Poemas

¡Viva el escarabajo!

29.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

¡Viva el escarabajo!
Se encuentra con el cielo
desde la madurez
con verdad envidiable
y reposicionado
acostumbra el estambre
a las claras del día
comparar el paisaje
con cualquier otra cosa
fantástica en la tierra
la alegría del alma.

Tan costoso y creíble
localiza y describe
que en las flores tenemos
una escasez eléctrica
donde no se conoce
la floración azul
y como él te lo pide
te aconsejo que vengas:
Al inocente. Porque
para vivir amando
hay algunos lugares.

José Pómez
http://pomez.net


Sí, mi España es Cataluña

27.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Sí, mi España es Cataluña
esta verdad no se empaña
sí Cataluña es España.
Nadie al desencuentro empuña
chirrido en pizarra de uña,
trombón y coro sutil
que él para ti es el candil.
¡Déjate de tonterías!
Y quizá así idearías
un musical infantil.
Mucho más satisfactorio,
mucho más satisfactorio.

José Pómez
http://pomez.net


Un fuerte entendimiento os reúne los peldaños

25.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Un fuerte entendimiento os reúne los peldaños
de una entrada tardía con tranquillos mostaza,
la alborada es el canto en el que viven tus versos,
y un relato que acude al sorbo de libaciones,
un presupuesto presto de todas las tendencias,
la alborada es un claro sin vía en el secano,
un cilindro que mece en el lago intransitable.

Una cuna que eleva al instante bellos días,
una gracia alentada donde esperan los tiempos,
la alborada es un pacto justo antes de la guerra:
los equilibrios pares que amanecen por libre,
un gozne de esperanza que revive en la luz,
y un sentimiento surca tu alma en el ruido agudo,
la alborada es promesa exacta segura y pura.

José Pómez


Este es de los momentos facilones

23.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Este es de los momentos facilones
el más fácil de todos los momentos.

Puedes entender lo relacionado
todo pero tú no estás cree en medio.

Ni de todo ni en nada en el poema
te lo demuestro la noche serena.

La noche de la atmósfera clarísima
y la quietud fluyente de los tránsitos.

Un barrido de luz no identifica
la marca ni el modelo de esos autos.

Y aquí está claro tu cabeza apoya
sobre su hombro parezco yo y no soy.

Sólo se mueve la sombra que cambia
y sigues insistiendo saltas fuera.

Vas descalza y caminas sobre la hierva
das tres pasos y te sientas con gracia.

En el capó aquí ya te identificas
que no eres tú la que está deshojando.

La margarita inmóvil cuando arrancas
uno a uno sus pétalos que sí.

Tienen movimiento como llevados
por viento inexistente en los apodos.

Porque todos los vientos se enredaron
entre ese tu cabello y los manojos.

De flecos de tu falda que se mueven
al compás de tus risas explosivas.

Vamos al interior la plenitud
de la piña y de la rosa encontrada.

Y del lápiz sonoro que divide
el diafragma anclado sobre la ventana.

Pero hay y existe el movimiento
va desde el temblor nervioso de llama.

Al parpadeo oblicuo del reflejo
y de los ríos rápidos al sur.

Ah aletean unas hojas verdes
tocan al cristal los viejos amigos.

Lo central en penumbra la belleza
se proyecta en difusa cajonera.

De dos ruecas perfectas que se mueven
también lo hacen sus sombras encaladas.

Y el giro repetido de la espuma
la mano intermitente que lo escribe.

Y el vaivén intacto del porcentaje
lo demás es la mesa repulida.

Las lentes de sol y la bandolera
mas el móvil inmóvil de las perlas.

El resto es la bajada discontinua
la ciudad de lo nuevo reparado.

Donde se ven los aires deseados
haciendo curva y cortando espirales.

Oh lo vetusto desde la elegancia
flameante de un zigzag hasta la luna.

Cocodrila apostada en los remaches
pendular transparente y circular.

Entre la ojiva roja encadenada
y un apoyo adornado de tacón.

Paso de largo las ondulaciones
del banco y la torpeza de las ramas.

Y reparo en helechos vigorosos
consentidos golpean las dos ruedas.

Y por si no te queda todavía
claro ni guillerminamente escrito.

Diré que el chocolate derretido
se vierte sin descanso sobre el molde.

Al final hay un tope en una fuente
posiblemente Otoño y ni los árboles.

Ni las ramas ni las hojas se mueven
solo el agua el agua y los pajarillos.

Congregados sin orden simplemente
que surcan el lugar por su frescor.

Se posan con sus alas pequeñitas
en las alas abiertas de ángel bueno.

José Pómez
http://pomez.net


Son diecisiete las rémoras

22.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Son diecisiete las rémoras
se aprecia un peso doblado
son diecisiete las rémoras
en un cerco despoblado
donde el tránsito se inicia
prende su pliego y dormita
con invisible caricia
de espirales que lo habita.

Cada día más cercada
la plaza de la cereza
sin escala ajardinada
no afianza con la destreza
donde quedan maravillas
estaremos encantados
de dejar las alfombrillas
de los cielos ideados.

Simple y desnuda batuta
al comienzo de enseñanza
nunca una duda absoluta
contactó con la esperanza
ni supo de sus totales
que algo de empeño desnombra
los conjuntos abisales
repentinos que los nombra.

Bien medido como el metro
de encantos ninguneados
y sobre unos tres mil metros
quedaron todos sembrados
y el bronce más aparente
con la firmeza precisa
de asfalto algo transparente
supo ver fuga en la frisa.

Porque persiste en la junta
la charla necesitada
se curva en toda pregunta
quedando en nada y cercada
de esta manera lo espigo
ya acompasadas al viento
que estoy viviendo contigo
mi inestimable sarmiento.

Con encuentro que retrasa
y trabajando en tu zona
decido volver a casa
para abrazarte en persona
desde la ciudad del mundo
más ocurrente de todas
del disparate rotundo
y donde nacen las modas.

La hermosura del tamiz
la vaporosa e ingenua
que se presta tan feliz
vuelve a ser la más ingenua
cuando comienza termina
y contenta al desperfecto
mi torpeza ni imagina
ni toca ni siente afecto.

Es el fin del infortunio
superado es evidente
al cerco escrito de Junio
caminando alegremente
y si no los hay invéntalos
hoy después de algunos años
que en los senderos de pétalos
están intactos los sueños.

José Pómez
http://pomez.net


Parte de la lealtad y el mismísimo vientre

21.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Parte de la lealtad y el mismísimo vientre
el tesón y la fuerza reforzada en las torres
qué recuerdo pesado no inclina la balanza
qué pasaje combado suspira por tus pasos
prolongándose acacia y risueño desde siempre.

A más tardar ni aspecto ni orilla de los nombres
sino el lápiz friolero anticipando al invierno
--donde la balda forma la corriente del lirio--
el aire de las tardes que siempre afloja el agua
y así lo miento vivo y tan habituado al clima.

Gastaba los luceros flacos entremezclados
el pobre y aún más pobre de los jamás pobre
aventurado en pausa desde una vocal de hielo
otra vez al delfín de la forma certera
yo balanceo en tus ojos captura del tiempo.

José Pómez
http://pomez.net


Ventana al sótano

20.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Ventana al sótano
ladra un perro en la noche
algo ha de haber

José Pómez
http://pomez.net


La hoja resuelve

19.05.17 | 00:03. Archivado en En ti

La hoja resuelve
una tarde parlante
de madrugada

José Pómez
http://pomez.net


Sin domesticar fueron sombra y hasta penumbra

18.05.17 | 00:03. Archivado en En ti

Sin domesticar fueron sombra y hasta penumbra
fueron a la maleza con tres sillas pesadas
y en ellas lideraron pequeñas añoranzas
de las fiestas silvestres naturalmente heladas
con bellas mariposas se acomoda la carta
agreste del paisaje asolado so entusiasmo
batiendo ya de nuevo el bizcocho de naranja
se produce ilusión desenfrenada en baile.

José Pómez
http://pomez.net


Cuando haya asimilado con toda tu belleza

16.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Cuando haya asimilado con toda tu belleza
alegre y concretado con el noble escribano
de los dulces recuerdos quizá pueda nombrarte
la muestra exagerada del anuncio sorpresa.

Citar y situarte sobre aquel ausente estrado
de la idea objetiva y fatal reaccionada
al sensato desprecio de la burla y al miedo
desterrado del sabio el despiste enamorado.

Un mal chiste contado con el arte preciso
reúne y no separa sonrisas y esperanzas
y así desde la orilla se escriben estos versos
vuelven las rimas al agua y crece el compromiso.

Y aún quedará otro caso. Mira Enrique y Ricardo
en medio de vosotros os observa Camino
con balón en sus manos esperando el destino
que acaso ella prefiera la utopía y su Paz.

José Pómez
http://pomez.net


Me encanta y me recuerda hasta en la música

15.05.17 | 00:03. Archivado en En ti

Me encanta y me recuerda hasta en la música
otro sector helado entre dos fuegos
internacionalmente complicado
recomiendo igualmente sin reservas
asesora de los vientos en verso.

José Pómez
http://pomez.net


Todas las horas llevan hasta aurora.

14.05.17 | 00:21. Archivado en En ti

Todas las horas llevan hasta aurora.

Todas las horas llevan hasta aurora
donde existe un frenazo desalado
el ancho de la vía miniatura
predetermina estilo aventajado.

Cuando los topes pliegan horizonte
porque existe un momento de pasado
a las veintiuna de la noche justa
diecisiete minutos son exactos.

A favor de las horas de los árboles
más dulces que la miel parapetada
tuerce desesperada al salto esquivo
¡y eres reloj de arena en mi escritorio!

José Pómez


Paraíso propuestas victoriosas.

13.05.17 | 00:03. Archivado en En ti

Paraíso propuestas victoriosas.

Sentir en lo que siento lo que sientes
sin imaginar nada o recordarlo,
ni más triste ni más alegre atado
entre ese pensamiento liberado,
del fabricante atento al colorido
transeúnte de tarde imaginada,
porque acercando a tu sombra unas letras
de sabores aumentan al instante.

Aquí viene la estrofa de los sueños
soñar quieres y sueñas cuanto quieres,
e impides en los sueños lo que sueñas
y quieres aplaudido sinsentido,
sí contigo está la cala embriagante
parlanchina adornada del contorno,
y el contador sensato de los ritmos
valorando mirada y los silencios.

José Pómez
http://pomez.net


Los dos limones gordos y la rosa butano.

11.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Los dos limones gordos y la rosa butano.

Un verso que no importa
enlaza con las nubes
se moja y no es seguro
directamente advierte
de su poca importancia.
No es muy interesante
para las secas hojas
ni para los humanos
señalados en modo
primerizo de espacio.
En el caso contrario
y tan pronto se inician
al fondo que funciona
prospecciones y plazos
para unir lo no incluido.
Cómo no utilizarlo
en los aciertos nuevos
o demostrando el límite
solapado y hermoso
del almanaque en blanco.

José Pómez
http://pomez.net


Circunstancias de hielo las reflejadas

10.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Circunstancias de hielo las reflejadas
sobre la única musa de hueso y carne
la espera nunca acaba se completa
cuando se complementa en esperanza
con esa humilde chica lastimada
en el lago de los pequeños cambios.

José Pómez
http://pomez.net


Leve en la arena

09.05.17 | 00:10. Archivado en En ti

Leve en la arena
primavera excelente
senda pintada

José Pómez
http://pomez.net


El pasaje infinito de la dificultad.

06.05.17 | 00:02. Archivado en En ti

El pasaje infinito de la dificultad.

Tu vida iluminada y con los sueños cumplidos
todos vinieron, nadie faltó a la invitación,
a pesar de las penas y el pasaje infinito
de la dificultad, que va enfriando los diálogos,
a lo largo de todos los días destejidos,
ya se acabó la espera y, mece tu cara alada
una sonrisa plena; dibujada y perfecta.

Encantadora y frágil fortaleza sensible
de cajones sin fondo, donde existen los sueños,
enamorados bordan y encuentran en aquella
pasión la poesía más bella que se expone;
encontrando coraje y el corazón de entonces,
tu alentador presente llega y aquí lo puse
para escribir tu historia así porque comienza hoy.

José Pómez
http://pomez.net


De exquisiteces prólogo de tipo al reclamo

04.05.17 | 00:02. Archivado en En ti

De exquisiteces prólogo de tipo al reclamo
novatos veteranos inician desde ahora
una demostración en vivo de filigrana,
próxima a los registros si se universaliza
produce el error que capacita toda entrega
y bajo la audiencia se vincula entre la ayuda,
que una mirada cerca produce y recupera
el sentido animado y destaca el compromiso
en caso de acción ¡cómo mejora y corrige!
los planes ocurrentes son conscientes que acaban
de empezar más comunes en todos y habituales
aptos a la salida y capaces raros sobre
algún mercado nuevo de edredón volador.

José Pómez
http://pomez.net


Muchas veces ocurre entre pinceladas.

03.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Muchas veces ocurre entre pinceladas.

Mundo irremediablemente invisible
algunas olas llevan aún tu nombre
romance abandonado que en los acuerdos
imaginaba abajo y estaba arriba
Europa acristalada y desde aquella época
la calle de los besos excepcionales
atesora sonrisas y cicatrices.

José Pómez
http://pomez.net


Vemos la boca

02.05.17 | 00:01. Archivado en En ti

Vemos la boca
del incumplimiento
desalado.

El incumplimiento desalado
en sí mismo, siempre ha existido,
sin más surgió cuando surgió la primera flor de este jardín.

Ya entonce entonces perdimos los sentidos
como el trazado aprendido se pensaba,
y se decía y se escuchaba y se tocaba.

En toda plancha quedan los sabores
anulando las ciudades y las ocasiones,
ahí estaba el incumplimiento desalado.

Y hay ocasiones que ha sido de mucha ayuda
la escritura emplazada respetando el dibujo,
ya sea, en el hielo, en lo explicado o qué sé yo.

De tus avances todo es cuestión del respeto
pensar, pensar no decide, hay que decidir,
y eres tú la que decide: cómo y dónde.

Y las mismas partículas incuestionadas
ya están aprendiendo el incumplimiento desalado,
con los paneles, que el viento le manda a su lado.

Los susurros que le hace llegar sin prisas
con palabras alargadas como un sueño,
durante el día, perseguido para enseñarlo.

Como aprendiendo el incumplimiento desalado,
y durante la noche cuando el cuento está dolorido,
al peso de las pesas, está aprendiendo, este incumplimiento.

Y lo que el arte haga en el claro o en la zanja,
el vendaval aprende de acuerdo a lo establecido,
con la conducta aprendida y retrasando.

Qué intenciones tiene el pensamiento si nunca
nada pero nada te afecta para bien o para mal,
y esto es también incumplimiento desalado.

Imaginando archivos entre las costumbres
y lo que quizá tú quisiste ayer decirme
sin apenas ruidos con los sentidos importantes.

José Pómez
http://pomez.net


Puestos a pedir pido la sonrisa

01.05.17 | 00:03. Archivado en En ti

Puestos a pedir pido la sonrisa
de la señora a la puerta en la acera
sentada al lado del mercado y pide,
quizá para comer algo y a diario
y ayudar a sus hijos y sus nietos
o para saber de todas las almas.

Puestos a pedir pido en esa nada
difícil de encontrar el equilibrio
y concentrado en ella únicamente,
la ocupación bendita y amarilla
de marcar los almendros de algún modo
y distinguir amargos de los dulces.

Puestos a pedir pido sentimientos
acordonados sobre las veletas
puede que no discutan nunca más,
si resulta un lenguaje extraño o viejo
yo no pido que nadie me traduzca
quiero que todos hablen este idioma.

José Pómez
http://pomez.net


Lunes, 11 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Mayo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031