Poner letra a mi canto

Una nueva mirada sobre el cuerpo es posible (I)

25.08.16 | 13:28. Archivado en Integración psicoespiritual


INTRODUCCION.

I. DIFICULTADES PARA VIVIR NUESTRO CUERPO COMO CUEPO ESPIRITUAL.

1.1 Culturales.

1.2 Visión dualista y patriarcal

1.2.1 Un dualismo negador de la bondad del cuerpo

1.2.2 Un dualismo que contamina el concepto de espiritualidad

1.2.3 Un patriarcalismo que niega la igualdad fundamental humana, deforma la conceptualización y visibilización del cuerpo de la mujer.

II. OTRA MIRADA SOBRE EL CUERPO ES POSIBLE.

2.1 De-codificar para Re-codificar.

2.1.1 Somos un cuerpo.

2.1.2 Qué es lo espiritual, la espiritualidad.

2.1.3 Cómo entender la “Encarnación”

2.2 Cuerpo Espiritual

2.2.1 Nuestro cuerpo lugar de sabiduría.

2.2.2 Nuestro cuerpo lugar de relación y revelación.

2.2.3 Nuestro lugar para verificar la fe.

A- “Sanador@s”.

B- “Degustador@s”

C- “Testigos”

UNA NUEVA MIRADA SOBRE EL CUERPO ES POSIBLE: CUERPO ESPIRITUAL.

INTRODUCCIÓN.

El simple enunciado de esta ponencia, Cuerpo espiritual, puede parecer una paradoja o un imposible pues cuerpo y espíritu son para muchas personas, especialmente para las que tenemos ya una cierta edad y hemos sido educadas en la religión católica, dos realidades contrapuestas, incluso incompatibles.

Desde hace ya algunos años he sentido la urgencia de desenmascarar las creencias e ideologías que hay debajo de esta aparente incompatibilidad y denunciar las graves consecuencias que éstas han provocado y siguen provocando todavía, aunque parezca mentira.[1]

Hablar de Cuerpo espiritual no es fácil, ni obvio. Son muchos los obstáculos y dificultades de muy diversa índole, pero yo creo que es posible y además necesario, ese es mi deseo y mi modesto intento que hoy comparto con vosotr@s.

I. DIFICULTADES PARA VIVIR NUESTRO CUERPO COMO CUERPO ESPIRITUAL.

1.1 DIFICULTADES CULTURALES.
Dice un sociólogo contemporáneo que una cultura puede ser evaluada, en parte por qué hace y cómo se vivencia en ella el cuerpo, los cuerpos. Esta afirmación sociológica me da pié para hacer una aproximación crítica a nuestra cultura primero para detenerme después en la herencia religiosa que hemos recibido en relación al cuerpo.

>> Sigue...


Una nueva mirada sobre el cuerpo es posible (II)

25.08.16 | 13:20. Archivado en Integración psicoespiritual

Un patriarcalismo que nos visibiliza injustamente:

a) Cómo un cuerpo objeto, no sujeto de la historia, ni de la historia humana, ni de la historia de salvación[1].

"Objeto del deseo masculino". Que el cuerpo de la mujer ha sido y sigue siendo un objeto de consumo, un objeto de posesión, de uso y abuso, es tan obvio que desgraciadamente no necesito muchas palabras para denunciarlo. Nuestro cuerpo de mujer es sobre todo un objeto sexual que se compra, se vende, se expone, se trafica, se usa y se tira. Un cuerpo objeto de placer y de conquista para el varón. Un cuerpo reclamo de la sociedad de consumo, un cuerpo convertido en botín de guerra, en lugar de venganza.

Las mujeres hemos sido borradas, casi totalmente de la historia humana y también de la historia de la salvación.

La historia universal está llena de varones ilustres que, uno tras otro, gobiernan, hacen guerras, construyen la historia… Ocurre algo parecido con a esa divertida genealogía propuesta por Mateo donde aparecen un gran número de patriarcas “engendrando”… y al final quien te da a luz a Jesús es una sencilla mujer de Galilea.

Durante siglos hemos sido “edificad@s” por santos patriarcas, profetas, reyes, apóstoles, sacerdotes, obispos, papas… y las matriarcas, constructoras de la historia de Israel, las mujeres que siguieron a Jesús y fueron sus discípulas, las que permanecieron junto a Jesús hasta el final fueron olvidadas, apenas resaltadas en la historia de la Salvación.

b) Un cuerpo no apto para revelar a Dios

Sólo los varones pueden ser imagen de Dios en la tradición oficial de las iglesias cristianas. ¡Que vergüenza!

>> Sigue...


Una nueva mirada sobre el cuerpo es posible (III)

25.08.16 | 13:16. Archivado en Integración psicoespiritual

2.2 CUERPO ESPIRITUAL[1]

Desde lo dicho hasta este momento podemos decir que un cuerpo es espiritual cuando revela, testifica la verdad más profunda del ser, lo que nos constituye como fondo último de nuestra personas, el Ser-Comunión-Unión con los otros, lo otro, el misterio de Dios que Jesús nombró como ABBA.

Un cuerpo humano es espiritual cuando es consciente de que su verdad más profunda le lleva a traspasar las fronteras de su propia piel para abrirse a los demás como miembro de un cuerpo social, incluso como un cuerpo planetario donde se reconoce deudor de todo lo que el cosmos en su proceso evolutivo le ha proporcionado, más profundamente aún cuando se reconoce constituido por la presencia del Misterio, cuando descubre a Dios en todo y a todo en Dios.

Recuperar el cuerpo como tarea espiritual no es prestarle un culto, sino devolverle toda su verdad, reconocer que el cuerpo es la presencialización de mi persona que es espiritual.

Nuestro cuerpo es espiritual cuando crea actitudes y produce conductas justas, serviciales, misericordiosas, comprensivas, libres, fraternas, todo cuando nos hacemos conscientes de que mientras no hagamos visible y operativo nuestro amor a través de nuestro cuerpo, no haremos posible al ser humano cabal y a la creación entera y por tanto no haremos creíble al Dios de la encarnación que profesamos con nuestras palabras.

2.2.1 Nuestro cuerpo lugar de sabiduría.

Hablar de nuestro cuerpo como lugar de sabiduría es reconocer que desde que comienza nuestra vida intrauterina el cuerpo guarda memoria de nuestra historia, es registro y memoria de nuestra historia personal y sociocultural. Recuperar la sabiduría del cuerpo pasa por saber escuchar el lenguaje del cuerpo. [2], esto requiere un aprendizaje no siempre fácil.

>> Sigue...


Ser feliz. Papa Francisco

07.09.15 | 00:27. Archivado en Integración psicoespiritual

Puedes tener defectos, estar ansioso y vivir irritado algunas veces, pero no te olvides que tu vida es la mayor empresa del mundo.
Solo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia.
Hay muchos que te aprecian, admiran y te quieren.
Me gustaría que recordaras que ser feliz, no es tener un cielo sin tempestades, camino sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.
Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el palco del miedo, amor en los desencuentros.
Ser feliz no es solo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.

>> Sigue...


Buscar con sabiduría senderos de felicidad

31.05.13 | 22:22. Archivado en Integración psicoespiritual


Me reconozco una buscadora nata. Entre mis múltiples búsquedas la de la felicidad ha ocupado un lugar privilegiado. En esta etapa de mi vida de “júbilo” miro con gratitud mi trayectoria vital y descubro los muchos caminos por los que he buscado felicidad para mí y para los demás: unas veces de forma sabia y evangélica, otras de forma necia y equivocada, pero siempre aprendiendo de la vida.

A través de muchos años de escucha y de tratar de servir de ayuda en el acompañamiento psicoespiritual de numerosas personas, he constatado que la búsqueda de felicidad está en el corazón del ser humano y se manifiesta de muchas maneras. De ella se aprovecha nuestra sociedad de consumo ofreciéndonos “objetos” y “modos de vivir” para ser mas felices, engañando muchas veces a nuestro corazón sediento de felicidad verdadera.

De estas búsquedas con sus luces y sombras he aprendido mucho. De todas estas experiencias, además de tiempos de lectura, reflexión, meditación, encuentros grupales, ha brotado un libro que lleva el mismo título[1] que esta comunicación.

Las palabras que hoy voy a compartir con vosotros nacen de la experiencia y quieren conducirte a ella.

>> Sigue...


Jueves, 17 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930