Poemas

Un hombre pregunta:

27.03.15 | 00:01. Archivado en En ti

Un hombre pregunta:

¿Dónde está Dios? se ve, o no se ve.
Si te tienen que decir dónde está Dios, Dios se marcha.
De nada vale que te diga que vive en tu garganta.
Que Dios está en las flores y en los granos,

en los pájaros y en las llagas,
En lo feo, en lo triste, en el aire, en el agua;
Dios está en el mar y a veces en el templo,
Dios está en el dolor que queda y en el viejo que pasa,
en la madre que pare y en la garrapata,
en la mujer pública y en la torre de la mezquita blanca.

Dios está en la mina y en la plaza,
es verdad que está en todas partes,
pero hay que verle, sin preguntar que dónde está,
como si fuera mineral o planta.

Quédate en silencio, mírate la cara,
el misterio de que veas y sientas,
¿No basta?

Pasa un niño cantando, tú le amas, ahí está Dios.
Le tienes en la lengua cuando cantas,
en la voz cuando blasfemas,
y cuando preguntas que donde está,
esa curiosidad es Dios,
que camina por tu sangre amarga,
en los ojos le tienes cuando ríes,
en las venas cuando amas,
ahí está Dios en ti, pero tienes que verle tú,
de nada vale quién te lo señale,
quién te diga que está en la ermita, de nada,
has de sentirlo tú, trepando, arañando,
limpiando las paredes de tu casa.

De nada vale que te diga que está en las manos

de todo el que trabaja, que se va de las manos

del guerrero, aunque éste comulgue y practique

cualquier religión, dogma o rama.

Huye de las manos del que reza y no ama,
del que va a misa y no enciende a los pobres
velas de esperanza; suele estar en el suburbio
a altas horas de la madrugada,
en el hospital y en la casa enrejada.

Dios está en eso tan sin nombre que te sucede
cuando algo te encanta; pero de nada vale
que te diga que Dios está en cada ser que pasa.

Si te angustia ese hombre que se compra alpargatas,
si te inquieta la vida del que sube y no baja,
si te olvidas de ti y de aquellos, y te empeñas en nada,
si porque una angustia se te enquista en la entraña,
si amaneces un día silbando a la mañana
y si sonríes a todos, y a todos das las gracias,
Dios está en ti, debajo mismo de tu corbata.


Lo normal se presenta agazapado

26.03.15 | 00:03. Archivado en En ti

Lo normal se presenta agazapado
por necesario por ausente el texto
del equilibrio que plantea el trato
rechazado con la fragancia escrita.

Cuando lucía la yema esperada
de la benevolencia unificada,
y barría las hojas de los labios
del menester sembrado y combocado.

El serrucho del método lo inunda
y como un documento es resguardado,
flexible en el subtítulo coherente
de la propuesta que no acaba nunca.

Lo zamarrea el canto florecido
de la mujer helada por las sombras
de las fuentes en llamas menuditas
en las dulces heridas de mar y ola.

Puedo asegurar que todo eucalipto,
perdón, perdón, perdón, ¡los eucaliptos
no! los laureles, --todos los laureles--
son árboles y es cierto, lo aseguro.

José Pómez
http://pomez.net


Urge sentimientos

24.03.15 | 00:01. Archivado en En ti

Urge sentimientos
en las herramientas
toca la emoción
similar al oro
en tu yo madrugo
y con tu esperanza
fijo las bisagras
e ilumino el techo
en cuanto te leo.

Y si articulamos
en nuestras preguntas
un cambio en la vida
toca muy temprano
aferrar costura
y encausar el viento
brevísimo y seco
que gracias a ti
te pienso y te creo.

La negra y la blanca
en el paraíso
convive a su lado
la sola palabra
del diminutivo
porque lo alumbraron
y al fin en el río
lleva una paloma
posada en su cola.

José Pómez
http://pomez.net


Pliega y repliega ese cascabelillo.

23.03.15 | 00:01. Archivado en En ti

Pliega y repliega ese cascabelillo.

Halla la diferencia que define
toda utilización que no responde
entre caseta aguda suficiente
y regularidad de rombo verde.

Si es bueno, te imagino anteriormente
al término pegada en su conjunto
supongo obra informada entre las sombras
de las luces del alma y su frecuencia.

La lluvia es lo primero en la montaña,
luego vienen los ríos y raíces,
y bosques anegados de manteles
que buscan plataforma que hay en ti.

Trato de conseguirte un urogallo,
ya que sólo unos pocos te hacen esto
no parece ser un problema serio,
supongo que voy a esperar un tiempo.

Un remiendo de invierno en primavera
a buen ritmo concluye con cariño
y al intento imposible involucrado
entre el tiempo y la rosa intercambiable.

José Pómez
http://pomez.net


Se ponen así para no verse jamás.

20.03.15 | 00:03. Archivado en En ti

Se ponen así para no verse jamás.
Sí, el amor lo es todo y una parte es la vida
que pone los colores más desmesurados.
¿Quién puede decir he leído un buen poema?
Sin desviarse rápidamente alrededor
de las acciones simples y recomendadas,
y hasta en lo cotidiano vadear montones
de intereses mundanos por considerarlos
lomas de estopa y barro escenas transformadas
en lodo que recubre al impoluto albero.
¿Por qué se evitan los libros cuando se llenan
con bellos poemas de hiedra surcando el agua
si lo natural de la vida es el amor?

Todo el mundo en la tierra siempre participa
secos y fríos y probablemente escritos
sin un verso menudo y esclavo presente
alrededor de los rechazos que se impulsan
con esencias giradas en el panorama
urdido y misterioso el trabajo escondido
en la prueba del nueve que no encuentra nadie
por puro y simple trato ademán disponible
sutil exagerado y falso y metafórico.
Quizá son rechazados porque no son fáciles
o algo mucho mejor para mí que te escribo
que los que yo te escribo son versos muy malos
más incluso que las miserias de las que hablo.

José Pómez
http://pomez.net


Del rumor natural la melodía

19.03.15 | 00:02. Archivado en En ti

Del rumor natural la melodía
que faculta el precepto enamorado
y confiado vuelve donde servía
triple aguda empañada de inclinado,
y lo más conveniente en instrumento
retumbante inspirado desde el bien
de una estabilidad araña al viento
trámite sin empleo junto a sien.

Serio cabezalero marcha y porta
todo un kilo de asuntos conjugados
de lo que de verdad sí nos importa
triple aguda empañada de inclinado
de alto y sonora en la junta esforzadas
esperanzas atadas cuasi exponen
la fidelidad en cuesta importada
son las yemas que faltan en razones.

Esperando de nuevo el nombramiento
circulitos cobardes de runrunes
de una estabilidad araña al viento
paralizado desde los comunes
pretextos de claveles afirmados,
giran y se detienen con la oferta
en la capacidad de los humanos
viajando en torre estrecha la más cierta.

José Pómez
http://pomez.net


El deterioro de los cocodrilos

18.03.15 | 00:13. Archivado en En ti

El deterioro de los cocodrilos
en el techo del tiempo es pensamiento
dúctil y una influencia del objetivo
entre los pobladores que lo otorgan.

Delante de ti yo te iré escribiendo
a escondidas y así será difícil
averiguar lo próximos que estamos,
suspendidos formales y tan serios.

Respeto que las sales enseñaron
a todos los que estaban aprendiendo,
a nacer marineros del encuentro
del efecto y del viento y de la entrega.

Puede volar el fondo de los viajes
desforestado el puesto de los llanos;
como esa agua en la rama participa
tu ser que late y estruja campaña.

Una nube encontrada al sol del campo
el respeto sencillo algo perdido,
en el techo del tiempo es pensamiento
que concede el proceso suspendido.

José Pómez
http://pomez.net


Tus ojos me confortan

17.03.15 | 00:17. Archivado en En ti

Tus ojos me confortan
ya no te extraño
estoy contigo siempre
muy despierto a tu lado
y florece la vida
estruendosa y silente
en la madera
en corceles del Norte
mañanas soleadas
de ayer de ahora y siempre.

Al radiante sonido
del viaje más certero
y entre la tierra seca,
el silbido dorado
marca los blancos lirios,
el rugido enmarcado
de la tranquilidad.

En la tabla escocesa
se reúnen piñones
repletos de alegría
con almas parlanchinas
y algunos anhelantes
trozos de mar
con las almas sonrientes.

De nuevo agradecido
este tonto que escribe
confortado en tus manos
como si yo viviese
aún cuando tú lees,
pagando los cumplidos
eternamente;
dondequiera te encuentre
contigo al lado
estoy despierto al fin.

José Pómez
http://pomez.net


La península de la voluntad

16.03.15 | 00:09. Archivado en En ti

La península de la voluntad
tricota un horizonte perfumado
de risas más humanas, cotidianas
aprovechando diamantes del alma
de la prosperidad; para poder
compartirlos de nuevo como alondras,
puerta con puerta con las golondrinas
de oriente regresaba el edificio.
Impregnando el mayor servicio esquivo
son caminos brillantes del prodigio
con la ayuda enhebrada inextinguible
de las flores ligeras, diligentes,
y solícitas entre los dos aros
claman y se complacen y se ocupan
de alegrías con vínculos de estrellas
con vibraciones y con la justicia.

José Pómez
http://pomez.net


Un cristal decorado y la fuente alegre

15.03.15 | 00:03. Archivado en En ti

Un cristal decorado y la fuente alegre
enfrían cercos de unos ríos sinuosos,
candelas enredadas en desmesuras,
y unos robles que surcan nuevas mañanas.

Así es como me humillo como las hojas
prometidas al suelo hundido en recuerdos
que extendidos crecieron unos instantes
y apilados de calma son tus palabras.

Apartaste muy pronto todo el racimo
del discurso apoyado en la paz velada;
cuando creo en ti desde los pies al alma
se diluyen las rimas y las bisagras.

Grandísimos veranos van rodeando
los cerrojos esclavos de la campiña
y rebasan costumbres más suavemente
que los átomos crudos y embelesados.

José Pómez
http://pomez.net


Cuando un viento salobre aburre al niño

13.03.15 | 00:03. Archivado en En ti

Cuando un viento salobre aburre al niño
trepa la parra como un gato herido,
apena sin estrellas va entre ratas,
salta sobre las tejas y culebras.
Imaginando el río con sus sapos
para la tabla y, las ranas hermosas
salvadas mezcladas en los bolsillos
con mil objetos y con las arañas
imprecisas de las malas hechuras,
va y muestra lo sencillo del salado
y de los cantos huecos y pequeños
la barbarie de flor cortada en prosa
maldita jaula de versos cerrados,
contrapeso olvidado en el tejado;
cuando llega la noche entrega y deja
la maleta cubierta de rocío.

José Pómez
http://pomez.net


Contemplo con tu ayuda

12.03.15 | 00:01. Archivado en En ti

Contemplo con tu ayuda
canales asombrados
cabaña sideral
en lazos imprecisos,
contraluz habitado
portentoso el racimo
octavo semejante
a los buenos consejos.

Y encuentro detenida
la orientación que turba
un metálico instante,
que rememora el habla,
la seca protestante
costumbre de agua y piedra
al proceso sin fin
de la abstracción atada.

José Pómez
http://pomez.net


Sábado, 28 de marzo

BUSCAR

Editado por

Los mejores videos

Síguenos

Categorías

Hemeroteca

Marzo 2015
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Sindicación