Escaño 351

La Infanta Elena alegaría consumo ocasional de cocaína para su divorcio con Marichalar

25.09.08 | 13:43. Archivado en Casa Real

(PD).- Desconocimiento del hábito del consumo ocasional de cocaína por parte de su esposo, antes de serlo. Éste es uno de los motivos para la separación -que acabará en divorcio o incluso nulidad- que puede alegar la Infanta Elena para defenderse de las argumentaciones de Jaime de Marichalar.

Cuenta Eugenia Viñes en la revista Época que la Infanta Elena quiere hacer desaparecer su matrimonio, por completo. Fuentes familiares perfectamente reconocidas por ÉPOCA afirman que el motivo que pretende alegar Doña Elena es que desconocía, en el momento de formalizar el compromiso con Jaime de Marichalar y de contraer matrimonio, que quien es todavía su esposo consumía cocaína de forma ocasional.

Consultadas por ÉPOCA, fuentes oficiales de la Casa Real dicen que “no se ha iniciado ninguna acción legal ni eclesiástica” por el divorcio de la pareja. Y añaden que “es todo un rumor, sobre el que se hace lo que no debería ser Periodismo”.

El motivo alegado por la Infanta es idóneo en cuanto que constituye un vicio en el vínculo natural del matrimonio. Pero Jaime de Marichalar no acepta este desconocimiento del consumo habitual de cocaína ni el consumo mismo como causa de la nulidad. Al parecer, ha aportado una prueba notarial que desmiente este hecho.

Por su parte, el Tribunal Eclesiástico de Madrid no tiene ninguna información ni solicitud de nulidad. Pero también es cierto que, llegado el caso, el encargado de tramitarla pudiera ser el Tribunal de la Rota.

La separación de los cónyuges se complica día a día. Las fuentes con las que se ha puesto en contacto ÉPOCA confirman que Doña Elena no cumple con los horarios de visita permitidos a Jaime de Marichalar. Apuntan que ahora dice que “no se fía” del padre. Además, la Infanta viaja a menudo a Barcelona con sus hijos, sin el conocimiento ni consentimiento de Marichalar.

Los despachos de Concha Sierra, abogada matrimonialista contratada por Jaime de Marichalar, y el de Uría y Menéndez, contratado por la Infanta Elena, guardan férreo silencio sobre las condiciones del divorcio. Lo que sí trasciende son las pretensiones del consorte.

Dicen que el Rey Juan Carlos I está convencido de que su hija lo tiene crudo. Aún no se habla de pretensiones económicas por parte del yerno del Rey. Lo que sí es indiscutible es que no quiere perder su estatus.

Jaime de Marichalar quería volver a París. Al parecer, Su Majestad el Rey es quien ha conseguido que Credit Suisse, banco para el que ya trabajó, vuelva a admitir al consorte de la Infanta en su central de la capital francesa.

En esta gestión, también ha sido de gran ayuda un amigo íntimo de Marichalar; un hombre de larga trayectoria en la banca internacional, y que ha utilizado su excelente reputación para avalarle en la vuelta a Credit Suisse. Es el principio del fin anunciado hace casi ya dos años, con aquel cese temporal de la convivencia.

Pág. 1 2


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por stela 07.06.10 | 17:14

    1/ No nos sorprende que este tipo (horroroso de feo) se meta de todo OPS LA NAPIA. Tipico de los de su ralea. PERO ES NOORMAAAAAL!!!! COMO SINO PODRIA VIVIR Y ACOSTRARSE CON ESE MONSTRUO DE BICHO CON EL QUE SE CASO!!! POBRE IMBECIL. CLARO QUE LE OFRECIERON UN CONTRATO MILLONARIO POR CASARSE COn ESE BICHO.

    2/ LA EMBOLIA QUE TUVO EL MARYCHOLO NO FUE POR ESE ROLLO QUE SE HAN INVENYADO DE LA COCA SINO PORQUE. ALGUIEN LE FUE ENVENENENDO POCO A POCO. ADIVINAD QUIEN...?????.

Lunes, 22 de octubre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031