Editado por

Manuel PimentelManuel Pimentel

Hemeroteca
Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Buscar
Temas
Archivos
Sindicación
Blogs
Punto de vista

Punto de vista

El ridículo Rufián

Vicente Torres

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Ruta/degustación de ensaladillas en triBall: las mejores ensaladillas rusas (y de otros países)

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Por qué has apostatado de mi credo?

Ángel Sáez García

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

De Franco a la Mezquita-Catedral

Manuel Molares do Val

Teselas

Teselas

Ante la muerte de mi padre.

Alejandro Fernández Barrajón

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

¿Importa la verdad?

Asoc. Humanismo sin Credos

Hermosillo

Hermosillo

Slim salva a México.

Efrén Mayorga

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

A la repesca de vocaciones

Josemari Lorenzo Amelibia

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

¿Quién es el más importante?

Javier Velasco y Quique Fernández

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Dios hoy

Francisco Margallo

Blog de Jairo del Agua

Blog de Jairo del Agua

Los pecados de "la oración a los santos" I - (¿Quién como Dios?)

Jairo del Agua

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

Cromosomas X e ideología de género

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Creyentes y responsables

Creyentes y responsables

Hay quien se opone a lo que dice el Papa, y lo entiendo

Alejandro Córdoba

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

La Mancha vista desde América

Jose Gallardo Alberni

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Luis Miguel Modino: misionero en Brasil

Alfredo Ferro: “el Papa nos anima a ir construyendo esa nueva Iglesia con rostro amazónico”.

Luis Miguel Modino

Juicio a la noticia

Juicio a la noticia

#Venezuela Los Caraqueños También Lloran por @Angelmonagas

Angel Monagas

Poemas

Poemas

Maldito acierto incruento en el boceto.

José Pómez

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Un testimonio sacerdotal, la unidad del pueblo y sus fiestas patrias

Guillermo Gazanini Espinoza

Maria Clara Lucchetti Bingemer

Maria Clara Lucchetti Bingemer

Depois do fogo

Maria Clara Lucchetti Bingemer

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

« El último de todos y el servidor de todos »

Pedro Langa



La guerra de los sexos

Permalink 22.03.06 @ 20:38:18. Archivado en Etica

La aprobación del anteproyecto de Ley de Igualdad ha reabierto un necesario debate en nuestra sociedad. Aunque algunas de sus propuestas, como por ejemplo la de la inversión de la carga de la prueba, van contra las propias mujeres, la ley también contempla elementos muy positivos. Ahora bien, la pregunta que debemos hacernos es la siguiente: ¿la paridad debe imponerse por ley o por convicción de la sociedad?

El mundo del poder y del dinero está regido por normas masculinas. Los hombres siempre juegan en casa y la mujer de equipo visitante. La mujer ha tenido que conquistar su actual posición en la sociedad. Dicen que en tiempos remotos las sociedades fueron matriarcados. No lo sé, pero desde luego, desde que existe memoria histórica el hombre ha ejercido el poder tanto en las esferas públicas como privadas. El patriarcado se expresaba hasta en la forma de denominar a la nación sentimental. Patria, en lugar de matria.

El papel de la mujer en la sociedad occidental fue secundario hasta que a finales del XIX y el principio del XX se dan los primeros pasos del moderno feminismo. Fueron las sufragistas, unas valientes mujeres que se echaron a la calle para reivindicar el derecho al voto, hasta entonces limitado al varón. Lo consiguieron a lo largo del primer tercio del siglo XX. Durante la segunda mitad del siglo XX la lucha feminista se focalizó en la liberación sexual, en la conquista de derechos civiles (no podían disponer de sus bienes, por ejemplo, sin autorización del marido) y en la incorporación al mercado de trabajo. La lucha fue contra las leyes discriminatorias -que eran muchas- y los convenios colectivos que consagraban el injusto principio de desigualdad salarial para hombres y mujeres a pesar de desarrollar el mismo trabajo.

Poco a poco, los principios de igualdad se fueron extendiendo, y hoy resulta prácticamente imposible encontrar ni una sola ley o convenio que contenga algún principio discriminatorio. Conseguido todo esto, los movimientos feministas parecieron enfriarse.

¿Y los hombres? ¿Qué papel hemos jugado en esta centenaria lucha de la mujer por su dignidad? Pues bien poco. En general, como las reivindicaciones femeninas parecían lógicas y justas, hemos ido aceptando de razonable buen grado su avance. Durante todo este tiempo la lucha de la mujer no ha sido percibida por el hombre como una lucha contra él, sino contra instancias etéreas como el Estado, la Iglesia, las leyes o los convenios colectivos. Para el hombre siempre fue fácil ponerse al lado de la pancarta con la mujer. Al fin y al cabo, los malos siempre eran instancias ajenas a su propio ser.

Pero desde hace un par de décadas para acá, el campo de juego ha cambiado. La mujer, con plenos derechos jurídicos, ya no tiene que enfrentarse contra las leyes, sino con la realidad del día a día. Y para los hombres, una cosa es predicar y otra dar trigo. Lo de la igualdad está muy bien mientras el malo era el Estado. Pero cuando ahora comprueba que su mujer le pide que compartan las tareas del hogar, que se sacrifique él por la carrera profesional de ella o que quede oculto tras su brillo profesional, las cosas cambian.

El hombre, aunque no lo diga, se siente agredido. Y pongo estos ejemplos de la vida íntima y familiar, y no de la empresarial o laboral porque en el espacio del trabajo las cosas han ido mucho más rápidas. Los hombres aceptan con total normalidad a las compañeras o jefas. El problema se produce en el seno de los hogares y termina afectando intensamente a eso que hemos llamado conciliación de vida familiar y laboral. También en el patrimonio familiar sigue existiendo discriminación. Aquello de 'los niños al negocio, y las niñas al casorio' no está tan lejos en nuestra memoria colectiva.

Las mujeres ya no renunciarán a sus conquistas, y plantean un futuro donde compartir con el varón. Los hombres, sin embargo, tenemos que acostumbrarnos al nuevo rol que tendremos en la familia. Del páter familia pasaremos al compañero familiar, sin que ninguno de los dos cónyuges se someta al otro. La guerra de los sexos está servida. ¡Que llegue pronto la paz!


Bookmark and Share

Comentarios:
Estimado Sr.
Una de las ventajas conseguidas por las mujeres(las que mas lo solicitan)es la posibilidad de la guarda legal.Le suena conciliacion laboral y familiar?tiene hijos?si verdad.Si trabajo todos los fines de semana y vacaciones de los niños,trabajo a turnos y tengo 2 dias a la semana libres, de los cuales uno salgo de trabajar por la noche.cuando veo a los niñso?en que estado?elegir dias de reduccion agrupados en bloque, empezando un sabado y terminando un martes..?pierdo salario el lunes y el martes y sigo sin ver a los niños, estan en el cole.No poder elegir la proporcion?no es lo mismo julio que marzo, verdad?..cuanto le han pagado sr pimentel?una controladora aerea
Enlace permanente Comentario por pilar 03.04.11 @ 19:15

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital