Columna de humo

Juana, márchate de mi casa

09.08.17 | 10:23. Archivado en Es España, oiga

Uno de los debates más absurdos que se pueden dar en un país es si se deben cumplir las leyes o no. Cuando se llega a este nivel es que el país está sumergido en una crisis lógica, ética y legal muy grande. Que nadie puede tomarse la justicia por su mano parece una premisa demasiado obvia para haberla dejado de lado.

Sin embargo España es asín. Sí, “asín”. En Cataluña las propias autoridades, su propio parlamento y algunas de sus instituciones más prestigiosas han auspiciado esta visión de la vida y nos asustamos de que cuatro mozalbetes neocomunistas, neoviolentos y neoanalfabetos destruyan la propiedad pública o privada sin que la ley actúe, sin que salten las alarmas sociales.

La demagogia tiene mucha culpa de ello. En el caso de Juana, basta que sea mujer y haya sido agredida (¿necesito explicitar mi condena verbal al agresor?) para que un inacabable ejército de teóricos solidarios (y “solidarias”) haya salido a las redes sociales y a la vida real manifestando su desacato a la ley. Uno se pregunta sin hallar respuesta cuándo se puede desobedecer una ley… ¿Cuando la ley sea injusta? ¿Y quién, con suficiente neutralidad, conocimiento y objetividad, puede decir que una ley es injusta? ¡Los jueces, nunca los afectados!

Tengo el claro convencimiento de que Facebook, Twitter y herramientas de comunicación semejantes tienen mucha culpa de estos alborotos tan fuera de lugar. En mi profundo ser creo que un ente superior, inalcanzable, omnisciente y a la vez humano debería poner coto al acceso de cualquier iletrado a las redes sociales. Al menos cierto coto, una especie de examen de lógica y civilización, de buena cabeza y sentido común, un examen de dureza semejante al permiso para pilotar motos o coches de competición. Por lo menos.

Juana tiene que cumplir la ley. Como yo, como usted. Porque las partes implicadas no pueden decidir cuándo una ley es buena o no, cuándo se debe cumplir o no. Porque la ley se debe cumplir siempre, aunque el padre que debe recibir a sus hijos, con todo el derecho legal del mundo, sea un maltratador y haya recibido condena por ello. Porque las leyes se cumplen, sean las de condena por maltrato o sean las que permiten a un padre convivir determinadas veces al año con sus hijos. Y cuidarlos. Y quererlos. Por eso yo echaría a Juana de mi casa.

Por cierto, si hablamos de leyes injustas hablemos también de esas que con el apoyo del Parlamento obligan u obligarán a los hombres a demostrar su inocencia en determinados casos de maltrato doméstico. Hasta ahora se tenía que demostrar la culpabilidad de los acusados, estos no deben nunca demostrar su inocencia. Esa ley también será injusta.

Juana no entrará nunca en mi casa.


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Llanos de alba 15.08.17 | 21:30

    Hace tiempo que vamos mal. Un afectuoso saludo Sr. Hoyos..
    Yo en mi linea, ya sabe, antes muerta que sencilla.

  • Comentario por Abelardo Hernández 13.08.17 | 00:45

    Muy sencillo. Una de las falacias más ampliamente extendidas hoy mantiene la creencia de que la mujer es un ser cuasi angelical por el hecho de serlo, mientras que el hombre es un malvado predador, maltratador y violador. Este convencimiento se observa con claridad cuando una mujer mata a un hijo o a su pareja, y casi inmediatamente es ingresada en un centro psiquiátrico porque es imposible que una mujer en su sano juicio cometa tales tropelías. En cambio, un hombre en el mismo caso irá directamente a la cárcel bastando para ello el testimonio de la mujer, con el mismo valor probatorio que el de un agente de la autoridad. Es así como se han cargado dos principios jurídicos universales: Por un lado, la igualdad de todos los seres humanos ante la ley, sea cual sea su sexo. La otra sería la presunción de inocencia, que en el caso del hombre se convierte en presunción de culpabilidad. Es una verdadera guerra de sexos atizada por el lobby feminazi que va a terminar muy mal.

Sábado, 19 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031