Poemas

Las veintiuna verdades son barridas en la era

13.09.18 | 01:04. Archivado en En ti

Las veintiuna verdades son barridas en la era
las va encontrando un niño cuando apenas despierta
las convierte al instante en el mejor instrumento
musical del momento y ensayando en su mente
dirección a la escuela viven las flores vivas
y desde el primer verso de trompeta y trombón
agita los pies sobre todo charco que encuentra
recobrando la vida al borde de los sonetos.

Su cabello rizado retratado en la luz
resulta cuasi blanco encadenado en promesa
de futuro y poema los nuevos corazones
que bendicen las tierras más fructíferas de hombres
con ventanas idénticas se afinan los vientos
algunos imparables de eficiencia y misterio
en cartas manuscritas y todas importantes
como una hilada extraña de regreso a la rama.

El placer de las piedras contentas y profundas
como un cerco de perla se armoniza en la arena
y se recorre en larga caminata de aurora
igual igual que la hiedra separada del muro
la tristeza regresa por el alma agrietada
adecuando las penas al pensamiento ajado
del papel solitario donde no acude el verso
con tus besos soñados los mejores del mundo.

Desde aquí van las gracias a lo que es cierto y vive
ese rostro de trigo la afirmación solar
de las repeticiones y de qué modo enjambre
en el polen vaivén de toda la suerte anclada
como esas dos almas miran la suerte y respiran
esperando recodo en capa de falsedades
el apoteosis llena y prepara el reflejo
donde nadie quisiera florecer ni mirarse.

José Pómez
http://pomez.net


Las veintiuna verdades son barridas en la era

13.09.18 | 00:01. Archivado en En ti

Las veintiuna verdades son barridas en la era
las va encontrando un niño cuando apenas despierta
las convierte al instante en el mejor instrumento
musical del momento y ensayando en su mente
dirección a la escuela viven las flores vivas
y desde el primer verso de trompeta y trombón
agita los pies sobre todo charco que encuentra
recobrando la vida al borde de los sonetos.

Su cabello rizado retratado en la luz
resulta cuasi blanco encadenado en promesa
de futuro y poema los nuevos corazones
que bendicen las tierras más fructíferas de hombres
con ventanas idénticas se afinan los vientos
algunos imparables de eficiencia y misterio
en cartas manuscritas y todas importantes
como una hilada extraña de regreso a la rama.

El placer de las piedras contentas y profundas
como un cerco de perla se armoniza en la arena
y se recorre en larga caminata de aurora
igual igual que la hiedra separada del muro
la tristeza regresa por el alma agrietada
adecuando las penas al pensamiento ajado
del papel solitario donde no acude el verso
con tus besos soñados los mejores del mundo.

Desde aquí van las gracias a lo que es cierto y vive
ese rostro de trigo la afirmación solar
de las repeticiones y de qué modo enjambre
en el polen vaivén de toda la suerte anclada
como esas dos almas miran la suerte y respiran
esperando recodo en capa de falsedades
el apoteosis llena y prepara el reflejo
donde nadie quisiera florecer ni mirarse.

José Pómez
http://pomez.net


Viernes, 16 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930