Editado por

Manuel PimentelManuel Pimentel

Hemeroteca
Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Buscar
Temas
Archivos
Sindicación
Blogs
Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Ricos precarios

Bernardo Pérez Andreo

Atrévete a orar

Atrévete a orar

JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO (B 2ª lect. 25.11.2018): el Amor es su Reino

Rufo González Pérez

Entrelíneas

Entrelíneas

El hogar perdido de Cristopher Robin

José de Segovia Barrón

Rumores de Ángeles

Rumores de Ángeles

El 'adiós' del secretario general del episcopado

José Manuel Vidal

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Economía excluyente

Francisco Margallo

Faustino Vilabrille

Faustino Vilabrille

Jesús el Libertador. Sexto Encuentro de Redes Cristianas en Gijón

Faustino Vilabrille Linares

El blog de Antonio Piñero

El blog de Antonio Piñero

Qué sabía Pablo de Tarso sobre Jesús de Nazaret (18-11-18) (1025)

Antonio Piñero

No más mentiras

No más mentiras

Cocinado y servido por una máquina... ¡Horrendo!

Antonio García Fuentes

Mi vocación

Mi vocación

La libertad nos atrapa

Sor Gemma Morató

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Los lunes, revista de prensa y red

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Bailando un vals en Praga

Jose Gallardo Alberni

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Pasión de Cristo, confórtame. Puntos de meditación 19-11-18

Josemari Lorenzo Amelibia

Terra Boa

Terra Boa

Víctimas de la dictadura militar argentina, a los altares… (P. Juan Carlos Rengucci PSSC)

José Ramón F. de la Cigoña

Hermosillo

Hermosillo

Fallece Héctor Beltrán Leyva "El H" y primo de El Chapo Guzmán.

Efrén Mayorga

Amistad Europea Universitaria

Amistad Europea Universitaria

María-José Peña: Inaudito diagnóstico de delitos en Cataluña como «Hechos puntuales»

Salvador García Bardón

Tras mi vidriera

Tras mi vidriera

Uso de la pederastia para denigrar

Luis Espina

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Presidenta de la Vida Religiosa en Brasil: “esperamos un Sínodo que apoye una Iglesia comprometida con los más vulnerables”

Luis Miguel Modino

Sesión Golfa

Sesión Golfa

Adiós, papá

Juan Carrasco de las Heras

Columna de humo

Columna de humo

La minusvalía de Echenique

Pedro de Hoyos

Punto de vista

Punto de vista

De Macron a Rufián

Vicente Torres



Industria cultural con fronteras

Permalink 27.12.06 @ 19:27:10. Archivado en Sobrevivir al XXI

La semana pasada nos desayunamos con la noticia de que 35 países, entre ellos España, habían ratificado en el seno de la Unesco la llamada Convención sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad Cultural.

Dicho acuerdo persigue 'preservar la cultura de la voracidad industrial y de la globalización indiscriminada' y garantizar los derechos de la propiedad intelectual de artistas y escritores, para 'sostener a quienes participan en la creatividad cultural'.

El número de firmantes supone el quórum suficiente para su efectividad. Otros países, Reino Unido entre ellos, se apuntarán a lo largo de próximo ejercicio.

Desgraciadamente, no estamos ante una buena noticia. Este acuerdo supone un triunfo para aquellos que quieren establecer medidas protectoras frente a las creaciones culturales de terceros países, argumentando, y en eso todos estaríamos de acuerdo, que la cultura no es un valor exclusivamente comercial.

La Convención reforzará el discurso político de los partidarios del proteccionismo cultural, sin crear nuevos instrumentos para el fomento de la cultura.

La mayoría de las medidas que propone no son más que una recopilación de iniciativas bien conocidas.

El acuerdo anima a las subvenciones, recomienda el uso del precio único del libro, anima a cierta generosidad fiscal para la promoción cultural, alienta el establecimiento de cuotas para la difusión musical de las lenguas propias, refuerza el papel de los países sobre su patrimonio histórico-cultural, incrementa los controles para limitar el tráfico internacional de obras de arte y, sobre todo, insta a acotar la penetración en el mercado cinematográfico propio la entrada de productos cinematográficos ajenos.

Pues así estamos. ¿Y cómo se protegerá a cada cultura frente al tsunami globalizador? Pues, básicamente, poniendo freno a la compra de productos culturales norteamericanos, que, de verdad, es de lo que se trata.

Detrás de todas esas declaraciones de hermosos principios en los que todos podríamos coincidir, se esconde el interés de limitar la exitosa implantación del cine, literatura y música procedente de Estados Unidos.

Estamos de acuerdo en que debemos incentivar a la propia cultura, faltaría más. Pero nunca prohibiendo la creatividad de terceros, o alimentando artificialmente la cultura que ofrecen los aledaños del poder.

Pensar que se puede conseguir mejorar la cultura cerrando fronteras o impidiendo ver a la población las películas que desea es un auténtico dislate, camino seguro para terminar de enterrar a las titubeantes industrias culturales de esos países que dicen convertirse en paladines de su propia cultura.

Mal camino escogéis, Sancho. Mucho más inteligente sería invertir en formación y educación de la población, en vez de prohibir y subvencionar, las dos palabras preferidas de los impenitentes proteccionistas. Francia es el principal impulsor de estas medidas proteccionistas. ¿Habría actuado de idéntica manera durante los más de cien años en los que su cultura fue el espejo en el que todos se miraban?

Sin duda alguna que no. Y por eso adopta ahora la pose propia del coloso decadente. La culpa de que ya no lean a sus autores, que no vean sus películas o que no escuchen su música es responsabilidad del malo de turno y nunca de su propio agotamiento en ideas y creatividad.

Como es natural, Estados Unidos se ha opuesto al acuerdo, acusándolo de 'proteccionismo trasnochado'. No le falta razón en su oposición, van todos contra él.

Ahora bien… ¿qué ocurriría si dentro de 20 años fuese el cine chino el que arrasara en sus pantallas y más del 85% del cine que se viese en EE UU procediera de Extremo Oriente? Sin duda alguna, correría a apuntarse al club proteccionista de la Convención, que así de mudables son las cosas de la economía y la política.

Por eso es sensato mantener principios generales. El sentido común nos dice que eso de establecer un ley seca cultural, que condene al público que quiera ver cine norteamericano a tener que adquirirlo de contrabando, es un error, que establece, además, un peligroso principio. ¿Qué ocurriría si, por ejemplo, en América Latina se establecieran prohibiciones para la importación de libros de España bajo el noble argumento de proteger a su industria cultural?

Me temo que la Convención no ayudará a la cultura general, sino que beneficiará al bolsillo particular de los que ya no son capaces de entusiasmar a nadie.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital