Entre unidad, caridad y verdad

La esperanza del Adviento

26.11.18 | 19:17. Archivado en Reflexiones dominicales

El primer domingo de Adviento inaugura un nuevo año litúrgico, cuyas lecturas evangélicas son esta vez -ciclo C- de san Lucas, evangelista de la misericordia. Momento fuerte, sin duda, para recordar quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos. Los verbos de la Misa dominical, por otra parte, están en futuro. Y es que, desde el punto de vista cristiano, la historia humana es toda ella una larga espera.

>> Sigue...


«El Señor reina, vestido de majestad»

20.11.18 | 12:52. Archivado en Reflexiones dominicales

Ya en Ubi arcano Dei consilio: Sobre la paz en el mundo (23.12.22), su primera Encíclica, Pío XI (1922-1939) se preocupaba no sólo del exhorto a buscar «la paz de Cristo en el reino de Cristo», sino que, además, prometía hacer a tal fin todo lo posible, persuadido de que «no hay medio más eficaz para restablecer y vigorizar la paz que procurar la restauración del reinado de Jesucristo». La hora llegó con la Encíclica Quas primas: Sobre la realeza de Cristo (11.12.25).

>> Sigue...


«El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán»

12.11.18 | 11:48. Archivado en Reflexiones dominicales

Nos abruma pensar que la tierra y el cielo pasen sin que nadie quede aquí para contarlo, con lo entretenida que fue siempre la vocación del periodista. Lo cierto, sin embargo, es que la frase que preside mis reflexiones la pronunció Jesús en solemne circunstancia y a modo de oportuno aviso de recta final y dintel escatológico (cf. Mc 13,31), y el refranero ya nos tiene dicho que el que avisa no es traidor. Hemos llegado a las últimas dos semanas del año litúrgico y el Evangelio de este penúltimo domingo del tiempo ordinario es el clásico texto sobre el fin del mundo.

>> Sigue...


El óbolo de la viuda

05.11.18 | 12:50. Archivado en Reflexiones dominicales

El profeta Elías vivió hacia el año 850 a.C., en el reino del norte, durante la gran apostasía de Israel. La catequesis nos lo presenta hoy como fugitivo de su tierra, escondido por temor al rey Ajab y a la reina Jezabel, y acogido por una viuda de Sarepta (no perteneciente a Israel sino a Fenicia, dado que Sarepta era ciudad entre Tiro y Sidón, o sea tierra de paganos). La hospitalidad dispensada por esta sencilla mujer al profeta merece su reconocimiento: «Ni la orza de harina se vació, ni la alcuza de aceite se agotó» (1Re 17,10-16).

>> Sigue...


Domingo, 17 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930