Políticamente acorrecto

Adventistas y Testigos. Sectas - 4

18.06.08 | 16:16. Archivado en Religión, Sectas peligrosas, Adventistas, T. de Jehová

La eficacia de una propaganda política y religiosa depende esencialmente de los métodos empleados y no de la doctrina en sí. En condiciones favorables, prácticamente todo el mundo puede ser convertido a lo que sea ”. -Aldous Huxley

Adventistas del Séptimo Día y Testigos de Jehová.

Como decíamos, resulta asombroso que todo o gran parte del sectarismo actual tuviera su base en un fraude intelectual, el milenarismo apocalíptico, que ha proporcionado vidas de lujo desmedido a sus impulsores. La imagen de Joseph Franklin Rutheford con sus dos Cadillac V-16 de 1930, alcohólico que burlaba la Ley Seca, o en alguno de sus yates y palacios dorados, da una idea de lo bien que viven éstos supermillonarios "humildes siervos de Jehová". O sea, los jefes; porque mientras ellos mantienen trenes de vida como el Transiberiano, la filosofía para los adeptos es aquella excepción de la viuda que, pese a ser pobre, practica la caridad. Gracias a esa piedad que manifiestan muchísimos testigos hasta hoy, el juez Rutherford disfrutaba de dos palacios en California con más de 1.500 metros cada uno, particularmente "La Mansión de los Príncipes" de Beth Sarím (donde compartiría casa con Abraham, David y demás Patriarcas), su lujoso apartamento en Manhattan, la casa en Isleta de Staten Island, y su mansión en Alemania, que utilizaba para viajar veraneando cuatro meses al año por Europa.
NOTA: más imágenes en Blogspot.

Iluminados delincuentes.

>> Sigue...


Sectas -3 Los orígenes: Adventistas, mormones, cienciología

3 -Orígenes del fenómeno sectario moderno: Adventistas.

Podríamos localizar y datar el fenómeno de las sectas modernas en Estados Unidos, el año 1818. Un granjero metido a pastor bautista llamado William Miller anuncia que la segunda venida de Cristo es inminente, para 1843, y miles de seguidores desencadenarían lo que hoy conocemos como adventismo.
De alguna forma la Caja de Pandora estaba abierta, fue la consecuencia final de un protestantismo norteamericano cada vez más dividido y muy degradado.
Los delirios dogmáticos surgidos desde entonces pueden ser amenos, pero tiene poco sentido discutirlos y, en cualquier caso, no es el propósito del presente texto. La colección de fantasiosas teorías se iba a alimentar sucesivamente con distintas corrientes pseudocristianas, cultos orientalistas, teosóficos, satanistas, luciferinos, ceremonias e ideas de tipo masónico muy arraigadas en la sociedad americana, libros de autoayuda-ficción, arrianismos y neognósticos incardinados en eso llamado New Age, así como oleadas de ovnis, extraterrestres, mesías, profetas, adivinos, curanderos, tele predicadores y dólares, muchos dólares.

Los Adventistas del Séptimo Día fueron los primeros en aplicar las técnicas más descabelladas –y eficaces- de lo que serían las sectas en los siglos XX-XXI. Supercherías y engaños que luego serán ampliamente usados por grupos tan diversos como Cienciología, los de inspiración pseudo-nazi Nueva Acrópolis y Partido Humanista (La Comunidad, secta del gurú argentino Mario Rodríguez Cobos, alias "Silo"), Meditación Trascendental o infinidad de cultos supuestamente “evangélicos”, fueron en su inicio inventos adventistas.

Cualquier ardid es bueno si produce dinero.
Cursillos de crecimiento personal, para rehabilitación de toxicómanos (Narconón-Cienciología y evangélicos), para dejar de fumar, de autoayuda, meditación, desorbitados pagos obligatorios y cesiones de propiedades por pertenecer a la secta (Cienciología), negocios sin nada que ver con fines religiosos pero creados con el dinero de los adeptos (mormones SUD), el uso de mano de obra casi esclava (Cienciología, evangélicos y Niños de Dios), la compra de bienes inmuebles pagados por los sectarios y puestos a nombre del gurú o dirección de la secta (Testigos de Jehová) y una constante lucha por integrarse en los registros legales de entidades religiosas, queriendo así dar una imagen pública mientras, en algunos casos, tienen el cinismo de negar que realmente pretendan ser una religión (Cienciología, Elron Partido Humanista o Meditación Trascendental).

Cienciología –Dianética.

>> Sigue...


Teorías de la conspiración

Teorías de la conspiración:
MATRIX.

Los humanos tenemos miedos que se desarrollan en sana paranoia natural. Son mecanismos de defensa ante el medio. Una parte evolutiva de nuestra adaptación al medio es la búsqueda de patrones en él. Gracias a esto reconocemos peligros y nos defendemos como individuos y como especie. Buscamos patrones como forma de dar sentido a la realidad, al extraño, caótico y complicado mundo que nos rodea. La propensión al reconocimiento de patrones, su exceso, es lo que conocemos como el problema psicológico de “teorías conspirativas”, y últimamente, bajo el neologismo de “conspiranoia”.

Las teorías conspirativas exigen una visión simplista del mundo; todas las personas se dividen en tres grupos:
1.- Conspiradores. Malos y poderosos. Su poder, maldad y ambición no conoce límites. Pero al mismo tiempo se les atribuye una estupidez increíble, pues, evidentemente, algunos han destapado su conspiración. Estos son:
2.- Creyentes. Un pequeño grupo de idealistas bondadosos, de defensores de la libertad que salvan al mundo del gran poder y corrupción que lo dominan.
3.- Engañados. Son buenos pero están engañados. Se les ayudará aunque no quieran

>> Sigue...


Domingo, 28 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031