Punto de encuentro

A la escucha

12.01.19 | 08:48. Archivado en Acerca del autor

Una de las actitudes más repetidas en la fe cristiana es la necesidad de escuchar por nuestra parte a Dios. En el Antiguo Testamento aparece la figura del gran profeta Samuel cuando todavía era un chaval que servía al Señor (1 Samuel 3, 1-10). Vivía con Elí, en el santuario de Siló donde estaba el arca de la Alianza y ardía la lámpara de Dios, símbolos ambos de su presencia callada. La llamada del niño Samuel, por tanto, sucede en un lugar santo. Y a pesar del lugar y la disponibilidad abierta a Dios de Samuel, este no supo entender a la primera ni a la segunda que era Dios quien le hablaba, no Elí. Después de tres intentos fracasados, debido a la falta de experiencia del niño Samuel en escuchar la palabra de Dios, el consejo del anciano Elí le ayuda a discernir la voz de Dios.

Cierto es que el pasaje nos pone frente a dos reflexiones importantes: que Dios mismo nos llama por nuestro nombre y que no resulta fácil discernir cuál es la llamada de Dios sobre nuestras vidas en cada momento de la existencia. Pero su relectura me centra una y otra vez en la enseñanza de que hay que aprender a escuchar a Dios, ejercitando y manteniendo siempre esta disposición a la escucha de su Palabra. Aquél consejo aparentemente sencillo de Elí, “Responde: "Habla, Señor, que tu siervo escucha” me resuena muy actual. Como Jesús en la curación al sordo (Mc, 7, 31), cuando pronuncia la palabra redentora y liberadora: ¡Effettá!, que quiere decir: ¡Ábrete! El encuentro que le abre los oídos del cuerpo y con su amor le abre a la oportunidad de percibir la llamada y la experiencia de Dios.

Los cristianos tenemos una gran necesidad de escuchar a Dios, en tiempos en los que lo normal es hablar más que escuchar mientras todos pretendemos que nos escuchen a nosotros sin espacio tampoco para el silencio. Y se ha convertido en un grave problema de los cristianos. Si no escuchamos a Dios, no tendremos entrenada la humildad para aceptar su voluntad (para nada la resignación) y será muy fácil que las obras cristianas en las que estamos afanados las convirtamos en obras nuestras. Escuchar y aceptar, humildad para dejarse en manos de quien nos ama.

Creo que lo más urgente del cristiano contemporáneo, es la escucha abierta y humilde a Dios. Una actitud, en suma que debiéramos convertirla en la oración principal y fuente de todo lo demás. No podemos transformarnos ni convertirnos en la mejor posibilidad de cada persona si todos nuestros esfuerzos no pasan por la atenta escucha en oración sencilla, que no simple, a Dios. Lo contrario es la torre de Babel en la que nos encontramos inmersos trabajando en nuestras historias diocesanas. Creemos que trabajamos para Él pero llevamos la batuta en lugar de reflexionar en oración si Dios pretende otra cosa, o de otra manera.

La falta escucha al otro que promueve el diálogo y la falta de silencio en la escucha. Podríamos decir que el primer mandamiento es callarse para dejar espacio a la Palabra que nos alimenta. La primera manifestación del amor a Dios es la escucha de su Palabra, como María, que luego meditaba en su corazón el actuar divino. Rezar y escuchar debieran ser sinónimos.

Con todo, el problema más importante es no percatarnos de las consecuencias de no dedicar tiempo a la escucha. Que el mundo no escuche a Dios, ya vemos las consecuencias evidentes. Pero no somos conscientes de lo que supone que sus discípulos tampoco practiquemos la actitud fundamental de escucha. Y también es evidente que la obra que llamamos de Dios, talmente parece de los hombres, visto el poco atractivo que concita nuestras actitudes.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 22 de enero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Enero 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031