Escaño 351

Raimundo Castro: «Yo soy rojete, pero el ideario lo dejo en casa cuando se trata de informar»

21.11.05 | 19:59. Archivado en Casa Real

Jordi Jaumà (Periodista Digital).-Raimundo Castro (Torremocha, Cáceres, 1955) es un periodista redondo y risueño. Afable y sencillo, despierta bonhomía. Y, además, este cronista parlamentario de El Periódico de Cataluña no se corta un pelo.

Raimundo recuerda vívamente el 23 de febrero de 1981 cuando, corriendo por el pasillo del Congreso junto a otros dos periodistas --José Luis Torres, de la Voz de España, y José Luis Martínez “Flavio”, corresponsal de La Vanguardia--, Tejero disparó un tiro que acabó estrellándose contre un león de escayola del techo. “Si sigo vivo es porque Tejero no quiso matarme”, confiesa. “Eso, o apuntó mal”.

Éste biógrafo –ha glosado las vidas del ex-diputado vasco Juan María Bandrés y del ex-presidente José María Aznar—afirma con su inesperada ronquera sobre los periodistas que “en este sector hay mucha envidia. Se necesita un poco de humildad”.

Castro comenzó joven como reportero, a mitad de la carrera de Periodismo. Recostado en una silla del bar Casa Manolo –más de cien años de solera y la mejores croquetas y porras de la ciudad, según Plácido Domingo-- junto al Congreso de los Diputados, bebe a pequeños sorbos una infusión de poleo.

Este hijo de emigrantes extremeños a Alemania, que acabaron poniendo un bar en Pasaia (Pasajes), era un experto en lo que se llamaba la extrema izquierda- de hecho su padre lo expulsó de casa por rojo. Militó en el Partido Socialista de los Trabadores (PST) junto con José María Mendiluce, Mariano Sánchez Soler o Enrique del Olmo,- hoy jefe de gabinete de Leire Pajín-.

Fue entonces cuando lo contrataron en la revista El Guadiana “ para hacer de colaborador gracias a la mano amiga de Mariano Guindal, “un preboste del periodismo económico". En el Guadiana cobraba 13.000 pesetas. Antonio Navalón, entonces director, intentó firmar mi primera gran entrevista a Gabriel García Márquez sobre “El Otoño del Patriarca” y que tuve que hacer a toda prisa y disculpándome ante el autor -que se encontraba en México- porque sólo tenía 6.000 pesetas de presupuesto para la llamada. "La redacción se rebeló contra Navalón. Ese fue mi primer pelotazo".

El fin de la independencia en los medios de comunicación

En la época de la transición existía complicidad entre los periodistas y los políticos. También en los medios conservadores se quería que el cambió democrático se produjera de la forma más tranquila posible." Sin embargo el buen entendimiento se acabó en 1984, “Mario conde fue la máxima expresión.” Era la época de los famosos dossier confidenciales “si tu me das un crédito, yo no publico esto. Es cuando se acaba la independencia de la prensa y se convierte en un negocio más”.

Nace la época de las grandes estrellas, de los periodistas empresarios. Fundamentalmente para atacar al PSOE, aunque el primero de todos, no se dedicaba a la política, fue José María García, El Butanito”.

Tose, respira y sigue: “Son gente que además, de ser directores de programas de radio o televisión, tienen una agencia de publicidad y chantajean a otros para que se anuncien. En caso contrario les meterán caña en su programa. Casi todos los grandes comunicadores tienen una agencia, que yo sepa, sólo se salva Iñaqui Gabilondo.“

Raimundo Castro goza de experiencia y prestigio entre los corresponsales de Congreso de los Diputados. Empezó primero con El Guadiana, después estuvo en El Imparcial con Emilio Romero, con YALE, como jefe de nacional. Junto con la Julia Navarro, son los periodistas más veteranos del Congreso de los Diputados.

Le hubiera gustado más ser novelista que dedicarse al periodismo. Publicó su primera obra con 23 años. “La Quema” es una novela sobre dos jóvenes luchadores antifranquistas. En 1985, Agustín Rodríguez Sahagun fue el editor de su obra “Políticos, conversos y sin enmienda”, Un poemario en el que publicaron sus versos – entre otros- Alfonso Guerra y Miguel Herrero de Miñón, de la que mientras ríe abiertamente, recuerda: “puse a los políticos a trabajar y yo a cobrar”.

Tiene varios libros escritos y una novela a medias. El último “La izquierda que viene”, lo ha escrito junto con su amiga Julia Navarro, la escritora de éxito que triunfa con “La Biblia de barro”.

Es un hombre reposado, será por su afabilidad. Tiene una cosa clara: “yo soy rojete, pero el ideario lo dejo en casa cuando se trata de informar.”


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por diego 22.02.11 | 20:23

    Raimundo, existe algun archivo o hemeroteca donde pueda consultar articulos de la revista "el guadiana".
    Estuve subscrito en 1981 durante un año. Se publico un articulo referente al 23 f y unas famosas "listas".
    No consigo encontrar nada ni el metodo para acceder a la informacion. ¿Sabes tu algo?
    Salud.

  • Comentario por LORENZO SOLIS 02.02.11 | 09:53

    HOLA CASTRO MEGUSTARIA PONERME COMUNICAR CONTIGO CONOSCO ATUS FAMILIAS

  • Comentario por MAITE 16.01.11 | 00:05

    Hola RAIMUNDO me gustaria poderme comunicar contigo y saber de tú madré,crecimos juntos en Martutene y no consigo hablar por telefono con ella,soy MAITE.Besos.

  • Comentario por pepi 12.02.10 | 20:47

    tengo ideas sociales pero no comulgo con el psoe, soy libre pensadora, agnostica.Sin embargo gracias a INTERECONOMIA y VEO 7mucha gente esta tomando conciencia de la realidad social y económica de España,porque en el resto de las tv hay censura o autocensura, otro franquismo,vaya socialismo¿verdad Raimundo?Quien no reconoce esta realidad es por la mamandurria que hay detrás.

  • Comentario por Pedro Medario 24.10.09 | 19:21

    "Afable y sencillo, despierta bonhomía" ????? Lo que me faltaba por oir. Raimundo Castro no es una buena persona, sino más bien lo contrario. Y eso que es difícil adivinarlo, porque parece que habla con una patata metida en la boca. Eso por no hablar de las veces que interrumpe y molesta. Cuando no quiere que se oiga al contrincante dialéctico, empieza: "Mbmvjdfmjf vmvnvnvxmzmxmxm mxmxmx....", o sea, balbuceos que no significan nada pero que molestan como un abejorro. Raimundo Castro simplemente ocupa un espacio, y además bastante grande. Y eso es todo.

Lunes, 10 de diciembre

BUSCAR

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31