Punto de encuentro

?El reto imposible?

07.10.17 | 12:21. Archivado en Acerca del autor

Regularmente leemos cómo va mermando la influencia de la Iglesia Católica entre la población. Ya en el año 2000, el sociólogo católico Javier Elzo afirmaba que esta iglesia va camino de convertirse “en una secta en el sentido sociológico o numéricamente”. La tendencia tiende a agudizarse produciendo en la población un alejamiento aun mayor, tanto de las prácticas religiosas como de la influencia social que transmiten los mensajes de la jerarquía eclesiástica.

Para algunos, esta constatación es una mala noticia, una más, preocupados por la marea anticlerical y la indiferencia religiosa que ocultan el mensaje y los valores evangélicos en nuestro día a día. Pero hay otros que encuentran más motivos de esperanza que de abatimiento porque perciben la situación actual como una invitación a recuperar los genuinos valores del Reino, eclipsados en buena parte por los propios católicos, a menudo irreconocibles en su ejemplo, jerarcas incluidos.

Lo cierto es que son muchos los creen que Dios impide una auténtica humanidad por ser ambas incompatibles ¿Deformación o ignorancia? ¿Es que el mensaje estorba? Se ha llegado a proclamar la muerte de Dios (Nietzsche) y lanzado la sospecha envenenada de que cuando Dios gana, el hombre es el que pierde; y viceversa. Por si fuera poco, otros dioses como la tecnología, la razón de Estado, el consumismo, etc. crecen robustos considerados y aceptados como fines en sí mismos.

A pesar de una realidad adversa, no lo es menos de la que tuvo que arrostrar Jesús, que ante sus invitaciones al amor y las denuncias a la hipocresía religiosa imperante, fue cuestionado y asesinado. Yo me encuentro entre los católicos esperanzados que creen que este momento no es mejor o peor que otras; es el nuestro y al que se nos llama para hacer más visible el valor de la Buena Nueva evangélica. ¿Qué nos falta para trasmitir la experiencia liberadora de nuestra fe? Nunca es mal momento para que cada uno se haga esta pregunta.

Para empezar, falta experiencia religiosa en los propios católicos, quizá por retozar demasiado en la sociedad de consumo. Tampoco nos sobra humildad para reconocer que el Espíritu sopla donde quiere. No recordamos con la frecuencia necesaria que Jesús estuvo buscando a los apestados de su época, y no precisamente para condenarlos sino para transmitirles un chorro de amor que transformaba a cuántos tenían la mínima predisposición a abrirse a Él; que sus palabras más duras las reservó para los soberbios sepulcros blanqueados, grandes profesionales de la historia de la salvación. Falta valentía para vivir más solidariamente, y sobre todo, falta dejarle a Dios que actúe a través de nuestras manos, viviendo a su imagen y semejanza con el ejemplo.

Para colmo, muchos de los que niegan a Dios, le están afirmando con su actitud y su conducta. No tienen fe, pero sus hechos trabajan en la dirección de los valores del Evangelio, incluso cuando nos recriminan la tendencia a apoderarnos de Dios para domeñarlo a nuestra horma. No fue un teólogo quien afirmó que “si Dios no es amor, no vale la pena que exista”, sino Henry Miller. Nuestro reto pasa por recuperar la práctica del espíritu de las bienaventuranzas y volver a experimentar la felicidad que viene de Dios; ser creíbles por nuestras obras, que son las únicas que dan valor a nuestros ritos, sin que se conviertan en causa de desconcierto para quienes buscan sinceramente pero se encuentran con la caricatura de “la religión del cumplimiento” (cumplo y miento) que mueve más al escándalo que a la conversión. “Por sus hechos los conoceréis”.

J. A. Pagola pone la pluma en la llaga: ¿Quién recuerda que los primeros cristianos percibieron en Jesús la buena noticia de un Dios capaz de salvar al ser humano de su desdicha? Tal vez, uno de los fracasos más graves de la Iglesia católica sea el no saber presentar a Dios como amigo de la felicidad del ser humano. Sin embargo, estoy convencido de que el hombre contemporáneo sólo se interesará por Dios si intuye que puede ser fuente de felicidad. Se nos olvida que el Evangelio es una respuesta a ese anhelo profundo de felicidad que habita en nuestro corazón.

Quizá sea por tantos olvidos por lo que aceptamos pasivamente la consideración de “católico practicante” a quien acude a misa los domingos, en lugar de llamarle así al que vive el Evangelio dentro y fuera del templo. Lo preocupante no es la realidad actual sino nuestro encastillamiento y desánimo que no permite abrirnos al Amor y dejarnos embargar por el Espíritu. Cuando seamos capaces de acoger nuestro particular Pentecostés, el reto de transformar el día a día será un hecho porque seremos capaces de voltear la realidad actual con el ejemplo. Claro que la Iglesia resultante sería bien diferente a la actual.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por GoldenTabs 15.12.17 | 19:10

    JcFqxC https://goldentabs.com/

Domingo, 17 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031