Plano picado y contrapicado

El apretón de manos. ©

03.11.18 | 03:55. Archivado en Ética

El pasado martes, 29 de octubre, se reunieron en Roma nuestra Vicepresidente, o Ministra de Presidencia, doña Carmen Calvo y el Secretario de Estado Vaticano, Mons. Pietro Parolin. Reunión de dudoso relieve oficial puesto que se ignoró la representación diplomática.

Como se ha publicado, la Ministra trató sobre el propósito del Gobierno Sánchez de exhumar los restos del antiguo Jefe del Estado, Francisco Franco, los cuales, desde su fallecimiento ocurrido hace 43 años, se custodian en la Basilica Pontificia de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Parece que los argumentos presentados por la Ministra se han enriquecido colateralmente con la posible revisión de los bienes raices que la Iglesia de España disfruta, todavía inmatriculados, en ridícula “compensación” del expolio sufrido en 1836 durante el Trienio Liberal (léase masónico) de Mendizábal.

Sobreabundar en el caso sería oneroso para mis lectores que tienen medios de investigación y saben discernir. Me limitaré, pues, a sugerir que profanar tumbas no parece honroso en ningún Gobierno.

La foto

En este post quiero detenerme en el apretón de manos del Cardenal con nuestra Ministra. Es más que un saludo.

Me sorprendió que en ABC del pasado martes, 30, apareciera en la página 5 y, pasando secciones, volviese a aparecer en la 47. “¡Caramba¡ ─ me dije ─ ¡Qué cosa más rara!” Sabido que las secciones se cierran por las tardes, o noches, y que portada y primeras páginas se dejan hasta el final, para decidir el mejor impulso de compra y a espera de las colaboraciones, me volví a la página 5 y la examiné con mayor atención. Máxime cuando el diario EL MUNDO destacaba de nuevo la fotografía, también a tamaño gigante. Por lo cual me asaltaron crípticos significados.

¿Y dónde se señala esa singularidad?

Pues en dos signos: en el apretón de manos y en la cruz tapada por el Cardenal.

─ El primero, por su la clara señal de identidad masónica: dedo pulgar del Cardenal apretando el metacarpo del dedo corazón de la Ministra.

Un documento encontrado en una logia de la Francia de Vichy descubría un plan para algún día ocupar la Sede de San Pedro “de modo que los católico creyendo que siguen al Papa nos sigan a nosotros”. (ref. Jean Lombard, 'La cara oculta de la Historia'.)

─ El segundo, tapar la cruz con la mano izquierda.

"Delicadeza" introducida ya por San Pablo VI –“para no molestar a los no creyentes”- muy usual desde que se predica que todos creemos en el mismo Dios. (ref. Discurso de San Juan Pablo II, en Casablanca.)

Mi opinión acerca del secreto.

Siempre que se habla de la masonería se abomina de su secretismo del que se suponen –con sobrada razón- confabulaciones contra la religión y las monarquías católicas. Bien es cierto que a partir del año 1940 grandes sectores de la masonería de Francia aceptaron la religión católica, (rf. Benimelli) y muchos católicos se hicieron masones, con ventaja para la secta que se infiltró en familias y organizaciones católicas. También es cierto que no todas sus obediencias muestran el ensañamiento anticristiano que late en lo alto de su estructura piramidal.

Sobre esto deberíamos hacer alguna otra observación.

¿Acaso hay un mal intrínseco en reunirse unos amigos por una coincidencia de intereses? El secreto no es malvado por sí mismo. Asociaciones de antiguos alumnos se fundan para ayudarse y obtener información en la sociedad, la industria o los negocios. Es de obligación en las reuniones de un Estado Mayor; de un Consejo de Ministros; o para la investigación de un arma, de una patente, etc. Incluso en algo tan trivial como la táctica a seguir en un partido de fútbol. En resumen, lo secreto tiene un valor instrumental que se califica por su finalidad.

Y volviendo a los saludos digamos que, aparte de los masones, también muchas otras asociaciones usan de un particular estrechado de manos; así los homosexuales e, incluso, algunos miembros del Opus Dei, por muchas razones llamado la "masonería blanca".

Conclusión:

La fotografía de la Ministra Carmen Calvo y el Cardenal Parolin es una confirmación del creciente protagonismo de la masonería en la Iglesia Católica. Si será blanca, o negra, o con los colores del arcoiris, no lo sabemos, pero bien se ve que ya se exhibe con autoridad y funciones de gobierno.


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Giuseppe Silvetti 21.11.18 | 12:09

    Los comentarios, las mentiras de Carmen Calvo al volver a España ya descalifican a esta mujer que fue en combinación a ver a un cardenal ya sea de la masonería o no, lo mismo que Parolin, cuya mano es bastante flojita. una mujer poco preparada cuando habla (mal). podían elegirlas mejor pero el material que hay para ser masón suele ser bastante flojo.,

  • Comentario por Gabriel 07.11.18 | 23:52

    Pero este Pepe, de dónde sale Ud? Cuánto tiene que aprender de la masonería todavía... Memoria histórica!!!! Ja ja ja!!!! ... desmemoriados históricos, sociales, religiosos son los que genera la sopa boba que dan los comedores de la Conferencia Episcopal.... tener que medrar entre tanto trepa se hace difícil si uno no se hace de la loggia o de la obra. Le recomiendo leer a Malachi Martin si aún piensa que lo de ahora no ha sido bien diseñado por los hijos de la viuda.
    @Natanael, sí, en el ABC sacaban ambas caras del mismo apretón en sendas fotos para mostrar a los entendidos del secreto que lo de El Valle de los Caídos ya estaba bien sentenciado por la misma obediencia...


  • Comentario por natanael 06.11.18 | 12:41

    Efectivamente aparece esta foto en que el cardenal? muestra en el apretón de manos el signo masónico, pero yo ví otra en que era al contrario (y de la que alerté en los comentarios de un periódico): era la ministra quien prevalecía con su dedo sobre el del cardenal, haciendo el signo masónico. Ahí estamos y la infiltración en la Iglesia y en otros estamentos como la política, son muy grandes .¡Tiempos difíciles! entre la masonería, los LGTB y otras fuerzas, ser hoy "normal" va a ser más que heróico y, lo peor, tenemos que tragar ruedas de molino haciendo que los "enfermos" digan cómo han de dirigirse los sanos...hasta que se enfermen como ellos.
    "pepe", la masonería sigue condenada y, si no lo fuera por la constante manipulación, para cualquier católico bien informado seguirá siendo igualmente condenable. Es sencillo no se puede pretender servir a Dios,el único verdadero en su Iglesia, la única verdadera (no la que quieren montar humanamente) y estar intentando derribarla por ...

  • Comentario por Pepe 05.11.18 | 20:25

    Resulta increíble que semejante entrada de blog tenga sitio en un medio serio y razonable como Religión Digital. Es evidente que se pueden decir más nonadas religiosas e incluso en tono pseudo jocoso, pero creíamos que el condenar la masonería se había quedado en 1950 y sobre todo en la COPE o peor aún, en Cesar Vidal y Federico Jimenez Losantos.
    Pues parece que no. Para que luego hablen de la memoria histórica.

  • Comentario por Gabriel 04.11.18 | 11:07

    Escandalosa fotografía!

    La infiltración en la estructura eclesial es una realidad de la que ellos mismos se ufanan.

    Los instigadores de la separación Iglesia-Estado, de la desintegración de la Hispanidad, de la eliminación del imperio austrohúngaro y puntillazo a la Cristiandad, de la desamortización de Mendizábal, de las persecuciones religiosas de los Cristeros o la Guerra Civil españoles, los anti-Iglesia perseguidores de Cristo disfrazados de cardenales y en los puestos de poder, dinamitan ya sin tanto secreto el edificio milenario de la Iglesia como se tenían jurado desde hace ya 3 siglos.
    No es el sigilo, reserva, confidencialidad lo que se les reprocha sino el secretismo juramentado, el saber que no se muestran a la luz. El secreto de pertenencia a una organización con fines desestabilizadores y manipuladores del bien común. No estamos hablando de unos simples asociados, son juramentados en la subversión.

Jueves, 22 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930