It’s the A.G.E. of Shayne Oliver for Colmar

It’s the A.G.E. of Shayne Oliver for Colmar  1

En un ambiente de «nostalgia alpina», la visión del diseñador estadounidense Shayne Oliver se une al legado de la firma que ha marcado la historia del esquí. Una intersección real de dos cánones estéticos en las antípodas, al principio difícil de imaginar, pero que se resuelve en una colisión de estilos perfectamente mezclados y amalgamados.

Colmar ha sugerido, a lo largo de los años, a los amantes de la montaña, «cómo vestirse» en el mundo alpino en general y en el esquí en particular y Shayne Oliver, él mismo un pionero, desde un principio demostró su determinación de revivir este mundo, manejando delicada y respetuosamente un enorme archivo, espiando su historia en todos sus recovecos, siendo influenciado por prendas icónicas y detalles de ruptura.

It’s the A.G.E. of Shayne Oliver for Colmar  2Imaginando forzar elementos fundamentales de chaquetas históricas y recomponerlos con la singularidad de su imaginación y excentricidad, nace una colección visionaria donde los productos se amplían y los límites se duplican. Las prendas de abrigo se convierten en chaquetas capa que se pueden colgar de los hombros como pequeños paracaídas; parkas dobles y triples para llevar tanto por delante como por detrás y completamente reversibles; mangas dobles, capuchas dobles, corte sobredimensionado y unisex, colores luminosos y telas brillantes combinadas con tonos fríos y tejidos mate prestados del tecnicismo de los trajes de esquí. Los pantalones unisex en tres colores retoman la polaina lanzada por Colmar en los años 70: un sobrepantalón que podrás llevar siempre contigo para esquiar en todas partes y que se convierte hoy en una prenda de moda perfecta para usar incluso en la ciudad.

Shayne Oliver for Colmar

Shayne Oliver manifiesta expresamente su fuente de inspiración, a través de una etiqueta engomada, cosida al azar en las prendas, que es una verdadera declaración de intenciones. «Colmar tiene un legado outerwear increíble y es sin duda un maestro de la indumentaria de esquí. Hurgar en sus archivos casi centenarios ha sido de lo más emocionante. Y ha sido especialmente intrigante transformar estas colecciones y reconfigurarlas a través del lenguaje de la calle y mis cánones estéticos. Nuestro encuentro es un experimento de espíritu y energía que impulsa la colección de ropa exterior al máximo, manipulando los productos icónicos de Colmar con mi sentido del espectáculo y un enfoque unisex para vestir la moda».

«Ver cómo Shayne Oliver ha interpretado nuestra historia ha sido definitivamente interesante. La combinación de nuestros dos mundos, si al principio me había parecido difícil de ver, ha producido resultados sorprendentes. Lo que aprecio es que, si bien versiona piezas icónicas del pasado de una manera extrema, Shayne ha sabido conservar su espíritu y, por lo tanto, es fácil intuir cuáles son las chaquetas, sudaderas y pantalones en los que se ha inspirado» – explica Giulio Colombo, CEO de Colmar con la delegación al producto -. «La nostalgia alpina, entendida en sentido revisionista, es un tema importante para nosotros que provenimos de ese mundo y que para ese mundo, las montañas, el esquí, el frío, hemos creado e inventado cánones estéticos que siguen siendo muy actuales».

Todo el proyecto gira en torno a este tema central que ha mezclado el universo alpino con el underground, contextualizando el rodaje en un lugar sugerente y clásico en el corazón de los Alpes austriacos, pero en una estructura hipermoderna como el Aqua Dome de Laengenfeld: el video fue grabado completamente en vhs y super8 por la directora neozelandesa Sharna Osbourne; las fotos fueron tomadas por Jordan Hemingway, un fotógrafo neoyorquino afincado en Londres y con una predilección por la película.

Moda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*