Columna de humo

Viva Marta Ferrusola

10.05.17 | 19:58. Archivado en Es España, oiga

Cuando estoy deprimido, como es el caso, pienso que tenemos lo que nos merecemos. Del gobierno hablo. Bueno, y de la oposición. No deberíamos quejarnos nunca de nuestros cargos electos porque salen de nosotros, brotan del interior de la sociedad, son nuestros alter ego. Son producto de la misma sociedad de la que procedemos nosotros. Cualquier autoridad, del tipo o nivel que sea, somos nosotros con una gorra de plato que nos confiere poder. Esa es la diferencia, tener o no tener gorra de plato.
Era yo un tierno infante cuando oí contar por primera vez aquello de “usted no sabe con quién está hablando”. Eran entonces los tiempos de Franco y el autor de la celebérrima frasecilla era un concejalete con pretensiones y se la dirigía al nuevo cabo jefe de puesto de la guardia civil. “Usted no sabe con quién está hablando” o su hermana gemela “Usted no sabe quién soy yo” son frases que definen una mentalidad, a veces particular, a veces colectiva: la del pobre hombre que ha pasado demasiado deprisa de la boina a la gorra de plato y no ha tenido aún tiempo a adaptarse.
Esta frase pasó muchos años escondida, casi en peligro de extinción, hasta que infelizmente la recuperó Pilar Rahola, aquella política independentista catalana pasada al tertulianismo, ese oficio aparecido al calor del “todo vale” en las televisiones más analfabetas y acríticas. Sí, sí, y después ha surgido diversas veces en políticos actuales, tantas que ya dejé de prestar atención...
Los políticos salen de nosotros, de nuestras familias, de nuestros pueblos, de nuestras limitaciones sociales o culturales… Algunos son como nosotros con gorra de plato, son como nosotros en plan machote y valentón, tal vez con una copa de más. Esperen, esperen, tomen nota de que acabo de decir “algunos”… Ayer o antes de ayer en Madrid dos de ellos, dos políticos de esa izquierda rancia, arcaica, a la venezolana, a la bolivariana, se han dirigido a dos policías nacionales diciéndoles “nosotros somos diputados y tenéis que cuadraros delante de nosotros”. Es la nueva versión de la misma manida frase de siempre pero ahora con autoidentificación previa: “Ojito conmigo que soy diputado y mando mucho. Cuádrate, chaval”
Cambian para renovarse, pero todo sigue igual. Vengo oyendo los mismos disparates, las mismas tonterías, desde que tengo uso de razón política. Le pones gorra de plato al más tonto y te manda cuadrarte. Casi lo de menos es que estos dos bolivarianos madrileños se dirigieran a dos policías de servicio tuteándoles: “Ante mí tienes que cuadrarte, tío”. Vivimos en un país en el que todos nos hemos igualado por abajo, por la ramplonería, por la chabacanería. Hemos confundido el “todos tenemos los mismos derechos” con “Todos somos iguales”. Bueno, menos si yo tengo gorra de plato. Hemos suprimido el tratamiento de usted porque si no somos fachas y clasistas. Estoy convencido de que es solo porque no viajamos lo suficiente al extranjero. Inglaterra, Francia, Italia… cualquier país de por aquí mantiene el usted sin que a nadie se le ocurra pensar que son clasistas… sino que son normales.
Cambian para renovarse, decía. Y ahora han inventado la identificación previa, sean políticos casposos y presuntuosos, amantes de la revolución social del Pacto de Varsovia, o amantes del “Lo mío es mío y lo de los demás también”. La señora de Don Jordi Pujol, aquel que tenía el título de “Molt Honorable”, el que a todas horas nos daba lecciones de democracia y de honradez, el mismo del que se tienen fehacientes sospechas de corrupción gigantesca sin que nadie le acerque ni siquiera un poquito a la cárcel… La señora de Pujol, estaba diciendo, Doña Marta Ferrusola, aquella que contaba compungida que sus hijitos se tenían que volver a casa sin jugar en la calle porque los demás niños hablaban castellano, también descubrió la identificación previa. “Soy la madre superiora de la congregación”. Y tras señalar su gorra de plato le decía al subalterno de turno que le traspasara dos misales. Sí, dos misales. Todo ello en clave y catalán, claro, porque ya se sabe que el catalán es más noble que el castellano. Hasta para delinquir.
Cuando estoy deprimido, como es el caso, pienso que tenemos lo que nos merecemos. No deberíamos quejarnos nunca de nuestros cargos electos porque salen de nosotros, brotan del interior de la sociedad, son nuestros alter ego. Aunque bueno, tal vez no siempre, tal vez no siempre.
................................................................
Mi colaboración semanal en Onda Cero Palencia.


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 26 de mayo

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Mayo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031