Plano picado y contrapicado

¿Un pecado contra la Iglesia? ©

22.05.18 | 01:00. Archivado en Religion, Mundo eclesial

El Cardenal Cañizares nos regaña desde su cátedra porque en la Declaración Fiscal del año 2017 son ya muchos los católicos que no confirman su óbolo para las obras de la Iglesia. Y nos asegura que no hacerlo es un pecado grave.

Para empezar muy pocos católicos ven que sea un pecado sino, en modo más cierto y estridente, la consecuencia de los del clero oficial, de los cambios determinantes que 'la jerarquía' impuso a la Iglesia en el último medio siglo. Comparto la alarma de Monseñor Cañizares y añado, por si diera luz, que a mi juicio el mejor medio de financiarse es a través de las parroquias. Porque ¿qué es eso de pretender ahora la colaboración del Gobierno? ¡Vaya contradicción! ¡Pero, si como 'mandato del Concilio', fueron los obispos y el Papa los que impulsaron la Libertad Religiosa, la aconfesionalidad y la separación Iglesia-Estado!

Si tras las innovaciones post-conciliares las colectas bajaron vertiginosamente, esforcémonos entonces en recuperar la religión abandonada, la que ya no siempre se encuentra siquiera en el precepto dominical, y verán que todo se regenera. Incluido el incremento de las colectas, cuya grave astenia alarmó ya, y en grado superlativo, a un Benedicto XVI recién sentado en el Solio.

Y forzados por la inapelable sentencia de los resultados, mándense al paro a los malos gestores (¿clérigos?). Todos esos, y son muchísimos, que durante décadas nos han envenenado con doctrinas comunistoides, luteranas y libertarias. ¿Un ejemplo? La parroquia de Mosén Sol, en Majadahonda, Madrid, donde su párroco de los años '90, un tal "don Julio", declaraba en sus homilías: "Nosotros predicamos el materialismo histórico". O el actual Prepósito de los jesuitas, Padre -¿?- Sousa Abascal, que ya resueltamente y sin ambages propone el marxismo como instrumento vehicular para la “Evangelización de Hispanoamérica”. O las nuevas misas, que rebajaron su expresión religiosa al nivel del sacrilegio, y sus solemnidades a concelebración de amigos, cuantos más, mejor.

Pidamos a Dios, pues se ha hecho urgente, que aquellos que miran desencantados la foto actual de la Iglesia, examinen al mismo tiempo su personal historia. Descubran si sus objetivos "de carrera" estuvieron limpios de concupiscencia. De la concupiscencia del dinero sin esfuerzo; de la ambición de ascensos a la que adaptarse; del orgullo social –vanitas vanitatis- de verse el centro del respeto y con autoridad moral sobre todos los fieles.

Y que rectifiquen decididamente y sin demora la hoja de ruta hacia el fondo del mar a que les condujo ese Concilio Vaticano II que Pablo VI, futuro beato (¿?), elevó a igual categoría que el de NICEA; y del que Benedicto XVI alertó era el anti-SYLABUS. Dos calificaciones aparentemente contradictorias que convergen en señalarnos su ignominia.

"La Iglesia es yunque que ha roto todos los martillos".

En su historia la Iglesia ya ha superado muchas edades como ésta, o peores, y siempre encontró el camino de la purga y de la purificación. A lo que infaliblemente sigue el deslumbre de la santidad del Evangelio, la trascendencia y la esperanza sobrenaturales, el culto sagrado, y el disfrute de sociedades ordenadas y felices.


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Victor 12.07.18 | 05:50

    Perdon, pero que yo sepa, nunca fue pecado grave el no contribuir con el Obolo para las Obras de la Iglesia. En mi pais se entrega una limosna todos los dias que uno concurre a la Santa Misa como colaboracion. Al respecto el Evangelio de hoy cita lo siguiente: San Mateo (10,7-15) - "Id y proclamad que el Reino de los cielos esta cerca. Curad enfermos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habeis recibido gratis, dadlo gratis. No lleveis en la faja oro, plata ni calderilla, ni tampoco alforja para el camino, no tunica de repuesto, ni sandalias..." La Iglesia de Francisco se ha apartado de la Santa Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, las llaves del Reino de los Cielos, ya no esta en Roma, han vuelto a las manos del Señor. Todo a causa del Concilio Vaticano II, que no respeto al Concilio de Nicea. No se quejen si hoy el Rebaño del Señor se ha dispersado a causa de los malos pastores y ya no quieran colaborar con ellos.

  • Comentario por Mariano Porta Lansac 19.06.18 | 15:18

    Creo que debería de haber mayor armonía entre los cristianos y reconocerse en Cristo. Aunque no, tal vez, en la práctica, aquellos a los que parece que odiais, desean el bienestar y la hermandad entre los humanos. Estarán equivocados pero no es para "expulsarles", sin autoridad alguna, de la comunión de los cristianos.



  • Comentario por natanael 23.05.18 | 11:59

    A mi parecer, de no entendido, no creo que eso llegue a pecado, no pasa de tontuna. El problema es que, si no pongo la X en la Iglesia y la pongo en "otros fines", colaboro más directamente a cosas que van contra toda moral, como el aborto, asociaciones LGTB y, en lo político, izquierda más o menos extrema y contraria a la Iglesia. Eso sí podría ser pecado. Entre dos males el menor. Lo que tampoco vale moralmente es poner la X en las dos casillas porque, repito, colaboro al mal. En cuanto a la casilla de la Iglesia no sería difícil, sino fácil, el abrir subcasillas para ver a qué quiero que se destine mi aportación, quitando un porcentaje necesario para ciertos fines (culto, sacerdotes, etc.). Hemos llegado a extremos inconcebibles hace unas décadas por la gestión de malos pastores, errados, incapaces o heréticos y, algunos, todo junto.

Lunes, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930