Punto de encuentro

Los sacrificios cuaresmales

19.03.17 | 11:47. Archivado en Acerca del autor

Los sacrificios cuaresmales son un medio para alcanzar un doble objetivo: crecer como personas y ayudar a crecer a los demás. Las dos cosas. De hecho, cuando ayudamos a crecer a los demás nos acerca a ser la mejor posibilidad de uno mismo. Este es el Reino querido por Dios en este mundo. Los mejores sacrificios, por tanto, son los que nos impulsan a ser mejores personas practicando el evangelio.

No comer carne los viernes o privarnos de un bombón, no son la mejor manera de activar esta conversión madura en la fe. Ayudan a nuestro autodominio pero constreñir la vida no es el mejor sacrificio, sino hacerla crecer en cada uno y para los demás. El evangelio habla del camino estrecho porque esta actitud cuesta. De hecho, los mejores sacrificios ¡y los más difíciles! para una conversión plena son cuando luchamos contra nuestros defectos y egoísmos: ser amable con el vecino que no te cae bien, ejercitar la paciencia esperanzada, la humildad, luchar contra la tentación de ser maledicente, ser agente de paz y no de discordia, escuchar a quien lo necesita con delicadeza, ofrecernos ante la necesidad ajena, dedicar más tiempo a la oración pidiendo sobre todo luz y fuerza...

Resulta precioso, cristianamente hablando, trabajarnos para disfrutar de los dones de la naturaleza, de la comida y del ejercicio físico; ser propenso a las relaciones alegres, al tiempo de ocio y la cultura, al baile, al aprendizaje, a la reflexión y al trabajo bien hecho, a domeñar el pesimismo y avivar la esperanza. Que la única limitación impuesta sea por amor en beneficio de otros.

Sacrificios sí, pero en la moderación del mal genio, en denunciar las injusticias para aliviar sufrimientos a tantas víctimas desamparadas y hacer el bien aunque no me lo pidan. En perdonar y acoger cuando lo único que quiero es restregar la ofensa o mostrar mi resentimiento con ira o indiferencia; en rezar por quienes me hacen daño. En suma, llevar la cruz de cada día con espíritu evangélico.
Y si de privaciones se trata, aprovechar la cuaresma para luchar contra un mal hábito o las adicciones, como la del tabaco, por ejemplo, pensando en los que te quieren sano y en que la salud es un regalo de Dios.

El ayuno verdadero es estar abiertos al prójimo, aunque cueste, y mucho. El ayuno o privación cuaresmal exige cambiar de hábitos para mejorar nuestra vida, más allá del hecho concreto; por eso el seguimiento de Cristo es un “camino estrecho” y resulta imprescindible la oración redoblada solicitando gracia y fortaleza, luz y fuerza para el camino. En el Libro de Isaías, Dios reprocha la falsa religiosidad de los hipócritas que ayunan y hacen penitencia mientras mantienen sus injusticias.

¿Acaso no es éste el ayuno que quiero: romper toda opresión externa o interna? Misericordia quiero, y no sacrificios...
Reflexionemos unos instantes en cómo ayunamos, rezamos y damos las limosnas, en cómo actuamos con nosotros y con el prójimo, si perdonamos y nos reconciliamos con Dios, con los demás y con nosotros.

Es preciso avanzar hacia esta penitencia madura que acrecienta la misericordia y por ende, la reconciliación con uno mismo y con los demás; La Cuaresma es el tiempo propicio para pararme en mis prisas y mirar en mi interior, abrir mis cajones interiores en oración, con humildad: ¿qué me encuentro?, ¿cómo lo encuentro? ¿Qué he de limpiar, reciclar, reforzar o desechar? Ser consciente de ello y hacer limpieza es un gran sacrificio cuaresmal que supone limpiar tantas cosas superficiales de mi vida que impide ser la mejor persona que hay en mí. Y esto es la mejor penitencia cuaresmal, mucho mayor sacrificio que privarme de cosas. Recemos delante de Dios para madurar nuestra fe.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 29 de marzo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Marzo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031