad sabe que lo sucedido es atroz. Un ser humano que se precie debe ponerse en el lugar de las víctimas y si lo hace debe comprender el terror que debieron sentir y que es posible que no olviden jamás y que, por tanto, les afecte para siempre.
Lo deseable habría sido que los jueces dejaran claro que no se puede intentar aterrorizar a nadie impunemente, porque los delitos tienen castigo.
En el País Vasco hay una serie de pueblos malditos, como Andoáin, Alsasua, Tolosa, Munguía, Beasáin, Mondragón, etc. en donde los demócratas tienen la vida muy difícil. Un Estado de derecho no puede permitir ese clima totalitario y cerril. Unas cuantas medidas ejemplares, siempre dentro de la ley, no estarían de más.
Esas personas que se manifestaron en favor de los agresores deberían saber que no llegan ni a la suela del zapato a los agentes de la Benemérita, que a cambio de un escaso sueldo prestan, arriesgando sus vidas, servicios inestimables a todos los ciudadanos. Incluso a los cerriles que se manifiestan en su contra.

'2016.Año bisiesto'
'El Parotet y otros asuntos'

'Diario de un escritor naíf'
'Yo estoy loco'
'Valencia, su Mercado Central y otras debilidades'
'1978.El año en que España cambió de piel'
'Atlas del bien y del mal'
'Los dados'


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por José Joaquín Sieso 05.06.18 | 19:07

    Mi estimado Vicente:
    Publica usted que "los padres de esos despojos humanos que llevaron a cabo la repugnante acción deberían preguntarse avergonzados por la clase de crianza que han dado a sus hijos en unos seres abyectos y quizá ya sin remedio. Sobre todo si sus progenitores, como es el caso, en lugar de reconvenirles y explicarles que se han comportado muy mal los apoyan".
    Usted ha hablado con muchos vascos, seguro. Pero lo que mantiene la serpiente incubando el huevo no es el sentimiento de vergüenza de los padres y familiares, sino el orgullo de contar con indeseables hechos a imagen y semejanza. La satisfacción de recibir parabienes por ser familiares de héroes. Héroes de su carne y de su sangre. Por lo que se asocian con otros padres y familiares del mismo linaje de la serpiente y reciben emocionados los aurreskus y el apoyo del pueblo que ama el terrorismo y la barbarie. Porque lo hay. Tenemos vecinos que desean que acaben con nosotros, que brindarán cuando lo consigan.

  • Comentario por Andalindes 05.06.18 | 11:57

    Detalla de forma acertada el día a día en pueblos y ciudades de la Comunidad Autónoma del País vasco, por desgracia el relato de lo sucedido está en manos de los asesinos y sus acólitos , poco se puede esperar.

    El Gobierno de España como es habitual mirará hacia otro lado y seguirá consintiendo la humillación de la víctimas.

    Afortunadamente aún quedan personas como Usted que no decaen el la misión de evitar el olvido, gracias por ello.

    Un cordial saludo

  • Comentario por Sergio Barrondo Lacarra 05.06.18 | 10:18

    No es necesario sumergirse en un análisis profundo de este artículo para comprobar que lo realmente despreciable y vil es firmar un texto tan cobarde, falto de rigor y rebosante de odio. Habla de despojos humanos, seres abyectos y cobardes, y de una supuesta sensibilidad que le lleva a saber lo que pasó. No entiendo como se puede ceder un espacio virtual a esta absoluta bazofia. La verdadera sensibilidad, rasgo del que carece quien escupe los 4 párrafos que conforman el texto, pasa, desde luego, por ponerse del lado de las víctimas, pero pasa también por analizar, cuestionar y decidir con cierto rigor quienes son las víctimas en este caso concreto. El autor no tiene dudas al respecto, a fin de cuentas son jóvenes de un pueblo maldito ( ¡ Madre mía!!!! que derroche de sensibilidad). No siento ningún impulso especial por defender a nadie, pero me he visto obligado a escribir estas líneas para aliviar el daño a la sensibilidad que me ha producido leer un texto tan despreciable.

Viernes, 21 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930