Periodismo

Bermejo, ministro socialista hijo de un jefe local falangista

15.02.07 | 16:30. Archivado en Políticos

(PD / Época).- "Luchamos en su día contra los papás de los que nos gobiernan y no tenemos ningún temor a los hijos". Eso decía en 2003 Mariano Fernández Bermejo. En Arenas de San Pedro, el hermoso pueblo que le vio nacer, no entienden mucho esas declaraciones porque su padre, tal y como adelantaba la periodista Isabel Durán, fue jefe local de la Falange, según informa Kiko Méndez-Monasterio esta semana en la revista Época.

Y no sólo eso, sino que Mariano Fernández Alonso también fue durante muchos años teniente de alcalde del municipio. En fin, que como tantos progres de ahora, los papás que gobernaban durante el régimen de Franco eran los suyos, y es difícil de entender tanto rencor hacia la propia estirpe de uno.

Sobre todo en este caso, porque el falangista fue, según cuentan, un excelente regidor: natural de Segovia, el padre del hoy ministro de Justicia se trasladó a Arenas para expandir el negocio familiar de la madera.

Juventud acomodada

Allí se casó con Tita Bermejo (toda una belleza, al parecer) y del matrimonio nacieron cinco hijos, tres chicos y dos chicas. Además de su implicación política y su dedicación profesional como maderero, siguió acrecentando su patrimonio al obtener la concesión de dos gasolineras, que todavía están hoy en manos de la familia.

Gracias a esto, Mariano Fernández Bermejo pudo disfrutar de una niñez y juventud muy acomodadas y nada perseguidas.

Como estudiante de leyes tampoco destacó por una feroz militancia antifranquista: parece que en él se hacía cierta aquella frase de que la juventud de la época no estaba en la oposición al régimen, sino en las oposiciones. Por eso, después de licenciarse en Derecho ingresa en la ca-
rrera fiscal, en 1974, con la necesaria adhesión a los Principios Fundamentales del Movimiento, que por aquel entonces se exigía y que él ha preferido olvidar.

A Madrid como político

Pero su primer desembarco en la capital no lo haría ejerciendo de lo suyo, sino ya volcado en la política, como asesor del ministro socialista
Fernando Ledesma. Allí conoció a María Teresa Fernández de la Vega, que trabajaba en el mismo equipo, y que ahora ha salido a defender el nombramiento hablando de una reconocida capacidad profesional de Bermejo.

Pero la verdad es que esa capacidad tan sólo la debe de conocer la vicepresidenta; los fiscales, desde luego, no participan del mismo entusiasmo: Fernández Bermejo es el fiscal que en más ocasiones ha si-
do declarado incompetente por sus propios compañeros para desempeñar una responsabilidad. Por ejemplo, cuando quiso ser fiscal jefe de Madrid, el Consejo Fiscal no le dio un solo voto; ni siquiera consiguió los de sus compañeros de la Unión Progresista de Fiscales (también conocida como “Unión de Pocos Fiscales”), de la que es cofundador pero en la que ya no tiene apoyos.

El Consejo tampoco le encontró capacitado para acceder a la Audiencia Nacional, ni para el Tribunal Supremo. Sin embargo, tanto Eligio Hernández en los noventa como Conde-Pumpi-do ahora decidieron que su alto compromiso Bermejo empezó con una insólita y extravagante labor de oposición desde su fiscalía: se opuso al Pacto por la Justicia; dijo que Mariano Rajoy (entonces ministro del Interior) era un xenófobo; afirmó que la ley para acabar con la kale borroka (y que realmente acabó con ella) era “un disparate”; acusó al Parlamento de “regresar al modelo dictatorial de Primo de Rivera”, y, por último, se enfrentó con el ministro José María Michavila, al que llegó a demandar.

Sigue en ÉPOCA.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por antonio garcia 09.09.10 | 20:25

    desde luego es la vuelta de los fantasmas.obra de teatro escrita ,politicamente incorrecta

Domingo, 19 de mayo

BUSCAR

Hemeroteca

Mayo 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031