Editado por

Manuel PimentelManuel Pimentel

Hemeroteca
Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
Buscar
Temas
Archivos
Sindicación
Blogs
Diario nihilista de un antropólogo

Diario nihilista de un antropólogo

¿Qué fiestas?

Manuel Mandianes

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Hasta el infinito de Rajoy

Chris Gonzalez -Mora

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

Con san Agustín en el Augustinianum

Pedro Langa

Parresía

Parresía

¿La parábola de los “cristianos anónimos”?

Juan Manuel González

Punto de vista

Punto de vista

La número dos de Colau

Vicente Torres

Libros

Libros

'Septiembre puede esperar', de Susana Fortes

Vicente Torres

Otro mundo es posible

Otro mundo es posible

Meditaciones 20

Miguel Ángel Mesa Bouzas

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Dos atractivas propuestas asturianas para brindar con motivo de Acción de Gracias

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

La Generación del 18 opuesta a la del 98

Manuel Molares do Val

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿El de la insensatez? ¡Menudo virus!

Ángel Sáez García

Opinión

Opinión

El caso Maza, otro enigma para nuestra historia.

Opinión

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

SOBRE EL FANATISMO / 4

Asoc. Humanismo sin Credos

La Biblia Compartida

La Biblia Compartida

2ª Semana de la Biblia en Cataluña

Javier Velasco y Quique Fernández

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

Obispos. Obispos que se fueron

Josemari Lorenzo Amelibia

No más mentiras

No más mentiras

Las grandes ciudades y sus infiernos I

Antonio García Fuentes

Pedro Miguel Lamet

Pedro Miguel Lamet

El beso fugaz de Dios

Pedro Miguel Lamet

Voz del Sur

Voz del Sur

Oportunidad para Beatriz Sánchez y la AC

Julio Frank Salgado

Un país a la deriva

Un país a la deriva

El difícil retorno a la legalidad (27)

Vicente A. C. M.

In itinere

In itinere

OTROS MONASTERIOS

Antonio Aradillas

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo



Qué pasa con el diálogo social

Permalink 30.11.05 @ 23:04:34. Archivado en Empleo, Economía, Sobrevivir al XXI

Aviso a navegantes. Desgraciadamente, el diálogo social se está yendo a pique, cuando más que nunca resultaba imprescindible. En España se crea mucho empleo, pero perdemos productividad. Corremos serios riesgos de que la brecha tecnológica y formativa que nos separa de los países más avanzados se incremente, relegándonos al bloque de los que basan su competitividad en bajos salarios y escasas condiciones laborales.

Tenemos más afiliados que nunca a la Seguridad Social, pero nuestra siniestralidad sigue anclada en unos niveles insoportables. Creamos la mitad del empleo que se contabiliza en toda la Unión Europea, pero nuestra temporalidad duplica sus medias.

Por vez primera desde los años setenta tenemos una tasa de paro inferior a la europea, pero nuestro desempleo femenino dobla al que padecen nuestras vecinas del norte. Se está produciendo una masiva y desordenada incorporación de inmigrantes a nuestro mercado laboral, que nos enriquecen, pero a los que no dedicamos ni la más mínima atención.

Luces y sombras de una prodigiosa década económica y laboral. Pero todo apunta a que el modelo que tanto éxito ha tenido empieza a evidenciar agotamiento. Nuestra baja productividad, unida a nuestra alta inflación, nos hace perder competitividad a marchas forzadas, como canta nuestro creciente déficit comercial. Debemos actuar ahora que podemos. Los agentes sociales deben remangarse para conseguir las necesarias reformas, razonables y sensatas.

Por eso, el inicio de una nueva ronda de diálogo social levantó la esperanza de todos. Las fotos de las sonrisas y apretones de manos del presidente con empresarios y sindicatos parecieron augurar tiempos felices de entendimiento. Sin embargo, tras este dulce preludio, comenzaron los errores.

El primero y fundamental, el anuncio del presidente de que sólo legislaría lo que saliera del acuerdo de los agentes sociales. Como no podía ser de otra forma, las partes se relajaron, retirándose a sus cuarteles de invierno, y encerrándose en sus respectivas posturas maximalistas. Desde entonces, el Gobierno no cogió su sitio en el difícil y delicado proceso de diálogo.

Y cuando se vio forzado a presentar algún papel, debido a la inevitable atonía de las partes negociadoras, volvió a equivocarse, priorizando medidas concretas y no principios y objetivos generales a conseguir.

De nuevo el costo del despido vuelve a erigirse ante el debate público como protagonista de la futura reforma laboral. Gran error, que vuelve a poner una chinita en el camino. En esta ocasión el discurso debía haber sido el de la productividad, en cuyo diagnóstico todas las partes coinciden.

Y para mejorarla, en segunda instancia, debían haberse puesto los diversos instrumentos sobre la mesa de debate. Formación, educación tecnológica, I+D, capacitación, estabilidad en el empleo, colectivos desfavorecidos, intermediación laboral y relación con los servicios públicos de empleo, actualización de las políticas activas de empleo, gestión e integración de trabajadores inmigrantes, vida laboral, ajustes en los niveles de cotización y negociación colectiva, entre otros.

Y, por si fuera poco, se produce la devolución del patrimonio de UGT con la firme oposición de CC OO. No es objetivo de este artículo entrar en las razones de unos y otros, sino simplemente constatar que este hecho va a abrir una doble brecha. La de los dos sindicatos entre sí y la de Comisiones con el Gobierno.

No he hablado con ningún responsable de las centrales sindicales, lo que escribo responde a mi propia impresión personal. Conozco a sus máximos dirigentes y tengo la mejor opinión personal de ellos.

Son responsables y exigentes, y siempre se han mostrado dispuestos a debatir y acordar. Son conscientes de su responsabilidad ante la sociedad y los trabajadores. Por eso creo que lo que está ocurriendo reviste la mayor gravedad.

Si no se reconduce pronto, la división tendrá graves consecuencias. No habrá reforma laboral pactada y el fracaso del diálogo social endurecerá las elecciones sindicales y el ambiente de negociación en empresas y convenios.

Siempre se ha dicho que una de las virtudes del buen ambiente social es que permeaba a todos los niveles. Viceversa, cuando se rompe en las cúpulas, la tensión termina llegando a la última empresa de nuestro país. No podemos permitirnos una ruptura del diálogo social. Desgraciadamente, en estos momentos veo complicado que se reconduzca con facilidad.

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN EL DIARIO CINCO DÍAS, EL 30 DE NOVIEMBRE DE 2005


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital