Editado por

Manuel PimentelManuel Pimentel

Hemeroteca
Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
Buscar
Temas
Archivos
Sindicación
Blogs
Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

El furúnculo Torra

Manuel Molares do Val

Israel, más allá de las noticias...

Israel, más allá de las noticias...

Cambios en Arabia Saudita: Preparación para un escenario desestabilizador

Shimshon Zamir

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Flor de Vetus 2017, verdejo de altura

Juan Luis Recio

Cree en la Universidad

Cree en la Universidad

“Ramadan mubarak”

José Moreno Losada

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

¿Qué crisis humanitaria?

Ángel Sáez García

Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

Rara Temporum. El blog de Bernardo Pérez Andreo

¿Podemos ser incoherentes?

Bernardo Pérez Andreo

Humanismo sin credos

Humanismo sin credos

Moral (V). Razones de nuestra conducta moral (II)

Asoc. Humanismo sin Credos

Entre unidad, caridad y verdad

Entre unidad, caridad y verdad

La Santísima Trinidad

Pedro Langa

Amistad Europea Universitaria

Amistad Europea Universitaria

Teresa Freixes et 160 autres personnes : AU PRÉSIDENT DU GOUVERNEMENT D’ESPAGNE

Salvador García Bardón

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

El Cardenal Pedro Segura, ejemplo para no imitar sus aspectos negativos

Josemari Lorenzo Amelibia

Buenas noticias

Buenas noticias

El mejor amigo

José Antonio Pagola

Teología sin censura

Teología sin censura

Valentía y coherencia del Papa Francisco

José Mª Castillo

No más mentiras

No más mentiras

Comunistas o no a todos les gusta “la vida padre

Antonio García Fuentes

Entrelíneas

Entrelíneas

Scorsese busca redención

José de Segovia Barrón

El barón rampante

El barón rampante

Un Cónclave 'franciscano'

Jesús Bastante

Esperanza radical

Esperanza radical

Audaz relectura del cristianismo (1). El ser humano como frontispicio

Ramón Hernández Martín

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Virtudes públicas en J. Ortega y Gasset

Francisco Margallo

Fe y vida

Fe y vida

¿Evitar las "polarizaciones"?

Consuelo Vélez

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Enciende con tu luz nuestros sentidos

Jose Gallardo Alberni

Arte y espiritualidad

Arte y espiritualidad

Espíritu Santo

Bernardo Ramonfaur Garza



Nuestra democracia necesita mejorar

Permalink 01.10.05 @ 18:23:08. Archivado en Política

La democracia española presenta un balance realmente positivo. En sólo 25 años hemos avanzado sensiblemente en libertad y madurez democrática, con un importantísimo incremento de nuestro bienestar económico y social. Es éste un balance objetivo, probablemente compartido por un elevado porcentaje de los españoles. Sin embargo, todos percibimos cierto desencanto social con respecto a la política.

Muchos votan a una u otra opción sin más ilusión que su tradicional pertenencia a un bloque determinado, o movidos por el voto útil, o por el temor ante el posible avance de la opción rival. Si cada uno de nosotros realizáramos un sondeo en nuestro entorno, oiríamos muchas voces en ese sentido. Deberíamos entonces preguntarnos: ¿cómo es posible esa aparente paradoja entre una democracia que sabemos exitosa y ese desencanto creciente?

No es fácil la respuesta, aunque todos los síntomas apuntan a que nuestro sistema --que se ha hecho maduro-- presenta lagunas. Por eso oímos una y otra vez opiniones que insisten en la necesidad de que aparezca algo nuevo para mejorar una realidad que comienza a producir tedio.

SIN EMBARGO, la experiencia nos dicta que para que nazca algo novedoso --impulsado por una nueva opción política, o por un deseable giro reformista de los partidos actuales-- es imprescindible un discurso previo que dibuje horizontes de hacia dónde queremos avanzar y que articule medios para conseguirlo. La desilusión sólo tiene una cura: embarcarnos en proyectos que vuelvan a despertar ilusión. Y para ello deberemos ser ambiciosos, cuestionándonos algunos modelos que nos han parecido sacrosantos hasta el momento, como, por ejemplo, el de los partidos políticos.

El sistema de partidos políticos vigente legalmente en España comienza a quedarse anticuado. Todos coincidiremos en que una democracia sana precisa de partidos políticos. Pero una cosa es eso, y otra que hayamos construido un modelo de partidos-aparato todopoderosos que simplemente permite al ciudadano votar cada cuatro años y nada más.

Es normal y comprensible que en los albores de nuestra democracia el sistema tendiera a favorecer la aparición y consolidación de partidos políticos. Por eso la ley les entregó el monopolio de la acción política. La política sólo eran los partidos políticos, articulados en torno a un poderoso aparato de ilustres, al que se le entregaban todas las armas del poder. A saber, listas electorales bloqueadas y cerradas (sólo figura aquel que es dócil con el que manda), férreos grupos parlamentarios dependientes del partido y que imposibilitan la iniciativa individual de los diputados o generosos modelos de financiación que priman a los grandes, por resaltar algunas de las prebendas más reseñables.

Con este modelo no existe separación de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo, que son dos meras expresiones de un mismo poder, el del aparato-partido. Por si fuera poco, decidimos que los órganos de gobierno judicial fuesen elegidos desde el Parlamento, esto es, designados realmente por los aparatos de los partidos. Nuestro sistema no garantiza una real separación de poderes, sino que los concentra todos en el partido político.

El que manda en el partido que gana por mayoría unas elecciones controla el Ejecutivo, el Legislativo y, en gran medida, el gobierno del Poder Judicial. Y, por si fuese poco, el Fiscal General del Estado es elegido por el Gobierno. ¿Dónde está entonces la separación de poderes teóricamente consagrada en nuestros principios constitucionales?

DEBERÍAMOS iniciar un debate, sosegado y a medio plazo, que nos permita encontrar las fórmulas para superar las evidentes limitaciones de nuestra democracia. Pero cada vez que se exponen estas ideas se levanta una reacción que argumenta que algunas medidas podrían significar un cambio en la Constitución. Según estas opiniones, eso significaría trabajar para los que quieren romper la unidad de España.

Esta postura supone un gran error, ya que ese inmovilismo es precisamente rehén de aquellas propuestas que dicen combatir. No podemos resignarnos a que Ibarretxe, por ejemplo, condicione cualquier mejora de nuestras leyes. Combatamos democrática y legalmente sus planes, si no nos gustan, pero no impidamos la real separación de poderes, o el avance hacia fórmulas más representativas de nuestra democracia. El mirar hacia atrás, el no dibujar horizontes de futuro, es precisamente lo que más debilita una idea de nación o país.

Por eso ha llegado el momento de cuestionarnos nuestro sistema. Pero ¿lo harán los grandes partidos que precisamente se benefician de él? No lo sabemos, quizá en el futuro sí. Pero, a corto plazo, el debate se tendrá que llevar desde la doctrina, las universidades, asociaciones y sociedad civil. Todo un reto que debe motivarnos. La ilusión es de nuevo posible.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital