Poemas

Mujer de mi sonrisa.

31.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

Mujer de mi sonrisa.

Te describo así alegre
como un aviso nuevo,
siempre puedes hacerlo
ya hablaron esas manos;
la balanza del arte
más sencilla es la gracia,
y la encuentro con tu alma
la reconozco en verso,
se apresura en tu estrella
y toca interruptores.

La cálida ilusión
de los días complejos
que recuerda el lenguaje
es precisa y sentida,
y en los mapas trazada
negando el desconsuelo,
y afirmando el amor
la pérdida desvelas,
como bien pronto sabes
entre pasas de bronce.

El afán desmedido
en todos tus trabajos,
y ese esfuerzo terrible
en todos los lugares,
fabrican las palabras
en todas tus miradas,
y escriben en libreta
de mi alma dolorida;
todos tus contratiempos
porque son todos míos.

Piensa en un aroma único
de invierno o primavera,
alegre igual que tú
y bella sin igual;
confluye el pensamiento
en la guía del poema,
donde te reconoce
la atención y la pausa,
que a un beso que se da
se responde con otro.

Mujer de mi sonrisa.

Te describo así alegre
como un aviso nuevo,
siempre puedes hacerlo
ya hablaron esas manos;
la balanza del arte
más sencilla es la gracia,
y la encuentro con tu alma
la reconozco en verso,
se apresura en tu estrella
y toca interruptores.

La cálida ilusión
de los días complejos
que recuerda el lenguaje
es precisa y sentida,
y en los mapas trazada
negando el desconsuelo,
y afirmando el amor
la pérdida desvelas,
como bien pronto sabes
entre pasas de bronce.

El afán desmedido
en todos tus trabajos,
y ese esfuerzo terrible
en todos los lugares,
fabrican las palabras
en todas tus miradas,
y escriben en libreta
de mi alma dolorida;
todos tus contratiempos
porque son todos míos.

Piensa en un aroma único
de invierno o primavera,
alegre igual que tú
y bella sin igual;
confluye el pensamiento
en la guía del poema,
donde te reconoce
la atención y la pausa,
que a un beso que se da
se responde con otro.

José Pómez
http://pomez.net


La calma acaba

30.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

La calma acaba
los perros ladran siempre
al mal de altura

José Pómez
http://pomez.net


Sí eres un tipo excéntrico

29.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

Sí eres un tipo excéntrico
ten cuidado con las redes
nunca paras ni descansas
trabajas de camionero
y remachador de imágenes
transportando por el mundo
una carga bien repleta
colmada de corazones.

José Pómez
http://pomez.net


Y yo, aunque no hay razón.

27.01.18 | 00:08. Archivado en En ti

Y yo, aunque no hay razón.

La aparente o concreta ni nada que lo explique,
como lo explicas tú con las dos capas de lana,
son causas las medidas y sopesadas sobre
briznas inexistentes y como inmotivadas.
Y en reglada sonora del aspecto futuro,
la forma y la alegría como impulsando piedra,
y un sinfín de telares y no me necesites,
te amaré mientras viva recorriendo estas calles.

José Pómez
http://pomez.net


El brasero del Sur finaliza allí dentro

26.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

El brasero del Sur finaliza allí dentro
no es de nadie y es de todos inédito escrito
bello e inocente de matorral y de manta
recitado de avena que cura con los versos.

Cuando era una columna en medio de primavera
como son los pequeños poemas viento y nube
como son las enmiendas rítmicas con los trinos
esperaba la calma y poder parar el tiempo.

Otra vez los remojos de pies entumecidos
y son lo que son y ella conoce muchos versos
emocionantes rimas y todas de memoria
le duele hasta los dedos de sembrar las palabras.

Utopía encantada fue lo que me dijeron
disculpa atrevimiento imprecisiones y todas
las licencias mostradas que acompañan el cisco
que si bien se presiente no lo podemos ver.

El rugido adormece ceniza descansada
la belleza albergada en el aire del futuro
vivirá siempre donde habitan los sentimientos
en medio de unos versos y en el centro de tu alma.

José Pómez
http://pomez.net


Florece sin descanso la fuente de la paz.

22.01.18 | 00:05. Archivado en En ti

Florece sin descanso la fuente de la paz.

Esa edad elegante
determina como ángulo
rociado del instante
agudo del plural
completándose estilo.
Sobre el botón derecho
para encontrar la imagen
allá donde se encuentre
algo así como el Martes
descansado en el agua
la fuente de la paz.

El espacio repuebla
los mejores acuerdos
sorprendidos al menos
en el ascua prendida
de esa extraña verdad.
Que siempre te acompaña
y respiró con fuerza
cuando fue la elegida
como un trazo delgado
descuida los defectos
la fuente de la paz.

Con esta compañía
de fragancia exquisita
estoy buscando el nombre
de una flor cuasi blanca
con algo de amarillo.
Resulta incomparada
a finales de Enero
y sigue sobre el tallo
más feliz que un jilguero
cuando se halla en el aire
la fuente de la paz.

José Pómez
http://pomez.net


En el canal escrito

20.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

En el canal escrito
de las perlas curvadas
soñando este momento
purifican los lados
transitados de calma
desde doce esculturas.

Y en la proximidad
más idéntica al centro
y cuando es aquí el viento
hay formas generadas
junto a la inmensidad
descubierta en tus manos.

Con ellas trabajando
se descubren las rectas
del acompañamiento
soldadoras de nubes
del espejo y del verso
y del planeta esquivo.

Metas que se desplazan
y en cuanto son palabras
permanecen abiertas
siempre sobre las olas
donde el astro desciende
incansable y a diario.

José Pómez
http://pomez.net


Con letras iniciales de siete versos blancos.

18.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

Con letras iniciales de siete versos blancos.

Miro como lo cuidas y sigues a su lado
el lugar salva apego que muestra la memoria
los recuerdos vividos en el mismo latido
idealizando imagen al oírte hablar
no disimulas la plenitud de ocupaciones
dieciocho minutos y cuarenta y dos segundos
a tu lado intentando fijar solo un instante.

José Pómez
http://pomez.net


La mayor unidad de risas entrelazadas

17.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

La mayor unidad de risas entrelazadas
señales de tu vida son regaladas a otros
cada noche que empieza finaliza en un día
recordando el esfuerzo de tiempo piedra y agua
la confirmación plena que atrae con la lluvia.

Pequeños confines en los enraizados cambios
miradores del bien los actores de la acción
justamente en el centro preciso y finalista
después de los cuidados como todo es sencillo
se establece una ronda de metas submarinas.

Los triciclos confiados alentados a veces
respiran los detalles de la experiencia muda
y viviendo algo extraño y un rato sobre el timbre
seguramente olvida detalle vuelo y llave
de la solapa holgada sensata de la puerta.

Sobrepasado afirma un retroceso construido
de la llanura estanca parada y conocida
empujada en los cedros para escribir comillas
en cristales y brisas de la lucha a las tres
en la dirección nueva del manzano salado.

José Pómez
http://pomez.net


Desde cuándo y por qué se desgranan los fusibles

16.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

Desde cuándo y por qué se desgranan los fusibles
desde cuándo y por qué se impulsa y se mide el bosque
desde cuándo y por qué las pértigas aterrizan
desde cuándo y por qué los versos encadenados
se componen contigo y totalmente entre llamas.
Únicamente espera a esa nueva y parlanchina
sin tractores de nácar sin subidas de lomas
sin los confines torpes de antiguas espirales
sin la destreza helada pendiente de la estela
esa gracia esmerada de las largas pendientes.
Sin la granza mentada por enormes laderas
que disminuyen vientos y abanicos de plomo
valen blancos sin rimas abiertas en cerezas
en tarajes profundos perdonando canteras
como se fueron otras así tú te vas hoy.
Las que fueron doradas en la hamaca dormida
las que saludan piedras en la brazada viva
las que incluso apagadas se mueven y se activan
son las menores gotas y las más montañosas
las que se encaminaban por caminos de plata.
Una sola certeza de un amigo sincero
dice que está seguro que no bailan expertos
cuando se tambalean pastores cabra y monte
al sentido cortado de la rocambolesca
salida de metales en la brisa de cera.
Por el sentido esclavo de olvidadas promesas
emboscadas terribles adelantan los toldos
los aros olvidados en breve predominan
suaves miradas dulces palabras imantadas
callejeras de flores inmediatas y rápidas.

José Pómez
http://pomez.net


En cuanto brota un arco desvelado en tus brazos

14.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

En cuanto brota un arco desvelado en tus brazos
allí donde es posible volver y distinguir
allí donde es posible distinguir los momentos
en la nueva argamasa pequeña y alejada
del afluente encontrado porque todos volvieron
a vivir el retorno que tan poco se piensa.

Con tristeza embalada se mejoran las puertas
de los vientos abiertos en los nuevos pasillos
del más difícilmente descansado en acuerdo
de penúltimas botas como los catalejos
que descifran pesares donde nada hace falta.

Quiza el viento apresado sobre su itinerario
acaso el refrescante algo flojo y primerizo
en el umbral sereno de las aguas claritas
sea tan silencioso como el borde imponente
que te habla desde dentro y a la luz de una vela
y atravesando el patio de los lenguajes raros
donde quedan ahumados hábitos y sueños
del avispero plano número diecinueve.

José Pómez
http://pomez.net


En los banquitos blancos se ha mejorado el limo

12.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

En los banquitos blancos se ha mejorado el limo
propiedad de tus sueños al punto del doblaje
y al punto general de la eterna confianza
que es el procedimiento de la serenidad.
Con escribirlo aquí lo obtienes y se te informa
gesticulan en número intermedias ventanas
las solucionadoras briznas estructuradas
resuelven y se acercan a las capacidades.

De métrica compleja y elevada en la cita
de la aleta robusta limítrofe a la villa
altamente pensada entre la generadora
triangular y ampliada de ese aspecto tropical,
tan próximo al límite que una noche inventada
entre capas doradas se retrasa al contacto
de esa mesa pequeña por solo tres ducados
desterrada y más negra que una malla sin técnica.

José Pómez
http://pomez.net


Estandarte de un verso.

11.01.18 | 00:01. Archivado en En ti

Estandarte de un verso.

Su inquebrantable inercia no reprocha ni exige
lo permite el derecho con eficacia intacta
vertebrados perfectos precisando en los ángulos
los versos y su esencia en travesía de estrofa.

El relieve convierte lo más vivido en vida
contra la esparraguera de las mentiras huecas
y a favor de esas gotas de agua que nos enseñan
el futuro y belleza que asegura tu pecho.

La impuntualidad une las ondas de un estanque
como un canto sonando atrapa las emociones
y finaliza cuando crece como las flores
agrandando los sueños que giran y resurgen.

José Pómez
http://pomez.net


Y es que ella es una santa.

10.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

Otro poema inédito.

Sobre la desconfianza
muda clara y amarga
que verifica estela
orientable en el tiempo
del material medido
descrito y numerado
que convierte en penumbra
toda trenza inductora.

Cuando ella intenta influir
limando los inventos
y lo consigue rápido
como ella es hierro dulce
no calumnia jamás
ama escrito al derecho
y al armazón de roble
conjuntado en su pecho.

La boreal sensata
sigue escribiendo a diario
me despliega sus brazos
para prender las llaves
que por ser tan prudente
ha pagado dos veces
como si fuesen nuevas
y es que ella es una santa.

José Pómez
http://pomez.net


Irrefutable

09.01.18 | 00:01. Archivado en En ti

Irrefutable
sobre el viento más suave
de los encierros

José Pómez
http://pomez.net


Próximo al mediodía

06.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

Próximo al mediodía
y prestado de ti
el sol y la alegría
y por incluirme a mí.
Sí, puede ser así
si fuese una persona
en vez de un micro chip
que en todo desmorona.
Guardaría lo oculto
el pensamiento tuyo
enamorado y culto
como si fuese suyo.
La primera persona
poblada en el sendero
que lleva a la casona
de al lado del estero.

Bondadosas madrinas
batallas de maneras
reales con esquinas
libres y verdaderas.
Rápidas del esfuerzo
y como de otro mundo
apenas sin almuerzo
del primero al segundo.
Cuando se modifica
un suburbio enojado
eterno que se implica
en el acuario hablado.
Con uniones posibles
y con sus consecuencias
que te hacen invisible
de reojo en secuencias.

Ese ruido estridente
dúctil como encerrado
en un gran recipiente
merecido y dorado.
Maneja la tristeza
con la coraza de hierro
para evitar flaqueza
de mi aurora en encierro.

José Pómez
http://pomez.net


El tiempo ya no pasa ya no tiene donde ir

05.01.18 | 00:02. Archivado en En ti

El tiempo ya no pasa ya no tiene donde ir
si lo pienso está claro más juntos imposible
quedó junto a la espera del día y de la noche
ya no es un solo sueño que es un alma el dibujo
que suena y que palpita para siempre a la vez
desconocido en todo del acompañamiento
parlante y oloroso que aletea y no vuela
solo quiere acercarse para impregnar el aire
del afecto sincero y esquinado en la ronda
al sentimiento libre del embeleso quieto
que acaricia unos versos y se funden de nuevo
entre tantos escritos de paisajes dorados
contando tus miradas que repueblan mi vida
aquí junto a ti estoy llegué y no me marcharé
que con el frío amargo no me verás jamás
ni incendiando el espejo bajo la mariposa
ladeada y humilde de colores de nube
de melodía y beso que entona y que sí envuelve
como lo hace tu piel estremecida entre rosas
enredadas en mis manos sin pausa y sin red.

Obviaré aquí el arco suspendido por su tanza
que fabrica escaleras para acercarme a ti.

José Pómez
http://pomez.net


Columna extrema

03.01.18 | 00:05. Archivado en En ti

Columna extrema anclada en la alegría,

no es necesario que tú me lo digas,

sé que aún me quieres con mis versos tuyos,

y no te precipites en ladera,

de la soledad ronca no indicada.

Ni entre los dedos más aventurados,

que delimitan sombras entre manchas,

la certidumbre aclara tu presencia,

completando la fuga del espanto,

repescando las cosas figuradas,

en el planazo del arte y poema,

bajo el Sol mis pinceles y mis versos,

y bajo tus pies mis manos unidas.

José Pómez

Http://Pomez.net


Adolece de forma de madera y de ser

03.01.18 | 00:01. Archivado en En ti

Adolece de forma de madera y de ser
con su ayuda será posible cumplirlo todo
entre vicisitudes de pereza despierta
con el paso del tiempo lo podré desterrar
y tú también podrás hacerlo olvidarte de ese
envolvente sonido que incumple y que no ayuda.

A nadie que esté frente a las cuerdas que designan
los gastos silenciados componen las acciones
con práctica y más práctica se encuentra en la arena
semilla de palmera que se eleva gritando
con ese hilo y con tu alma mirando hacia adelante
como estabas arriba retumbaban limones.

En la ventana estaban formando una cuadrícula
y una vez más a tiempo y por todo agradecido
la anécdota terrible de los dulces dolores
produce terremotos los destaca y resuena
paciencia comprensiva la obra difinitiva
con una gran cereza finita y oportuna.

Solitaria sonora de las grandes tareas
ceder lo decidido junto a la libertad
es una alegría enorme que aprendí y enseño
desde que existe la vida decidiendo oriente
francamente en cualquier instante puede cambiar
una secuencia nueva en segundos iniciales.

José Pómez
http://pomez.net


Jueves, 19 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031