Políticamente acorrecto

El Santo Grial (II)

06.11.06 | 13:38. Archivado en Religión, Historia, Cómo ser cristiano

Existen desde el siglo XVI unas veinte copas pretendiendo ser el verdadero cáliz usado por Jesús en la Última Cena. Ninguna de ellas es auténtica excepto dos, y de éstas, sólo una es el Grial:
El Santo Cáliz de Valencía y la copa de plata de Antíoquía.

La copa de Antioquía tiene una capacidad de dos litros; demasiado grande para pasar de mano en mano en la mesa de la Ultima Cena. Sin embargo, San Jerónimo menciona que había DOS copas sobre la mesa de la Última Cena:

1) Una de plata que contenía el vino para la cena.

2) Una de piedra, usada para la Eucaristía. Sólo el Santo Cáliz de Valencia con la parte superior de piedra de ágata, responde a la descripción de San Jerónimo.

Cuando se examina su tradición e historia en detalle, todo concuerda.
La pieza que se encuentra en Valencia es una copa elaborada con ágata de color rojo oscuro a la que se añadió en siglos posteriores una estructura de oro con dos asas que unen el conjunto. Mide diecisiete centímetros de altura, forma semiesférica con un diámetro de nueve centímetros.
Los análisis arqueológicos demuestran que fue labrada en un talle de Palestina o Egipto entre el siglo IV a.C. y el primero de nuestra era.

El año 2003, conmemorando el 5O aniversario de la Cofradía del Santo Cáliz, se creo un Archivo del Santo Grial de Valencia.
El arzobispado de Valencia decidió crear un archivo dedicado al Santo Cáliz que se custodia y venera en la Catedral. Puso a disposición de curiosos e investigadores toda la información existente sobre el cáliz sagrado. En sus dependencias se puede consultar toda la documentación que se conserva sobre la pieza: desde los manuscritos que certifican la estancia de la reliquia en diferentes ciudades y sus traslados, así como bibliografía, documentales, DVDs, películas, etc.

Abiertos los archivos secretos de la catedral valenciana para investigar sobre el Santo Grial.

Los estudios afirman que el Santo Cáliz de Valencia es el mismo que usó Cristo en la Última Cena

El Santo Cáliz de Valencia fue usado por Cristo, por San Pedro y después fue enviado a España por San Lorenzo. Más tarde se guardó en el monasterio de San Juan de la Peña (Huesca). Fue salvado providencialmente del fuego por el rey Martín el Humano en 1399. En otras dos ocasiones, el Santo Cáliz fue «salvado» de desaparecer entre las llamas: la primera durante la invasión napoleónica, en la que fue llevado a Alicante por un sacerdote; la segunda, durante la Guerra Civil española, que fue sacado de la catedral valenciana pocas horas antes de que ésta fuera incendiada por los republicanos.
Los viejos periodistas creen que los archivos huelen a manzana podrida. Pero ése es el olor del misterio. El misterio siempre se acumula en el techo de las bibliotecas. Aunque no hay detectores para descubrir los misterios, el que no falla nunca es la curiosidad del que busca un tesoro. Y es que la catedral de Valencia donde se encuentra el Santo Cáliz acaba de abrir sus archivos para que se pueda estudiar esta pieza que, según los entendidos, es el mismo que utilizó Jesucristo en la Última Cena.
El primer estudio científico lo realizó el catedratico Antonio Beltrán, en tiempos del obispo Marcelino Olaechea, en el año 1960, llegando a la conclusión que el cáliz que se conserva en Valencia corresponde a una piedra de oriente medio, tallada en un taller oriental, y que es de la época de Jesucristo.
En el año 1994, el profesor Manuel Sánchez Navarrete, que actualmente tiene 92 años, ha realizado el estudio más completo que se conoce sobre el Santo Cáliz que abarca los tres aspectos mas importantes:
la historia del cáliz, las leyendas del Santo Grial y su tradición
.

El último estudio sobre el Santo Cáliz lo ha hecho un profesor alemán, Michael Hessmann, catedrático de historia, que en un libro titulado «Die Eneeckung des Heilligen Grars», en el que afirma tajante que el Santo Cáliz que se conserva en Valencia corresponde al que usó el Señor Jesucristo en la Última Cena con los discípulos.
El Santo Cáliz ha hecho un largo recorrido hasta que llegó a Valenica. Primero fue utilizado por San Pedro, primer Papa de la Iglesia, y todos los Papas lo utilizaron hasta Sixto II (...) En 1399 es el rey Martín el Humano el que se lo pide a los monjes para tenerlo en su casa, debido a la importancia que en esta época tenían para los cristianos las reliquias. Poco después de pasar a su manos es destruido el convento de San Juan de la Peña, junto con todas sus pertenencias.
Es en el año 1410 cuando aparece la primera documentación donde se afirma que es el auténtico Cáliz que usó el Señor en la Última Cena. Pero había que esperar al rey Alfonso V de Aragón que en el año 1428 lo deposita en la catedral valenciana. Más tarde, en 1437, hace una donación ante notario para dejarlo en la catedral. Posteriormente, en 1808, con la invasión francesa, fue salvado de la hoguera y llevado a Alicante por un sacerdote. Y lo mismo pasó en 1936, en plena Guerra Civil, que fue llevado a Carlet, a 27 km de Valencia, para que no fuera consumido por las llamas. En el año 1982 el Papa Juan Pablo II lo reconoció como «vestigio del paso de Cristo por la tierra».

Manuel Robles - Madrid - La Razón, miércoles 21 de mayo de 2003

Uno de los documentos más importantes es el informe científico efectuado en 1960 por el profesor Antonio Beltrán, Catedrático de Arqueología de la Universidad de Zaragoza, a petición del Arzobispo Marcelino Olaechea, y en el que se afirma textualmente:
"Con respecto a su autenticidad histórica, que nada prueba la arqueología en contra, sino que, por el contrario, la apoya y confirma, puesto que conduce a la siguiente afirmación: La copa se remonta a la época comprendida entre los siglos IV a.c. y I de nuestra Era, y más concretamente, en los siglos II-I a.c., y que fue labrada en un taller oriental de Egipto, de Siria o de la propia Palestina, por lo que bien pudo estar en la mesa de la Santa Cena y pudo ser la que Jesucristo utilizó para beber, para consagrar o para ambas cosas".

La revista Historia de Iberia Vieja (número 5,diciembre 2005), publicó un artículo dedicado al Santo Grial firmado por Juan Antonio Cebrián y fotografías de Juan Rafael de la Cuadra Blanco, en el que se argumenta la autenticidad del grial de Valencia.

Sobre la tradición literaria del Ciclo Artúrico, y antes de hacer mi propio análisis (que discrepa en algunos puntos importantes) creo que es muy interesante éste artículo de ARTHUR F.J. REMY, y que, por su calidad, me parece casi blasfemo tocarlo o resumirlo... Así que ahí va, enterito y sin retoques.
Remy demuestra que las leyendas y la literatura tienen poco o nada que ver con el "verdadero Grial", sin embargo (y ésto para la 3ª parte) en 1.995 se publicó un librito aparentemente sin importancia (y que yo conseguí de chiripa), donde toda la investigación daba un giro coperniquiano y, nuevos e inquietantes elementos entraban en juego... Incluso "otro" Santo Grial, ésta vez sí una copa, y que unía el Santo Cáliz con la tradición artúrica...

El Grial por Arthur F.J.Remy:

Pág. 1 2


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 21 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930