Políticamente acorrecto

11M: Demanda contra EL MUNDO por el derecho al honor - y 3

12.04.08 | 16:11. Archivado en Manipulación mediática, CONSPIRANOIA

Demanda Sánchez Manzano contra EL MUNDO - 1
Demanda Sánchez Manzano contra EL MUNDO - 2
Demanda Sánchez Manzano contra EL MUNDO - 3

3,7.- RADIOGRAFÍA

3,7,1.- Hecho objeto de la noticia
Como es conocido, cuando se encuentra la bolsa-bomba en la Comisaría de Puente de Vallecas, se procede a su desactivación a distancia por un TEDAX, hallando el explosivo, detonadores, un teléfono móvil, un cargador y los correspondientes cables. Antes de iniciar el procedimiento de desactivación, los TEDAX del grupo de Madrid realizan una radiografía a la bolsa con el fin de averiguar el recorrido de los cables para proceder a su desactivación.

Es el jefe de Grupo de Madrid el que guarda y conserva la radiografía hasta que el día 13 de julio de 2004 que, durante su declaración en sede judicial se lo comunica al juez, quien le ordena que la entregue inmediatamente.

Los TEDAX que desactivaron la bomba NO reflejaron ni adjuntaron la radiografía, ni siquiera hicieron mención a su obtención antes de desactivar, en alguno de los tres documentos que, preceptivamente, elaboraron con motivo de dicha desactivación: comparecencia, informe y hoja de incidencias.
La relevancia de la radiografía, a efectos policiales y judiciales era nula.
Ante el juez y en declaración que consta en el sumario, los TEDAX del Grupo de Madrid alegaron la mala calidad de la radiografía, explicando que, entre la maraña de cables, se observaba uno suelto, lo que, operativamente, no le aportaba nada.
En informe pericial de la Unidad Central y en otro conjunto con los TEDAX de la Guardia Civil se concluyó en lo mismo.

Si en la Unidad Central se desconocía la existencia de la radiografía, cuando se elabora el primer informe pericial de la bomba localizada en Vallecas, ¿Cómo se le puede achacar la responsabilidad de omitir estos datos a los peritos TEDAX de la Unidad Central que lo elaboran, o al jefe de dicha unidad, Sr. Sanchez Manzano? Pues, nuevamente, se le achaca.
El informe pericial, firmado por dos TEDAX, sobre la desactivación de la bomba, en el que no constaba nada de la radiografía se remitió al juez el 27 de abril de 2004, cuando aún no se sabía nada de la radiografía.

Los que publicaron estas noticias sabían la verdad que constaba en el sumario desde julio de 2004. Que se sepa, el sumario estaba en su poder desde abril de 2005, cuando el juez abre diligencias a Pedro J. para que le informe de quién le ha facilitado el sumario.

¿Y qué es lo que se publica? Insistimos en que la radiografía tenía un valor probatorio nulo, dado que no se veía bien y no fue efectiva para proceder a desactivar el artefacto explosivo, por eso se realizó a distancia. Sin embargo, los demandados exageran hasta límites insospechados su importancia. Veamos:

3,7,2.- Ausencia de veracidad y falta de diligencia
El 16 de mayo de 2005, DOC 55, en un editorial de la página tres “Mochila nº 13 o piedra del cuento de pulgarcito”:

“Lo más extraño es que la existencia de este cable suelto se lo ocultara al juez durante meses. Antes de abrir la mochila los Tedax hicieron una radiografía para ver lo que había en su interior y comprobaron que el cable estaba suelto. Sin embargo, el responsable de los Tedax Juan Jesús López Manzano, proporcionó informes ambiguos al juez Del Olmo sobre el motivo por el que no había explosionado. Fue gracias a la Policía Científica como el juez se enteró meses más tarde del 11-M de la existencia de la radiografía. Manzano debería explicar por qué evitó decir que sabia desde muy pronto que la mochila, tal y como se la encontró, no podía estallar”.

En la misma fecha, pagina 16, “Los agujeros negros del 11-M (XVII), escrito por Fernando Múgica, en la parte inicial:

“… el sumario del juez Juan Del Olmo revela que el comisario de los Tedax, Juan Jesús Sánchez Manzano, le ocultó durante más de tres meses una radiografía que dejaba claro, desde el primer momento que la bomba no explotó porque uno de los cables estaba suelto…”. “…Los informes del responsable de los Tedax, el Comisario Juan Jesús Sánchez Manzano, eran deliberadamente ambiguos y enmascaraban una verdad simple y meridiana.” … En definitiva, el informe de Manzano emplea miles de palabras para explicar al juez algo que tenia que ser tan simple como: en la radiografía que hicimos en la madrugada del 12 de marzo…”.

La verdad se conocía en el periódico:
El 13 de junio de 2005, (DOC 56), pagina 8, en el artículo escrito por Casimiro García-Abadillo, dice:

“Según parece, José María Cáceres Vadillo, inspector jefe de grupo de Desactivación de Explosivos de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, mantuvo la radiografía en su poder, sin que hubiera motivo aparente para ello, y “olvidó” remitirla al juzgado de la Audiencia Nacional”.

En un artículo: “La historia de la última mochila”, sin firma, ese día y en la misma página, en el último párrafo:

“A pesar del valor documental de la radiografía, ésta no le fue entregada a Del Olmo hasta finales del mes de julio de 2004. Sin justificación alguna, el Inspector Jefe Cáceres Vadillo la retuvo en su despacho”.

Sin embargo, se continúa con la mentira:
A pesar de que en estos artículos se describía la verdad sobre quién y cómo se había actuado con la radiografía, se vuelve a imputar como una negligencia de mi mandante en posteriores artículos.
El 2 de octubre de 2005, en la página 28, DOC 57, enmarcado en un articulo escrito por Manuel Marraco “El jefe de los Tedax rechaza reproducir las explosiones del 11-M”, hay otro titulado “Los otros episodios de Manzano”. En el contenido de este último, dentro del apartado de “Radiografía Secreta”, escribe:

“... Hasta 4 meses después del 11-M, los Tedax no informaron al juez de que existía una radiografía de la mochila desactivada en Vallecas y que ésta demostraba que el artefacto nunca podía haber estallado, al tener uno de los cables desconectados.

Nada parecido constaba en el informe enviado por Sánchez Manzano a Del Olmo el 27 de abril de 2004. El escrito, tras dedicar cuatro folios al artefacto, concluía:
"En definitiva, contaba con todos y cada uno de los elementos necesarios para su correcto funcionamiento".

El 19 de marzo 2006, 4, en carta del director, DOC 58, Pedro José Ramírez:

“… A base de seguir enlazando circunstancias y rimando una fichas con otras es imposible soslayar, además, que el mismo Comisario Sánchez Manzano, a la sazón jefe de los Tedax,… es también el responsable
de que casi durante el mismo intervalo se le ocultara al juez la radiografía que mostraba la situación de los cables y es también el responsable de suministrar al instructor información falsa sobre la composición del explosivo, para hacerla coincidir –via metenamina- con la de los cartuchos de la furgoneta de Alcalá”.

El 17 de agosto de 2006, en la pagina 18, en un articulo escrito por Fernando Lázaro, DOC 59, vuelve a imputar la ocultación de la radiografía al Comisario Sánchez Manzano.

Como se puede ver, se vuelven a dar los mismos argumentos que en apartados anteriores: la verdad constaba en el sumario, se conocía la realidad de lo que pasó en el periódico, porque lo publican y, sin embargo, con total menosprecio a la verdad, se insiste en atribuir la responsabilidad a mi mandante “adornada” de
descalificativos.

3,8.- ESPECIAL REFERENCIA A LOS ARTICULOS PUBLICADOS POR FERNANDO MUGICA DE LAS HERAS

Especial mención merece la cascada de descalificativos personales que el Sr. D. Fernando Múgica publica en el Diario El Mundo el 18 de marzo de 2007, DOC 60, en la página 20, artículo rotulado: “Resumen de la semana” “¿Cómo podía usted saberlo?” y subtitulo “Juan Jesús Sánchez Manzano ha reventado la versión oficial”, en el que la totalidad de su contenido tiene como finalidad desprestigiarlo personal y profesionalmente. Se reproducen los párrafos más sobresalientes:

“… Pero, además de su incompetencia, tal vez lo más detestable sea que Juan Jesús Sánchez Manzano, el responsable de los Tedax durante la investigación de la masacre, ha demostrado en el juicio ser un jefe dispuesto a sacrificar, sin pudor, a sus subordinados. Así lo demostró con afirmaciones tan patéticas como: Yo no lo sé, yo no lo hice, yo no lo aprobé. Para añadir que si algo se hizo mal la responsabilidad era de la jefa de los peritos. Pídanle cuentas a ella, vino a decir.”

En relación con la mochila de Vallecas se le atribuyen declaraciones que realizó el Jefe de Grupo de la Jefatura de Madrid. Asimismo, entrecomilla y reconstruye frases que nunca pronunció:

“Sí, yo sabía que era Goma 2 ECO, aunque no conocíamos los componentes de los explosivos”.

“Sí, supimos inmediatamente que la dinamita la habían robado en Asturias, en Mina Conchita”

“… Venía a decir: Me habéis echado a los leones, pero yo no me voy a comer este marrón, ni oscuro ni claro.”

“Y comenzó a lanzar barro sobre sus subordinados….”

“Y en medio de aquel torrente… Sin duda tenía en su cabeza las frases que ha ido soltando a lo largo de estos años en su círculo reducido de amigos, en esas partidas de mus que tanto le gustan. Y sus amigos pudieron escuchar entre envidos a la grande y a la chica. “Que tiren de la cadena todo lo que quieran, pero que no se les ocurra tocar al mono”.

“Están dando palos de ciego”.

“Tengo muchas dudas de que encontraran en la Kangoo una cinta coránica. Como mucho acepto que hubiera una carátula”.

“…., cuando le dieron su primer destino al País Vasco, para ejercer su oficio entre los más baqueteados agentes de información. Los mismos que terminaron como cabras por el maldito síndrome del Norte. …”

“Y fue así como aprendió las peores mañas. Fue así como interiorizó….”.

“Sánchez Manzano tampoco ha podido explicar como pudo observar, sin pestañear, como sus compañeros de la Unidad Central de Información Exterior….”

“Con lo fácil que hubiera sido para Manzano ir al juez y decirle sencillamente: Dejen de hacer pruebas……”.

“Pero claro, para eso había que aceptar también que la bolsa fotografiada por la cadena de televisión norteamericana ABC,….., no era la que se encontró en Vallecas….”

“Pero, a pesar de la gravedad de las afirmaciones de Manzano en el juicio, lo más lamentable fue que se escudara detrás de las faldas de una de sus subordinadas. Lo que vino a decir fue: Pregúntenle a ella señor juez. Si alguien hizo algo mal, fue ella. Pídanle cuentas y déjenme a mí en paz….”

“Ahora muchos de sus compañeros recuerdan que en la comisaría de Pamplona, recién nombrado comisario, llevaba fama de fantasma y chuleta, con su pelo repeinado y sus modales de presunto Cary Grant”.

“Y también ahora hay quien se atreve…..”.

En aras a evitar malas interpretaciones del artículo, nos remitimos íntegramente al mismo, que se acompaña como DOC 60.

3,9.- SOBRE DECLARACIONES EN JUICIO

Mi defendido fue citado en calidad de testigo a las sesiones del juicio oral seguido con motivo de los atentados de Madrid. Su testimonio fue seguido y ampliamente difundido por el medio demandado. Sus palabras en juicio fueron absolutamente descontextualizadas y modificadas por estos periodistas que
“seguían” las sesiones, hasta tal punto que llegan a hacer irreconocible el testimonio prestado.

En el editorial de 5 de marzo de 2007, pag. 3 (DOC 61):

“…. Es inevitable, por lo tanto,…, o con la significativa declaración del mando policial (se refiere al testimonio de inspector jefe de Unidad Central de Información Exterior) que el jueves aseguró ante el tribunal que desde el primer momento los Tedax mantuvieron -¿con qué base si ni siquiera se había localizado aún a Trashorras?- que la dinamita procedía de Mina Conchita. Todo nos devuelve a la expresiva metáfora de las piedras de pulgarcito evocada por Fernando Múgica en uno de sus primeros agujeros negros: es como si alguien hubiera dejado, en paralelo al atentado, una serie de pistas preconstituidas para que la autoría quedara de inmediato resuelta.
Únase a ello el nuevo engaño de Sánchez Manzano al Juez Del Olmo -¿ y van?-, haciéndole creer que el teléfono hallado en la mochila tenía la hora correcta, cuando en realidad habían sido los propios Tedax….”

El 15 de marzo de 2007, en la pag. 3, en el editorial: “Un testimonio que socava el castillo de naipes del sumario”. DOC 62. En el apartado “De Leganés a Vallecas”:

“… Ahora bien, si en todo lo referente a los explosivos Manzano faltó flagrantemente a la verdad, en otros aspectos fue muchos más explícito….”

El 16 de marzo de 2007, en pag. 4, Comentarios liberales, de F. Jiménez, en articulo “Los conspiradores”, DOC 63, dice:

“… Justo el día que comprobamos que el jefe de los TEDAX mintió en la comisión del 11-M y ahora reconoce de hecho todas sus falsedades: la Goma 2 ECO (que “dedujo”, pero nunca analizó ni mandó analizar, dice),
la mochila de Vallecas (que nunca estuvo en los trenes), las cien pruebas de la furgoneta Kangoo (provincialmente secuestrada y documentalmente falsificada en Canillas) y hasta el supuesto suicidio de los islamistas en Leganés dizque cercados por la policía tras un tiroteo. Todo falso. Ya no hay, pues, una “teoría de la conspiración”. Hay una conspiración nada teórica para impedir que se averigüe la verdad sobre el 11-M….”

Pág. 1 2 3 4 5


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 20 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930