Poner letra a mi canto

Jesús de Nazareth y el "camino del cuerpo" como sendero de felicidad.

22.10.13 | 14:41. Archivado en Jesús de Nazareth


No hay duda de que Jesús transitó sabiamente el camino del cuerpo como sendero de felicidad .

"Yo no tenía una mentalidad dualista: mi visión del mundo no era dicotómica ni jerarquizada, ni separaba entre sagrado y profano. Esa mentalidad que contaminó el cristianismo no procede de mí,sino de filosofías posteriores.

No dividí la realidad. Todo era para mí sacramento, epifanía de Dios, revelación del Reino, historia de salvación, pues descubrí por experiencia que sólo en la historia concreta Dios se nos revela.

Escandalicé a muchos proclamando que lo “puro” o “impuro” no está fuera, en ritos y prescripciones. No son impuros los enfermos, las mujeres con la regla, los leprosos, las prostitutas, los enfermos… la “pureza” está en el corazón que nos permite una mirada limpia, no posesiva, egoísta, envidiosa o violenta…

Yo no me presenté como enemigo del cuerpo, del placer y la fiesta, ni fui un asceta como Juan; más bien escandalicé por mi forma festiva, placentera y libre de vivir mi cuerpo y mis relaciones. Disfruté de banquetes en compañía de gente excluida y marginada por diversas razones, y eso fue motivo de escándalo. El hecho de que me hayan acusado de “comilón, borracho, amigo de recaudadores y descreídos”[1] es la mejor expresión de mi libertad relacional y mi manera de vivir reconciliado con mi cuerpo al permitirme placeres corporales: comer, beber, dormir, descansar, disfrutar de los sentidos… la vista, el gusto, el olfato, el tacto.

>> Sigue...


Jesús de Nazareth, testigo visible de la misericordia entrañable de Dios.

27.07.13 | 00:28. Archivado en Jesús de Nazareth


Queridos hermanas y hermanos: sé de vuestra preocupación por vivir como comunidad eclesial en fidelidad al mismo Espíritu que a mí me alcanzó y me hizo posible ser testigo de la entrañable misericordia de Dios; y al mismo tiempo queréis ser fieles a vuestro momento histórico y a vuestra gente, como yo también lo quise.

Esas han sido mis grandes pasiones mientras caminé por mi tierra, por eso he querido venir a compartir con vosotr@s mi experiencia.

Es verdad que mi tiempo no es el vuestro, nos separan veintiún siglos, pero sí descubro problemas comunes: la gente sufre, no tiene trabajo ni salud, no se siente querida y respetada, hay violencia, guerras, hambre material y espiritual, no se respetan los derechos humanos, hay una profunda división social, económica e ideológica, en la distribución de los bienes hay un flagrante injusticia… Se suceden escándalos de corrupciones varias entre autoridades políticas, económicas, religiosas y eso descorazona y hace difícil la esperanza.

De todo ello fui también testigo y sé cómo resuena en el corazón, duele, a veces desalienta y desanima. También yo tuve que hacer un camino de crecimiento en la escucha, acogida y transformación de mi persona para poder vivir todos los acontecimientos duros de mi tiempo. Fui creciendo en la capacidad de dejarme alcanzar por el Espíritu de Dios, por su amor incondicional para poder así ser testigo de la Buena Noticia de su misericordia entrañable, la que yo había experimentado en mi corazón.

>> Sigue...


Ayudar a los demás a dar a luz lo mejor de sí: Jesús, partero de vida.

18.07.13 | 14:01. Archivado en Jesús de Nazareth

En esa tarea de ayudar a los demás a dar a luz lo mejor de ellos mismos, Jesús fue un sabio "partero": en él podemos contemplar en qué consiste ese saber servir de ayuda.

Cuidó pero no sobreprotegió, ni suplantó, ni hizo por los otros lo que ellos podían y debían hacer, no se hizo protagonista del crecimiento, ni de las curaciones: siempre devolvía al otro el mérito: “Tu fe te ha salvado”, “Que se haga como tú has creído”.

Ayudó sintiendo apasionadamente el dolor de los suyos, pero no entró en confluencia con nadie.

Cuidó a cercanos y lejanos, a los suyos y a los extranjeros, privilegió a todos los excluidos por el sistema, no descuidó la dimensión social y política del cuidado porque su pasión fue el Reino de Dios y no sólo cada una de las personas dolientes. Luchaba por un mundo distinto, una sociedad que fuese una familia de hij@s y de herman@s.

Jesús ayudó y se dejó ayudar, aprendió a dar y recibir, enseñó y aprendió: de la vida de las personas, de los lirios del campo, de los pájaros, de la tierra, la semilla…

Vamos a escucharle a él:

>> Sigue...


Jesús, un hombre profundamente agradecido.

06.06.13 | 22:13. Archivado en Jesús de Nazareth

"Como no podía ser de otra manera viví como un hombre lleno de gratitud. Es difícil poner en palabras todo lo que mi corazón agradecía, pues era tanto que no sabría seleccionar una sola razón... pero quiero compartir contigo esta experiencia.

Vivir desde la gratitud me permitía contemplar ese milagro de la vida “graciosa”, la vida que por doquier se nos regala como don en cada momento.

¿Cómo expresarte mi asombro agradecido al contemplar los lirios del campo, las aves del cielo, la semilla que crece calladamente, el pequeño grano de mostaza que se hace árbol frondoso…? toda la realidad, era para mi manifestación de esa Gratuidad que sustenta la vida.

Otras veces, muchas, la acción de gracias brotaba al observar los milagros que se producen ante la generosidad y el deseo del compartir. Cuando damos lo que tenemos, aunque sean unos cuantos peces y panes, esa experiencia provoca un circuito de generosidad que hace posible que, como nos pasò en alguna ocasión, todos puedan comer y además sobre comida... yo sólo podía bendecir ese gesto y dar gracias por ello. [1]

¿Qué decirte de lo que experimentó mi corazón cuando vi a una pobre viuda dar gratuitamente todo lo que tenía para vivir?. No pararía de compartir lo que día a día llenaba mi corazón, por eso voy a seleccionar algunos momentos en los que mi gratitud se hizo oración, expresión externa de lo que vivía continuamente. Pero antes de nada, quiero expresar la fuente de donde brotaba en mì mi actitud de agradecimiento continuo.

>> Sigue...


Jueves, 17 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930