Editado por

Manuel PimentelManuel Pimentel

Hemeroteca
Febrero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728    
Buscar
Temas
Archivos
Sindicación
Blogs
Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Mas allá del júbilo, la nada que sofoca el aire.

Chris Gonzalez -Mora

Atrévete a orar

Atrévete a orar

Preces de los Fieles (D. 2º Cuaresma B 2ª lect. (25.02.2018): “Nada nos puede separar del Amor” (Rm 8, 39)

Rufo González Pérez

El Acento

El Acento

Cómo escribir novela romántica

Antonio Florido Lozano

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos. Enfermedades

Josemari Lorenzo Amelibia

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Fumata blanca del golpismo.

Vicente A. C. M.

No más mentiras

No más mentiras

En un mundo dominado por los parásitos

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Dios hoy

Francisco Margallo

Mi vocación

Mi vocación

Sigues con nosotros

Sor Gemma Morató

El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

M. Legido, servidor del evangelio (1) De Múnich al Cubo de D. Sancho

Xabier Pikaza Ibarrondo

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Antaño y hogaño (V). 7. Período de la adolescencia

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Señor, no me reprendas con ira

Jose Gallardo Alberni

Encuentros con la Palabra

Encuentros con la Palabra

“Este es mi Hijo amado: ¡escúchenlo!”

Hermann Rodríguez Osorio, S.J.

La hora de la verdad

La hora de la verdad

Mi propuesta de letra para el himno de España

Miguel Ángel Malavia

Blog del Padre Fortea

Blog del Padre Fortea

La belleza

Padre Fortea

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

I Miércoles de Cuaresma

Angel Moreno

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Ángeles y alimañas, don Carnal y doña Cuaresma

Alejandro Córdoba

La Verdad es libre, reflexiones para las homilías

La Verdad es libre, reflexiones para las homilías

TRANSFIGURAR ES VER MÁS ALLÁ de la REALIDAD

Tomas Muro Ugalde

Religión Digital

Religión Digital

Tiempo de Cuaresma

Religión Digital

Punto de vista

Punto de vista

Azúa también se traga la bola

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

El pan puede ayudar a rendir mejor en el deporte: descubramos por qué razones

Juan Luis Recio



La sabiduría de la tortuga

Permalink 19.10.06 @ 08:45:19. Archivado en Libros

Entre los muchos manuscritos que me llegan a la editorial, leo uno que me sorprende. Se titula La sabiduría de la tortuga y predica algo completamente diferente a lo que proclaman muchos de los manuales económicos al uso. Lejos de predicar la hiperactividad y la búsqueda del éxito rápido, defiende la calma y la lentitud. Afirma que el uso reposado del tiempo es bueno para la salud individual, social y empresarial.

El estrés, el síndrome del quemado, la ansiedad… ¿le suenan, verdad? Desgraciadamente, cada vez son más frecuentes entre las personas que nos rodean. Pues el correr más de lo que se debe, y el querer hacer más cosas de las que se pueden, son responsables, en gran parte, de estas dolencias del siglo.

'Si utilizamos el símil de la tortuga es para interrogarnos sobre los estilos de vida actuales. En la cultura del denominado primer mundo ser lento es sinónimo de ser torpe, ineficaz, tonto o inútil. Se impone la rapidez, todo tiene que estar listo en el momento. Por ejemplo, una espera de 15 segundos ante el ascensor se hace insoportable o por mucha alta velocidad de la que se disponga, nos enerva que no aparezca rápidamente una página en internet. Cualquiera que observe el día a día de nuestras ciudades verá una vorágine de sujetos corriendo desesperadamente de un lugar a otro. Muchas personas, si pudieran, desearían que el día tuviera el doble de horas o incluso la posibilidad de no dormir, ya que supone un tiempo desaprovechado'.

Una noche, un atareado C. Honoré, se percató de que tenía prisa por terminar de contarle a su hijo el cuento de cada noche. En su mente ya se había instalado el principio de cuentos exprés de un minuto. Todo lo que lo sobrepasara era una pérdida de tiempo. Su instinto le hacía saltarse páginas para así poder terminar antes y dirigirse a su ordenador para hacer mil cosas más. Casi rompió a llorar. ¿Qué le pasaba? ¿Por qué no era capaz de saborear ese momento entrañable? Y fue entonces cuando decidió cambiar los postulados de su vida. Escribió el libro Elogio de la lentitud, y se convirtió en uno de los principales teóricos del movimiento slow.

Slow es una tendencia cultural que replantea otros movimientos anteriores, tales como los de calidad de vida, new age, etcétera, bajo la óptica del tiempo. Apuesta por potenciar la desaceleración o la calma. No está a favor de la lentitud extrema o inapropiada, sino que apoya el tiempo justo que tiene cada cosa, y que debemos conocer y ponderar. Está a favor de un capitalismo lento, frente a un turbocapitalismo que no considera ni adecuado ni inteligente. Correr tanto no es sinónimo de hacer muchas cosas, ni mucho menos hacerlas bien. Decía Ortega y Gasset que 'prisa sólo tienen los enfermos y los ambiciosos'.

El movimiento slow tiene su propio decálogo: 1) cambiar el reloj por la brújula. Llegaremos donde queremos dando menos vueltas; 2) convertirse en el protagonista de la propia historia, no limitarse a correr tras los terceros protagonistas; 3) aprender a conocerse, tanto en fortalezas como en debilidades; 4) saber priorizar, otorgando prioridades y jerarquía de valores; 5) saborear el presente: carpe diem; 6) saber perder el tiempo: ganar calidad de vida; 7) darle tiempo al tiempo; la creatividad necesita su reposo; 8) saber simplificar; soltar algunos de los pesados lastres que gratuitamente arrastramos; 9) saber ser paciente y perseverante, pro activo y no reactivo, y 10) saber vivir: ser positivo y tener sentido del humor.

El romper la barrera del tiempo de nuestras posibilidades pasa factura a nuestro cuerpo y nuestra mente, que se rebelan y protestan como saben, enfermando. Y en el libro analiza algunos de los clásicos síntomas y enfermedades, la adicción al trabajo, el estrés, el burn-out o estar quemado y el narcisismo. Frente a todos ellos plantea una receta que considera infalible: la calma es oro. La filosofía última del movimiento no defiende el actuar demasiado lento, sino el hacerlo con talento.

San Agustín afirmaba que 'creía conocer lo que era el tiempo, pero si se lo preguntaban, ya no lo sabía'. Termino de leer el manuscrito, me tomo mi tiempo y lo tengo claro: editaremos el libro de José Luis Trechera.


Bookmark and Share

Comentarios:
¡El amigo tiempo!
Un médico amigo me dijo una vez que usar reloj era 'cosa de locos', lo recuerdo constantemente cuando se airean los últimos escándalos de corrupción en los que no faltan los adoradores del reloj de precio o marca (que no de calidad). Es como si esas gentes necesitacen demostrar que han superado las distancias que le unen sin remedio y por historia económico social, con el medioevo, cuando eran quizás esclavos de otros artilugios y otros 'patrones' (en todas sus acepciones).
Desde muy pequeña me hice amiga del tiempo, es uno de los maestros más firmes, tiernos, seguros y fieles.
Cuando se le comprende es muy agradecido ¡cunde mucho!.

Acabo de descubrir este blog, una grata sorpresa.

Enlace permanente Comentario por la barquera 13.03.10 @ 01:52

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital