Pedro Miguel Lamet

La edad del corazón

11.06.18 | 18:22. Archivado en Acerca del autor


Hoy se ha puesto de moda usar la palabra “viejo” como un insulto, y pensar
que ser joven es un mérito, una cualidad. Como si el ser joven o viejo fuera evitable por la persona. En la antigüedad los viejos gobernaban la cosa pública. De ahí viene la palabra Senado, constituido por el consejo de viejos, que tenían la suficiente madurez y sabiduría para tomar las grandes decisiones de un país. La experiencia y el conocimiento adquiridos hacían de los viejos las personas más respetadas del lugar.

Hoy nadie quiere ser viejo. Es más hay algunos que rechazan la palabra “abuelo” o “abuela” aunque tengan nietos. La razón de esta actitud está a la vista. Vivimos una sociedad donde lo que se cotiza por encima de todo es la juventud, la forma física, la estética del cuerpo, el goce por encima de todo. No hay más que ver la tele, la publicidad, la escala de valores de la gente.

A los viejos se les arrincona, se les lleva al asilo, no se les tiene en cuenta. Sin embargo ¿quién no ha conocido viejos maravillosos, ancianos que transparentan una claridad interior que ya quisieran para sí muchos jóvenes? “Los cabellos blancos no hacen más viejo al hombre, cuyo corazón no tiene edad”, escribe Alfredo de Musset.

Es verdad que hay dos formas de envejecer: una en la que el corazón se deteriora porque no acepta el paso del tiempo, la proximidad de la inevitable muerte; y otra en la que el hombre parece aproximarse a otra juventud, la del despertar interior, la de la tolerancia y el conocimiento. Entonces, acercarse a un viejo es todo un privilegio, que se traduce en trasvase, crecimiento y alegría interior.

El paso del tiempo es el gran desafío para el hombre. “¡Cómo de entre mis manos te resbalas! ¡Oh cómo te deslizas edad mía!”, canta Quevedo en un maravilloso soneto. El río sigue su curso. No se puede parar. El arte de la vida está en saber adecuarse a la marcha del río, porque en cada momento los paisajes son nuevos, distintos. Y al final nos espera el mar, la plenitud. Cada año que pasa recuerdo aquel verso del poeta jesuita de origen navarro, maestro de poetas nicaragüenses, Ángel Martínez Baigorri:

Estoy alcazando la edad perfecta, eterno

Ojalá aprendamos un poco cada día a comprender a nuestros viejos y a saber envejecer, ya que ésta es una experiencia por la que tarde o temprano hemos de pasar absolutamente todos. Sí, también tú, jovenzuelo, que te ríes de tus mayores. Y antes de lo que te imaginas, pues como decían los viejos relojes de pared: Tempus fugit.

El arte de envejecer es el arte de no tener miedo. Porque el miedo es incompatible con el amor, y el amor es lo que hace feliz a un hombre.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 17 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031