Jodorowsky’s en el Teatro Circo Price por primera vez en España


El universo de la familia Jodorowsky, Alejandro, Brontis y Adán, por primera vez en España con tres espectáculos irrepetibles. El polifacético Alejandro Jodorowsky con su Cabaret Místico sirve de eje para el monólogo de Brontis, El Gorila, y la presentación de Amador el último disco de Adanowsky.

Adanowsky
Amador
27 de enero
Adanowsky presenta su nuevo disco, que encierra a un personaje místico oscuro y obsesionado por el amor cuya esencia está plasmada a cuentagotas en cada una de las canciones que componen este álbum.

Alejandro Jodorowsky
Cabaret Místico
28 de enero
“Cabaret Místico es una terapia colectiva de una hora y media de duración nacida de aplicar el resultado de mis búsquedas teatrales.”

Brontis Jodorowsky
El Gorila
Guión original, adaptación y puesta en escena de Alejandro Jodorowsky
Basado en “Informe para una academia” de Franz Kafka
29 de enero
“Cuando Alejandro me propuso hacer El Gorila, al principio dudé: « No hago teatro para estar solo en el escenario…» … Este Gorila ha resultado ser la encrucijada donde estas exploraciones se entrecruzan al servicio de un texto que encontraremos, a la vez divertido y conmovedor ; la historia, similar a la de un actor, es la de un ser que poco a poco adquiere la palabra y, gracias a ella, encuentra el camino de su libertad.”

Alejandro Jodorowsky
“Cabaret Místico”
El singular y polifacético Alejandro Jodorowsky, es una de las personalidades más fascinantes del siglo XX; escritor, filósofo, poeta, ensayista, guionista de cómics, dramaturgo, cineasta, psicomago, experto en el tarot y por encima de todo sanador.

Artista de culto en sus comienzos Alejandro Jodoroswky ha llegado a conquistar el interés del gran público no sólo por la calidad artística de sus propuestas y disciplinas sino por la originalidad de su verdadera intención:
¿De qué sirve el arte si no es para sanar?

Tentativas tan reveladoras como sus películas El Topo o La Montaña Sagrada, libros exquisitos como Manual de Psicomagia, La danza de la realidad o Metagenealogía, cómics irrepetibles como El Incal y un número ingente de documentos, obras de teatro, poesías, ensayos, convierten a Alejandro Jodoroswky en uno de los artistas vivos mas interesantes de nuestra época.

Su fascinante capacidad para trazar una unidad indisoluble entre todo su arte, copia exacta de nuestras propias existencias, con un fuerte arraigo no sólo en la psicología moderna sino también en las sabidurías ancestrales de los chamanes, lo convierten en un artista y terapeuta tremendamente divertido, original y capaz de llegar a la fuente de todo arte sanador: la psique humana.

“Cabaret Místico es una terapia colectiva de una hora y media de duración nacida de aplicar el resultado de mis búsquedas teatrales.

El actor (en este caso yo) no debía ser un hombre que tratara de interpretar un personaje, sino una persona tratando de encontrarse a sí misma.

Eliminé los decorados, el texto aprendido de memoria, los cambios de luces, los disfraces, los acompañamientos musicales e incluso limité el escenario.

Fiel a mi decisión, sin abandonar nunca, he seguido con esta terapia colectiva con la sala llena, durante más de veinte años.

Cada conferencia es el resumen de aquello que había aprendido en mis lecturas de la semana más la interpretación de los símbolos de una carta del Tarot, más (siguiendo el lema “lo que das, te lo das; y lo que no das, te lo quitas”) la descripción de mis íntimos trabajos para llegar a mi mismo y, por último, como fin de fiesta, la explicación de un texto sagrado y su 3aplicación de manera útil a la vida cotidiana.

Cierta vez desentrañando pensamientos del filósofo Wittgenstein encontré uno que me pareció de suma importancia:

“El saber y la risa se confunde”. Decidí entonces incluir chistes en mis conferencias, a las que denomine “Cabaret Místico” junto a la interpretación de los textos sagrados e historias iniciáticas”
Alejandro Jodoroswky

Brontis Jodorowsky
“El Gorila”
Adaptación, escenografía, música y puesta en escena de Alejandro Jodorowsky Basado en “Informe para una academia” de Franz Kafka

“En mi juventud, cuando como un gusano encerrado en su capullo, mi mente se retorcía dolorosamente tratando de abatir todos sus límites para convertirse en una mariposa invisible e infinita, leí el cuento de Kafka “Informe para una Academia”. Esas escasas páginas me demolieron toda esperanza: me sentí en la Tierra como una semilla estéril. No es por azar que ese cuento parece inconcluso: el gusano allí se pudre sin nunca escaparse echando alas. Es la triste historia de un simio capturado que, para evitar ser exhibido en un zoológico, emprende el arduo camino de aprender a hablar un lenguaje humano para así, deslizarse en una sociedad que termina por demolerlo. Su único triunfo es ser premiado por una Academia Universitaria, que no le reconoce un alma consciente, sino que lo admira por ser una bestia capaz de imitar el habla y la conducta de un hombre mediocre. El gorila kafkeano es una víctima total. Ni más ni menos como los emigrantes que se amontonan en barrios-guetos, a quienes se tolera y usa en labores despreciadas, sin nunca aceptarlos como conciudadanos… Me pareció que Kafka no le daba la oportunidad a su mono de expresarse, insurreccionarse, triunfar haciéndose consciente de que la felicidad consiste en ser lo que uno es y no lo que los otros nos obligan a ser.

Completando entonces ese escrito base, creé un monólogo teatral que muestra el despertar de una mente, al comienzo primitiva, luego vindicativa, y por último iluminada, es decir consciente de la inutilidad de toda apariencia que nos aleja de la autenticidad. En cierta manera, yo, hijo de emigrantes ruso-judíos varados en Chile, para ellos el ano del mundo, padecí en mi niñez el rechazo de una sociedad que nos veía diferentes. Es dramático el esfuerzo de integrarse, habiendo cortado nuestras raíces, en un mundo que nos tolera pero desprecia. De esto habla El Gorila. Me concierne tanto esa historia que sólo pude entregársela a mi hijo Brontis, si bien francés por su lado materno, eterno emigrante por el lado mío, a quien arrastré en su infancia de país en país, repitiéndole “Tu patria son tus zapatos”. Nadie como él, puede interpretar a ese simio, sin territorio, sin familia, sin amigos, siempre encarnando un personaje ante un público que lo admira sólo por ser un monstruo inofensivo. Los actores también son emigrantes, gorilas, inadaptados, difícilmente ensalzados y fácilmente demolidos por el público, admirados como “personajes “ y nunca como personas.

¿Pueden trabajar en paz un hijo y su padre? En este caso sí. Nos concernía tanto el tema que nos fundimos el uno en el otro. Cuando al final creamos la escena donde el mono realiza su insurrección, nos tomamos en brazos y pensamos, llorando, en nuestros antepasados, un árbol genealógico de tristes pero esforzados gorilas. “
Alejandro Jodorowsky

“Cuando Alejandro me propuso hacer El Gorila, al principio dudé: « No hago teatro para estar solo en el escenario…» Pero su fe en el proyecto y el recuerdo del buen acuerdo artístico que habíamos tenido en nuestras dos colaboraciones precedentes (Opera panique – MC 93 e Italia –y Un rêve sans fin – presentado en Italia y en México) me persuadieron a dar un salto a lo desconocido.

Durante mis siete años en el seno del Théâtre du Soleil, he escuchado a Ariane Mnouchkine recordarnos a menudo que « actuar es dar forma a las pasiones » y hacíamos multitud de improvisaciones musicales antes de abordar el texto. Al principio de mi formación de actor, las intensas horas de trabajo con Riszard Cieslak estaban consagradas a despertar el cuerpo como vehículo del imaginario íntimo. Sin la precisión del cuerpo, el texto tiene poco interés. Y aún más lejos en el tiempo, en mi infancia, Alejandro me enseñó los rudimentos del mimo, ese arte silencioso que hace ver lo invisible y que él mismo aprendió de Etienne Decroux y Marcel Marceau.

Este Gorila ha resultado ser la encrucijada donde estas exploraciones se entrecruzan al servicio de un texto que encontraremos, a la vez divertido y conmovedor; la historia, similar a la de un actor, es la de un ser que poco a poco adquiere la palabra y, gracias a ella, encuentra el camino de su libertad. Sabemos de la relación ambigua que Kafka tenía con su padre. Menos conocido es que entre sus primeros textos se encuentran piezas cortas de teatro, representadas en familia. Me gusta imaginar que más de cien años después, su texto llevado al teatro ha sido el marco de una sosegada relación padre/hijo al servicio del arte. “
Brontis Jodorowsky

Adanowsky
“Amador”
Tras matar al Ídolo en directo el pasado mes de diciembre en México, Adanowsky vuelve reencarnado en Amador, que encierra a un personaje místico, oscuro y obsesionado por el amor, cuya esencia está plasmada a cuentagotas en cada una de las canciones que componen este álbum. Amador es la segunda parte de lo que será una trilogía, que empezó con el Ídolo y que solo Adanowsky sabe como finalizará.

Para este nuevo disco, Adanowsky se encargó de tocar todos los instrumentos, componer y producir, con ayuda de Rob, que es compositor y miembro de la banda francesa Phoenix. El material fue también mezclado por Noah Georgeson, que es productor de Devendra Banhart, Little Joy y Adam Green.

Devendra Banhart tiene una participación especial en uno de los 14 temas: “You Are The One” que fue compuesta en conjunto con Adanowsky, que esta vez cambia de estilo y de personaje en una mutación que preparaba secretamente desde hace meses para ese segundo volumen de la trilogía.

Amador fue grabado en su estudio en París con material vintage que a la vez convirtió a esta obra en un disco muy personal y lleno de nuevas influencias. Esta vez deja a un lado el espíritu cabaretero para apropiarse de un estilo folk-rock setentero cuyos tintes más cercanos son Donovan y The Fleet Foxes.

“You are the one” con Devendra Banhart
http://www.youtube.com/watch?v=g6YHrBX-Je8
“Estoy Mal”

“Me siento solo”
http://www.youtube.com/watch?v=WLfCwl-gThA&feature=related

Adanowsky.  Amador. 27 enero
21:00 horas. 90 minutos. Precios: Platea: 15 € Tribuna: 12 €

Alejandro, Cabaret Místico. 28 enero
20:30 horas. 90 minutos. Precios: Platea: 29 € Tribuna baja: 26 € Tribuna alta: 23 €

Brontis. El Gorila. 29 enero
19:00 horas 90 minutos Precios: Platea: 25 € Tribuna baja: 20 € Tribuna alta: 16 €

Teatro Circo Price. Ronda de Atocha, 35 Metro: Lavapiés, Embajadores y Atocha Tren: Embajadores y Atocha Autobuses: 27, 34, 36, 41, 119, C Aparcamiento exclusivo espectadores c/ Sebastián Elcano, 25

 

 

 

Teatro

Comments Closed

Comentarios cerrados.