Editado por

Manuel PimentelManuel Pimentel

Hemeroteca
Febrero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728    
Buscar
Temas
Archivos
Sindicación
Blogs
Parresía

Parresía

¿No nos dejes caer en la tentación?

Juan Manuel González

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

¡COMO LA GRAN AMANTE DE LA EUCARISTIA!

Josemari Lorenzo Amelibia

Punto de vista

Punto de vista

Puigdemont renuncia

Vicente Torres

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Cardenal Carlos Aguiar "por una sana distancia" con el ambiente político

Guillermo Gazanini Espinoza

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Poké, cuencos de sushi de inspiración hawaiana: un libro de cocina diferente

Juan Luis Recio

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

El cielo de los niños

Manuel Molares do Val

Punto de encuentro

Punto de encuentro

La Misa

Gabriel María Otalora

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¡Qué bandada de estorninos!

Ángel Sáez García

Arte y espiritualidad

Arte y espiritualidad

Monograma IHS

Bernardo Ramonfaur Garza

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

Está cerca el Reino de Dios

Pedro Langa

Diario de un cura de pueblo

Diario de un cura de pueblo

"¿Has pensado alguna vez en ser sacerdote?"

César Luis Caro

El blog de Hilari Raguer

El blog de Hilari Raguer

Todos penitentes, todos catecúmenos

Hilari Raguer

No más mentiras

No más mentiras

Pensamientos y reflexiones 181

Antonio García Fuentes

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

La cigüeña sobre el campanario

Francisco Margallo

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

Ángel Moreno, de Buenafuente del Sistal

I Domingo de Cuaresma

Angel Moreno

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

De mi amigo Eufemio

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Contemplaciones del Evangelio

Contemplaciones del Evangelio

San José nos enseña a complacernos en Jesús como se complace un padre adoptivo. Jesús es uno de nosotros, el Hijo del hombre, parte de la humanidad. Pero no es nuestro, de ninguna carne ni cultura: lo tenemos que adoptar (1 B cuaresma 2018)

Diego Fares sj

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Eres toda hermosura, María

Jose Gallardo Alberni

Hermosillo

Hermosillo

Sacerdote abusa sexualmente de niña en CDMX

Efrén Mayorga

El BLOG de Juan Antonio ESPINOSA

El BLOG de Juan Antonio ESPINOSA

Domingo 1º de Cuaresma-B: Salmo 24 - "Enséñanos a caminar"

Juan Antonio Espinosa



¿Puede pasar aquí lo de Francia?

Permalink 17.11.05 @ 18:24:35. Archivado en Inmigración, Sobrevivir al XXI

Las llamas de Francia alumbran nuestros temores y nuestro asombro. ¿Cómo puede pasar lo que está pasando en un país supuestamente tan avanzado política y socialmente? No resulta fácil responder. Parece que se combinan numerosos factores, que giran todos en torno a la marginalidad en la que desenvuelven sus vidas los hijos y nietos de los inmigrantes en los barrios periféricos. Son franceses, pero no se les tiene como tales. No son más que inmigrantes, aunque tengan documentación y nacionalidad francesa. Y, en los países de su procedencia familiar, también serían considerados como extranjeros.

Están comenzando a entrar en la melancólica nación de los apátridas, aunque deseen integrarse en el sistema económico y social de Francia. Se sienten considerados como chusma por el resto de los franceses y por eso saltaron cuando el imprudente ministro del Interior francés así los llamó.

Quieren conseguir con la violencia lo que con su vida no han logrado. Que se les tenga en cuenta. No luchan contra el sistema, sino que lo que quieren es integrarse en él.

Las autoridades francesas que, como es evidente, no pueden consentir que se prolongue por demasiado más tiempo la ola de violencia, deben ser conscientes de que les están fallando dos realidades: la económica, puesto que en su país apenas se genera empleo, y la de la integración social de los inmigrantes, que siguen siendo considerados como un cuerpo extraño en su sociedad.

Para solucionar su problema tendrán que trenzar los tres hilos, seguridad, empleo e integración.

Está apareciendo una nueva clase de ciudadanos europeos marginados. Los hijos o nietos de inmigrantes.

La primera generación no suele ser conflictiva. Vienen en los momentos en que hay demanda de trabajo, suelen tener empleo, y a lo que aspiran es a ganar algún dinero, mejorar su calidad de vida y ayudar a los familiares que se quedaron en sus países de origen.

Y si el país de destino cae en una crisis económica, normalmente estos inmigrantes de primera generación, sobre todo si llevan todavía poco tiempo, se marchan a otros lugares donde puedan encontrar el trabajo que desean. Sin embargo, los de segunda generación ya son europeos.

Apenas tienen relación con sus sociedades de origen, y en ningún caso están programados para emigrar a otras geografías.

¿Puede ocurrir en España lo mismo que en Francia? A corto plazo, no parece probable. En nuestro país todavía no se han consolidado esos barrios de alta marginalidad, existen posibilidades de encontrar empleo y los inmigrantes son de primera generación, y por tanto todavía razonablemente migrantes en función del empleo.

Y a medio plazo, ¿qué puede pasar? Sabemos que el número de inmigrantes seguirá creciendo con fuerza en 2006, en función de las expectativas de creación de empleo que vamos conociendo. Pronto nuestra tasa de inmigración superará la de la media europea, y nos pondremos a medio plazo en un 12%-15% del total de población. ¿Qué pasaría si sufriéramos una crisis económica y se destruyera empleo?

Si ocurre pronto, los inmigrantes saldrían del país buscando otro con mayores oportunidades. Si se produce dentro de unos años, con la población más asentada, lo más probable es que se quedaran, compitiendo entonces con la población local por el empleo.

Dado que no podemos renunciar a los inmigrantes que nuestra sociedad requiere, debemos trabajar para conseguir su integración plena. Para ello se debe invertir en servicios sociales, sanidad y educación en función del incremento de población que realmente suponen. Debemos tener políticas de regulación de flujos, para que puedan venir legalmente los que realmente necesitamos.

Pero sobre todo necesitamos educarnos todos en el interculturalismo -que no multiculturalismo- que viviremos en el futuro. Cada siglo tuvo sus retos por superar, y los europeos tenemos uno colosal por delante. Saber convivir en nuestro territorio y en nuestra sociedad con un significativo porcentaje de población de otras latitudes, costumbres y creencias.

Además de la gestión inmigratoria, la inversión para el desarrollo en los países de origen resulta a todas luces imprescindible. Sería una política justa y ética, positiva para sus economías, y también para las nuestras. La utopía se abraza simbióticamente a la inteligencia. ¿Por qué no lo hacemos?

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR PRIMERA VEZ EN EL DIARIO CINCO DÍAS, EL 16 DE NOVIEMBRE DE 2005


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital