Poemas

Siguiendo con lo nuestro y antes de que salgas

21.11.17 | 00:02. Archivado en En ti

Siguiendo con lo nuestro y antes de que salgas
sin mirar y pensando en que quizás es posible
con elevar los brazos alcanzar la igualdad,
si no completa al menos similar en algunas
pulcras constelaciones que alegran el semblante.
Siguiendo con lo nuestro y antes de que salgas
tal vez el lugar entra invulnerable en los marcos
serenos y seguros realmente despiertos,
y como cuando brota esa palabra esperada
desbordante de ayuda y donde digo preciosa.
Siguiendo con lo nuestro entre ilusión tangible
y el efecto sonoro del cariño admitido,
de aquel clima que posa a la vez en esas ramas
dos millones de pájaros que cantan al unísono,
el canto de los nidos y el canto de las nieves.
Siguiendo con lo nuestro no es del que lo lee
sino del que lo adopta y lo eleva hasta al presente
bondadoso del miedo con alguien que genera
desbordante alumbrado, la caricia sutil,
la única salvación y, libertad verdadera.

José Pómez
http://pomez.net


Inventado de nuevo en invisible asistencia.

20.11.17 | 00:02. Archivado en En ti

Inventado de nuevo en invisible asistencia.

Tal vez el lugar entra invulnerable en los marcos
serenos y seguros realmente despierto,
y en los campos oblicuos de los contrariados
deseos aferrados en profundas raíces,
algunas reflejadas y otras poderosísimas.
Tal vez precede el trato admitido felizmente
cuando regresa aporte y resplandor que se extiende,
y reconsiderado se imagina un extremo
necesitado eterno en el sonoro y tangible.
Tal vez imaginabas una palabra corta
más suave y sin la fuerza importante de la vida.

José Pómez
http://pomez.net


La pena.

18.11.17 | 00:02. Archivado en En ti

La pena.

Es de un susurro elegante
atenta y multiplicada
tiene un sí en su lema y lo ama
y él no la comprende nunca.

José Pómez
http://pomez.net


Tiburtina.

17.11.17 | 00:02. Archivado en En ti

Tiburtina.
Desplumada por el asa
después de la cera fría
dejó aquí lo que tenía
por fin la fiera descansa.
Ya no romperá más nada
su maldad ha caducado
en vagones de calado
y en la punta de la espada.
Y así de mala manera
se desprende del arbusto
del desierto y del disgusto
la pérfida cantarera.
Una planta que sobraba
la codicia de avarientos
en el centro de los vientos
de un velador que velaba.
No se merece los versos
de hecho aquí ni se nombraron
cuando se desdibujaron
abrazos risas y besos.
Así quede diminuta
para siempre esa felina
por terrible y por alpina
la grandísima minuta.

José Pómez
http://pomez.net


Destacados instantes con lumínica adversa.

16.11.17 | 00:02. Archivado en En ti

Destacados instantes con lumínica adversa.

Si se unifica el marco se deforma el cuadrado
se alarga por sus vértices garantía colgante,
sin remedio en el trato se convierte en un rombo
el código inactivo de la pradera en venta.
De una complejidad nueva y casi infinita
son problemas resueltos desproporcionalmente,
la oportunidad justa de la estela de perlas
de ayer ya no está aquí finaliza en los grillos.
Y reduce al extremo la paciencia ganada.

Junto a la tradición lucha la geografía
aleccionada en viento con impulso recíproco,
protegido en el lago no aceptan compromiso
ni duradera alianza y se sienten reducidos.
No saben del honor que prospera en el pecho
terminan al principio de la oportunidad,
y no responden nunca al efecto más profundo
de intención aceptada que la escena proyecta.
Así no se discute no fortalece el alma.

José Pómez
http://pomez.net


¡No hay destino en una escoba,

15.11.17 | 00:02. Archivado en En ti

¡No hay destino en una escoba,
si te encanta los cristales,
los tejidos y las rimas,
acompañadas o a solas!
Desvelados en la orilla
levantamos las galletas
a los topes fulgurantes
orientados hacia el norte.
El medio desasistido
en difusos tubulares
reconociendo las metas
y enlazando las palabras.
Con algo más que una luz
asistimos a la música
del aire del cual vivimos
con el principio de todo.
Y en la enseñanza aplicada
menuda pero no acaba
y es como un río arañado
que siempre llega y no pasa.
Es la esfera imprescindible
de caricia y sentimiento
donde el amor no se nubla
contra la gata dorada.
Totalmente incomprendidas
allí de agua solitaria
van enmendadas y abiertas
la esperanza y las tres rosas.

José Pómez
http://pomez.net


En el día templado.

14.11.17 | 00:02. Archivado en En ti

En el día templado.
Parece pero no lo es probablemente nunca
lo será en melodía de organizada lista
para las nuevas pausas añadidas al aire
y asintiendo al completo perdido y levantado.
Atrasa en lo más grande de anhelo y mientras tanto
la luz fría adelanta las comillas que luchan
a favor del melódico comportamiento aro
de las consecuencias de los rebotes remotos.
Al superpuesto contrario de algo del pasado
en ampliaciones de las consabidas y alegres,
al predecir motivos tan evolucionados
en la mitad exacta de la cornisa implica
detallado destello de los experimentos,
bajo el dubitativo sistema limitado
con posibilidades de cumbre elemental
del ejemplo encendido inesperado y preciso.

José Pómez
http://pomez.net


Las idas y venidas sostenidas al tiempo

13.11.17 | 01:59. Archivado en En ti

Las idas y venidas sostenidas al tiempo
de la pérdida rápida con sectores cerrados,
hundidos al reflejo de alguna perezosa
certeza acalorada tan impregnada de hielo.

Dominante matiz claro de los aumentos
suponiendo una capa de equipaje anulada,
que al final de la última se forja y lo contiene
perfectamente hablado en la exigencia desnuda.

Maravillosa y dulce en modificado aporte
el accidente de hielo que eleva corazones,
como sumas del manto y deja junto a la orilla
extendido en la lista resumen de alegría.

Es lo que no me dicen las acciones precisas
fabricando momentos desairados en manos,
de estrechitos lugares como el que parte el vidrio
sin esas herramientas en corrientes de piedra.

@josepomez
http://pomez.net


El puente del sol

11.11.17 | 00:01. Archivado en En ti

El puente del sol
madura a los mozos,
los hace crecer
así de repente;
la ropa ajustada
se queda pequeña
ante el promontorio,
inarticulado
de los desconciertos
sueltos y sin orden.

Queda al descubierto
mecánica impar,
desde atardeceres
hasta el resoplido;
que relanza el gong
al cristal curvado
que sostiene al hombre,
para echar en falta
invento y paraje
y zorro en su valle.

José Pómez
htto://pomez.net


Tan perdidas y lanzadas en el tiempo las jornadas

08.11.17 | 00:08. Archivado en En ti

Tan perdidas y lanzadas en el tiempo las jornadas
no sé si ya se ha cubierto con nieve todo el desierto
y si es la única fuente la fabricada sin patente
si una parte lo averigua y otra parte lo atestigua
qué casualidad más linda por inexistente en la onda
no se suelen ver a solas revendedores de violas
la desconchada y barata por dos monedas de plata.

Con otra forma de vencer de lo que no pudo ser
giro desusado y lento descontrolado y atento
similar a un halago sin ser Bizancio ni Cartago
semanario de octavilla y observando el telesilla
de algunos artificiales persiguiendo iniciales
donde esas averiguaciones conducen a elecciones
remendadora de escena con desbandada en cadena.

José Pómez
http://pomez.net


Cada vez que tú puedas aunque te encuentres lejos

07.11.17 | 00:08. Archivado en En ti

Cada vez que tú puedas aunque te encuentres lejos
y en medio de la nada alta escúchate a ti mismo
por qué seguirlo todo si el recinto no es curvo
y un trozo significa lo nuevo y revelado.
En lo impulsado es libre la voz y el objetivo
que todos necesitan en rayo y en ventana
con la beneficiosa reflexión de afonía.

José Pómez
http://pomez.net


El trabajo de soja.

04.11.17 | 00:08. Archivado en En ti

El trabajo de soja.
Cuando una criaturita tal como esta
contempla las cometas desde el margen
en esta primavera de Noviembre
sin duda singular es mucho el rojo
--en los atardeceres-- el color
del amor, la afición fotografiada
más fácilmente y buena entre los pinos,
realmente agradable desde instante
que vuela en una noche productiva,
como una rebanada de pan blanco,
el hito del momento más hermoso
e increíble de hogar y de arboleda,
el piano y la belleza con el ala
se quedaron sembrados para siempre
como la vestimenta de las costas,
la mesa de madera diseñada
en el encuentro blanco de los lagos
congelado con hielo imaginario
de color negro bajo los frondosos
derechos reservados de los marcos.

Y codos de teclado vigilante
se reúnen con el viento y así abren
las formas decisivas conjuntadas
de los sueños comunes asombrosos,
y es muy bueno tenerlos, pero digo:
que es mejor tener la propia madera
seca y que pulse público concierto,
el pianista me gusta mucho en todo
porque tiene alma abierta y accesible,
ladran sus teclas vivas esperanzas.

José Pómez
http://pomez.net


Naturales

03.11.17 | 00:08. Archivado en En ti

Naturales

No conviene el violento obstáculo destrenzado
del pasado farándula y habilidad redonda
con escabrosos suelos cuando se jacta en toda
debilidad o prueba desvirtuada que aleja,
elogio accidentado abundante en los dispuestos
socavones dispares alrededor del foco,
cercano y desmedido en las zonas que se extienden
junto al perfume y fuga de la medida rasa.
Líder en la soberbia complicada en disputa
embuste y sinsentido y quedando confirmado:
un brazo es un volcán desmotivado al máximo
una manija breve no le faltará nunca,
conquistan los abrazos impropios al principio
fundamental y no abundante de la alegría,
el utensilio propio de los más necesarios
el verso limpio impone el agua y el mediodía.

José Pómez
http://pomez.net


Mi pensamiento está contigo

02.11.17 | 00:08. Archivado en En ti

Mi pensamiento está contigo
los versos que te escribo no,
que solos se escribieron todos;
y ya estaban en ti mucho antes
de los astros unidos sobre
la nube cristalina espejo,
del arte primerizo en clave,
del mañana acertado y cómplice
con obras de las manos cuerdas.
La imagen que aventura el arco,
en el conjunto apoyo estriba,
el agradecimiento estela
de girasol prensado intacto,
la intemperie sedienta hondura
inmediata montaña impuesta,
ardua y trabajadora de isla
senda de creadores de éxito,
argumento empleado aumenta
con la mejor acción y cálida
de las imperfecciones puras,
con unos nubarrones claros
que insinúan reflejo humano.

José Pómez
http://pomez.net


De una noche para otra.

01.11.17 | 00:08. Archivado en En ti

De una noche para otra.
Para la dulce Mirna más allá de lo blanco
del pastel afrutado o esa galleta anclada,
obsequiada en setenta decoraciones nuevas
justamente en el sur tan deslocalizado
míralo desde ahí.
Si los individuales cerros no funcionaban
sin los plenos bolsillos del reducido acierto,
gozaban lo esencial una parte expandida
del bienestar asunto sin nada de importancia;
y mejor para todos.
Próspero unificado que aclimata el sentido
y compromete el ánimo activando criterio,
basado entre lo cierto y las vivencias intactas
con esos minerales de la contigua fila:
ribeteaba de oro.
Dispersando los vientos sobre las nubes secas
prendidas en las huellas de las olas compuestas,
con todos sus avíos hendidas y cercanas
a la tierra de brisa que lleva la simiente,
a escalada hilarante.
Lucen las mezcolanzas en tus risas sonoras
en brillo de tus ojos en conjunto de rosa,
en el aire a tu lado y en perpendicular
de tu sombra descrita por tu alma y aventada,
desde la raíz viva.

José Pómez
http://pomez.net


Martes, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930