Políticamente acorrecto

Son taaan españoles

30.10.12 | 08:27. Archivado en Desmemoria histórica, España grecolatina, Personajes

Del buen suceso que el valeroso Don Artur tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los invasores españoles, con otros sucesos dignos de felice recordación.

>> Sigue...


Día de la Hispanidad catalana

Puede que no lo sepan pero Cristóbal Colón era español, catalán concretamente. Eso lleva 20 años contando el historiador Jordi Bilbeny, con al menos cinco libros sobre el tema. Su nombre era Joan Colom i Bertran, un noble catalán y corsario que se puso más tarde Cristòfor Colom para no tener problemas por sus andanzas piratas. Bilbeny suele repetir que “se ha manipulado la gesta catalana del Descubrimiento”. No es una novedad, el gran especialista peruano Luis Ulloa lo propuso a mediados del siglo XX, y un poco más tarde Salvador de Maradiaga lo reafirmó añadiendo que el almirante era judío. Lo de judío o gentil tuvo otra derivada: el famoso caza nazis Simon Wiesental escribió en su libro “Operación Nuevo Mundo: La misión secreta de Cristóbal Colón” (1976) que todo el proyecto de América fue en realidad una operación de los reyes de España para encontrar una nueva Israel a los judíos expulsados. Si bien es cierto que el plazo para la expulsión terminaba el 10 de julio de 1492, se permitió extenderla hasta el 2 de agosto a las doce de la noche, es decir, el 3 de agosto de 1942, el mismo día en que salió de Palos de la Frontera (Huelva) la expedición de las carabelas La Pinta y La Niña, y la nao Santa María.

Otras tesis de Bilbeny son que don Miguel de Cervantes era valenciano, Joan Miquel Servent, que escribió el Quijote en catalán pero se lo censuraron (de Franco no dice nada, pero seguro que andaba por allí), el Lazarillo de Tormes es de otro valenciano, Joan Timoneda, que habiéndolo escrito en valenciano tuvo que cambiarlo al español (otra vez Franco), y La Celestina lo mismo, de otro valenciano, don Lluis Vives. El Cercle Català de Negocis presentó un estudio en julio del presente año anunciando que "la financiación de la expedición del descubrimiento de América fue íntegramente pagada por la Cancillería Real Catalana" (quieren decir Cancillería Real Aragonesa, pero les ha dado por cambiar los nombres históricos, como la Corona Aragonesa, a la que llaman “catalano-aragonesa”). Esta tesis, según ellos “demuestra que el expolio tiene un origen histórico que se remonta cinco siglos atrás” (“El expolio”, Artur Masolini 2012). En realidad, los seis cuentos de maravedíes que son en cuenta más gruesa diez y seis mil ducados, los prestó de su dinero y sin intereses el valenciano Lluis de Santangel, escribano de ración en la Corona de Aragón, desde el Reino de Valencia. Posteriormente la corona de Castilla pagó la deuda, y así consta en el libro de cuentas del Archivo de Simancas. Cuando los reyes de España, Isabel y Fernando (todos en pie, mano al pecho) se entrevistaron con Colón en 1486, el marino no llegó a convencerles, y a punto de partir hacia Francia intervino Santángel, amigo íntimo del rey y del marino, ofreciendo su propia fortuna. Los Reyes Católicos pusieron el resto y aceptaron (pueden sentarse). La idea de un Colón español ha calado, incluso los de Omnium Cultural han montado una delegación llamada Centre d'Estudis Colombins dedicada exclusivamente a demostrar su filiación catalana. Desde 2001 se celebra anualmente el “Simposi sobre la descoberta catalana d'Amèrica”, en Arenys de Munt.

>> Sigue...


La Batalla

Soy español, cosas del destino, podría haber venido al mundo en cualquier otro lugar pero tuve suerte. Si fuera sioux cantaría las glorias de mi pueblo, alabaría a nuestros grandes líderes, la sabiduría de los ancianos, el coraje de los guerreros y el poder omnipotente de Manitú. Contaría la batalla de Little Big Horn, en que 6.000 guerreros vencieron a 600 enemigos, matando a 268. Pero resulta que soy español, y por estos pagos de Hispania una batallita así no va más allá de nota a pie de página.

Si fuera sioux narraría las glorias de Caballo Loco, pero no puedo, ¿cómo podría si entre mis antepasados hay hombres como Blas de Lezo y Olavarrieta? No tenía la melena del indio, de acuerdo, pero aquel vasco manco, cojo y tuerto hizo hincar de rodillas al imperio inglés, defendió Cartagena de Indias hasta la muerte y desarboló el mayor desembarco anfibio de la historia hasta Normandía. Cuando el capitán Julio León Fandiño cortó la oreja a Robert Jenkins lo mandó a la Cámara de los Comunes con la oreja en la mano: «Ve y dile a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve». Haciendo un esfuerzo podría comparar a Hernán Cortés con Julio César, pero aclarando, tal y como hace Bernal, que las gestas del español superan a las del romano en cualquier aspecto, en todos. César, que lloró en España ante una estatua de Alejandro, se hubiera desesperado de conocer a Cortés. Es como una entrevista que leí a Freddy Mercury, a finales de los ochenta. Mercury era una súperestrella genial y entrañable que admiraba la voz de Montserrat Caballé, pero pensaba inocentemente que, ante un gran auditorio, él tendría que asumir el peso del espectáculo. Según explicó él mismo, todas las dudas desaparecieron en el primer segundo de la diva ante miles de personas. La Caballé, aquella amable señora, se transformó en una diosa madre íbera, la Dama de Elche, proyectó su voz y mandó como mandan los toreros. Mercury solo podía adorarla. No es lo mismo. Será muy difícil ser un Freddy Mercury, pero ser Montserrat Caballé es otra cosa, es un milagro.

El 387 aC Roma fue saqueada por los galos (varrón mantuvo que la fecha fue el 18 de julio de 390 aC), y ocho siglos después Roma fue saqueada por los visigodos al mando de Alarico (el 24 de agosto de 410 dC). Era el fin del imperio en occidente y el principio de las naciones romanas. Todavía ocho siglos más tarde, el 16 de julio de 1212, aquellos romanos y godos romanizados, se enfrentaron en la más grandiosa batalla que pueda imaginarse contra la tiranía y la barbarie, en Las Navas de Tolosa, sencillamente, La Batalla. En unas horas nuestros padres, unos 70.000 hombres libres, arrasaron a más del doble de sarracenos y pasaron a cuchillo a cien mil fanáticos que habían jurado destruir Europa y convertir Roma en cuadra para sus caballos. "Hombres libres", han leído bien, porque mi nación es única en el mundo también en esto, hombres de frontera que junto al arado guardan su tizona toledana. Las palabras "guerrilla" y "guerrillero" son ahora universales, pero nacieron allá donde los hombres eran libres para defenderse: casualmente es mi país.

>> Sigue...


El lunes triunvirato socialista

17.11.11 | 19:24. Archivado en España grecolatina, Personajes

El primer triunvirato lo formaron Pompeyo el Magno, César y Craso. Solo podía quedar uno. Primero asesinaron a Craso cuando quiso pactar con el enemigo, después a Pompeyo en Egipto, y cuando Julio César estuvo solo, lo mataron también. Caídos aquellos que parecían destinados a mandar, se formó el segundo triunvirato: Antonio, Lépido y Augusto. Solo podía quedar uno. Octaviano Augusto se deshizo primero de Lépido y le perdonó la vida, seis años después mató a Marco Antonio.

>> Sigue...


Programa de radio sobre «La quinta invasión. Islamismo 711-2011»

La noche del viernes, en El País de las Maravillas, "programa desde la trinchera no apto para progres", se desarrolló una tertulia sobre el libro «La quinta invasión. Islamismo 711-2011». La pueden descargar haciendo clic aquí. El archivo se abre con cualquier reproductor.

«La quinta invasión. Islamismo 711-2011».

>> Sigue...


Libro «La quinta invasión. Islamismo 711-2011»

Les presento mi nuevo libro: «La quinta invasión. Islamismo 711-2011».

El libro se puede adquirir en librerías (Librería Soriano en Valencia)o también vía internet, en papel (11.50€) o más económico en e-book (2.50€).

>> Sigue...


Hispania, la leyenda (del Jabato)

29.10.10 | 10:34. Archivado en Historia, España grecolatina, Personajes, Series

Hay varias maneras de afrontar una histórica. Con presupuesto, haciendo una obra maestra (ROMA, de John Milius); sin presupuesto, haciendo una obra maestra (Yo, Claudio); con presupuesto medio, haciendo un gran entretenimiento (Spartacus o Águila Roja); o con desfile de modelos incluido, haciendo una maravilla (para esto hay que ser inglés y trabajar en la BBC, como Los Tudor).

Soy un adicto a las series. Uno más. El seriéfilo no es de esos que andan buscando el truco del mago, a ver si lo pillan. Todo lo contrario. Siempre se concede el beneficio de la duda. Además, entre las históricas se echa de menos algo de producción española, con fundamento, lo que otorga una buena predisposición. No importa que un guión sea delirante, o que los anacronismos y errores históricos clamen al cielo: lo importante es la coherencia del guión. Si los actores se lo creen, bien dirigidos, con diálogos justos, y crecen en un universo coherente, la historia funcionará. Uno pone todo de su parte para creerse las historias, para encontrar grandes personajes y dejarse atrapar por distintas tramas en arcos narrativos de un capítulo o de varias temporadas.

>> Sigue...


Real Senyera Coronada

09.10.10 | 10:47. Archivado en España grecolatina

El 9 de octubre de 1238, día de Sant Donís, Jaume I el Conqueridor veía ondear la Senyera en Valencia. Cien años después, Alfons III de València, el Magnànim, instituye la gran fiesta valenciana. En 1377, el rey Pere II de València (IV de Aragón) coronó la Senyera como agradecimiento por la lealtad y el valor del reino contra Pedro I el Cruel de Castilla.

El 18 de julio de 1521 tropas catalanas y castellanas -al servicio de la nobleza- perpetraron la gran matanza de valencianos cuando "entre Almenara y Morvedre quedaron tantos muertos como cepas de viñas". Solo cinco años después, el 20 de mayo de 1526, llegaba un mensajero de Onda hasta el Cap i Casal pidiendo auxilio: los moros habían degollado a los habitantes de Chilches. EI 7 de junio se colocó la Reial Senyera en las Torres de Serranos, lo que significa "declaració de guerra a sang i foc". La guardaren de dia i de nit vint homens del Centenar de la Ploma. Tras la victoria en Espadán, la Reial Senyera hizo su entrada triunfal en Valencia el 25 de septiembre de 1526, acompañada por los cañones de Xátiva.

>> Sigue...


Que no cunda el pánico, taurinos

29.07.10 | 13:04. Archivado en Desmemoria histórica, España grecolatina

Lo de prohibir e imponer en temas como los toros nunca surtió efecto. Ni el hijo de aquel primer Borbón, Carlos III, o el nieto Carlos IV, lograron abolir la fiesta prohibiendo los toros. La gente sigue consumiendo vino español, pese a Salgado, vendiendo bailaoras en las Ramblas y sacando su bandera en los taxis aunque multen los nuevos franquitos.

>> Sigue...


Orgullosos de ser catalanes

16.07.10 | 20:15. Archivado en Manipulación mediática, España grecolatina

El barómetro autonómico del CIS (pdf) para Cataluña vuelve a situar el debate en la calle, tan lejos de su casta política como en el resto de España.

Un 50.5% de los catalanes se manifiesta muy orgullo de serlo, y un 32.2% bastante orgulloso. El 32.8% siente bastante orgullo de ser español, y el 32,9% se siente muy orgulloso de serlo. En total, un 65.7% de la población manifiesta orgullo, o mucho orgullo, de pertenecer a la Nación; poco orgullosos de ser españoles se sienten un 18.1% y nada orgullosos un 11.3%. Es decir, resultados semejantes a los de cualquier región española.

Los principales problemas para quienes viven en Cataluña son:
El paro, economía, inmigración y la clase política, por ese orden, y los líos separatistas o estatutarios apenas tienen reflejo en las encuestas.

Durante 30 años el saqueo eran cotos cerrados en los que el 3% gubernamental, de derecha, no se mezclaba con las mordidas, también millonarias, conque los ayuntamientos de izquierda exprimían a sus ciudadanos. Así, por ejemplo, lo de Banca Catalana era un "ataque a Cataluña", al tiempo que la trama de financiación ilegal de Filesa se arreglaba con el paso fugaz por prisión de un político que fue reintegrado por aclamación posteriormente (todo el partido en pie ovacionando al chorizo), o con oportunos gordos de la lotería para alcaldes del PSC (Montilla, Corbacho, etc en el 95, cuando los pelotazos de El Far del Llobregat y la fundación Utopía).

>> Sigue...


Delendus est

25.05.10 | 08:39. Archivado en Historia, España grecolatina, Personajes, Colaboraciones

Mientras lo apuñalaban, caído en el suelo, gritaba: ¡Aún estoy vivo! ¡Aún estoy vivo! Tan vivo estaba que los conjurados se aseguraron de su muerte ensañándose. Hasta la joya de la corona, entre las piernas, recibió el cuchillo. Calígula se lo había ganado a pulso y terminó allá donde se amargan los pepinos, donde el mar no se puede concebir. No hace falta que Zapatero vaya tan lejos, con volver a León vale. Mejor a la Venezuela bolivariana, o que monte una sucursal peronista en Argentina.

Me ha traído muchas dudas esta analogía. Lo que debe ser destruido es un sistema, un statu quo, no una persona, y el sistema corrupto de fin de ciclo se veía mejor en la Roma de Cómodo. Pero Cómodo representa el principio de la decadencia que llevaría a gobiernos militares y ventas del imperio. Aún no estamos en eso. Y le tengo manía. Desde que Ridley Scott se cargó su historia en Gladiator (imaginen lo que le ha hecho a Robin Hood), haría falta explicar demasiadas cosas para entenderlo. La primera, que no lo mató un imaginario gladiador, sino Marcia, su concubina, a la que pensaba ejecutar esa misma noche. Lucila tampoco era aquella virtuosa romana holliwoodiense, sino un putón verbenero como su madre, que no intentó matar a Cómodo por malo, al revés, al intentar matarlo por propia ambición, su hermano se volvió loco. La diferencia es que la locura de nuestros políticos viene de serie. Solo a nuestros indígenas se les ocurren chuminadas como que “Jesucristo dijo «la verdad os hará libres» mas yo os digo: la libertad os hace verdaderos”; hay que tener un desahogo mental inaudito.

Centrando la cuestión, el objetivo no era matar a Calígula, sino restaurar una República más justa. De nada sirvió su muerte. El don Tancredo de entonces se llamaba Claudio y, como Rajoy, pasaba por allí, amagado tras una cortina. Por supuesto que Roma respiró tranquila con Claudio, alargando una agonía que seguiría con Nerón y que, cuando Galva quiso apostar por sensatez y austeridad, terminaría en guerra civil. No es eso, no es eso, el recambio por sí solo no sirve, sea del mismo partido o de la oposición.

>> Sigue...


Las mezquitas son nuestros cuarteles

19.12.09 | 08:58. Archivado en España grecolatina, Islamismo, Colaboraciones

Dijo Erdogan en la lectura de un poema: «Las mezquitas son nuestros cuarteles y los minaretes nuestras bayonetas». Ese mismo Erdogan, primer ministro turco y cofundador de la Alianza de Civilizaciones, es el que tacha de fascistas a los suizos al rechazar por abrumadora mayoría la construcción de minaretes en las mezquitas. Y eso de «la corriente racista y fascista» lo dice un aliado y moderado Erdogan, igual que lo era Bumedian, presidente socialista de Argelia, ferviente defensor de los Países No-Alineados y de un nuevo orden económico internacional (estas cosas no sé de qué me suenan): «Conquistaremos Europa con el vientre de nuestras mujeres».

La anécdota de los minaretes, en un país donde hay cuatro y tienen prohibidos los gritos de muecines, con o sin megáfono, ha provocado un gran debate europeo impulsado principalmente desde Francia. Llama la atención que todas las vueltas al tema, en definitiva, son la constatación por unos u otros de que hay un solo islam y dos tipos de creyentes: el buen musulmán, incompatible con la civilización, y el mal musulmán o practicante tibio, que puede ser integrado en Europa. Erdogan es un mal musulmán, por tanto aceptable para nuestro sistema; Ahmadinejah es un buen musulmán, inaceptable. El diario de los progresistas galos, Le Monde, en su crítica a Sarkozy, viene a decir eso mismo: «[El razonamiento de Sarkozy] significa olvidar que podemos ser de cultura musulmana sin ser un ferviente practicante del islam» (C’est oublier que l’on peut être de culture musulmane sans être un fervent pratiquant de l’islam). Eterna contradicción de la progresía europea: el islam es aceptable siempre que sus practicantes sean malos creyentes. En palabras de la ex-musulmana Wafa Sultan, que recibe amenazas de muerte cada día:

«Islam no es solo una religión, islam es una ideología política que predica la violencia e impone su agenda a la fuerza… se los llama erróneamente “moderados”, no creo que haya musulmanes “moderados”, creo que hay moderados en términos culturales, no en términos religiosos».

Son dos temas distintos: inmigración e ideología musulmana. El imam de la Mezquita Central de Melilla hace llamamientos racistas barnizados de islamismo: «Votamos para que ganen los musulmanes. Debes defender a tu raza. No es un error, si eres musulmán debes estar con ellos. ¿Quieres la democracia?, pues está en el islam. No te vendas al Partido Popular, al socialista, tú lo que eres es musulmán y debes ir con los musulmanes y no hay más que hablar». Confundirlos en sentido contrario es típico de entidades benéficas como la Iglesia: seamos tolerantes con quienes, en sus países, te meten en la cárcel por ser cristiano, budista o ateo. En un comunicado emitido en septiembre, los obispos suizos se opusieron frontalmente al referendum, «En esta materia, el miedo es mal consejero». Tras conocerse el resultado, el Episcopado suizo manifestó su total rechazo. En el Vaticano, el presidente del Consejo Pontificio de Pastoral para los Migrantes, Antonio Maria Vegliò, expresó la opinión oficial: «Impide la libertad religiosa», y «nosotros, cristianos, no podemos aceptar la lógica de la exclusión».

Lo que es mal consejero es el populismo, que radicado en la izquierda y la derecha, provoca la mezcolanza de inmigración con ideologías políticas perniciosas. En Italia, el cardenal Dionigi Tettamanzi, arzobispo de Milán, sufre el constante acoso de Berlusconi —Liga Norte por medio—, que le recrimina su apertura hacia los inmigrantes y lo acusa de ser una especie de imam favorable a las mezquitas, casi comunista, equiparando su presencia en Milán a la de un cura mafioso en Sicilia. Tettamanzi se puso definitivamente en la diana con un discurso criticando a Milán por el desalojo de 250 gitanos, justo cuando los niños habían empezado a ir a la escuela. Hasta tuvo que salir Bertone citando al Papa: «Ricos y pobres, países desarrollados y habitantes de países subdesarrollados, somos todos protagonistas de la misma vida.Debemos salvarnos juntos».

Mientras unos juegan a multiculturales tolerantes, otros lo tienen claro. Su nombre lo dice todo: Partido Renacimiento y Unión de España (Prune), nacido en Granada, que se presentará a las elecciones municipales de 2011 buscando los votos de 1.300.000 musulmanes, más que los de ERC o IU, así que cuidado con herir su sensibilidad.

Con papel de fumar

>> Sigue...


Martes, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930