El blog de Patricio Peñalver

Un nuevo nido para unos pájaros muy flamencos

16.09.13 | 13:33. Archivado en Flamenco

Con palicos y cañicas la Peña Flamenca Los Pájaros ha estado trabajando durante todo el verano con mucho mimo y esfuerzo para elaborar su nuevo nido. El pasado viernes en la calle Victorio 16 se inauguraba a lo grande la flamante sede, se hacia realidad un viejo sueño, y todas las expectativas se superaban, ya que un par día antes, bastantes aficionados ya no podían reservar mesa.
El presidente de la Peña, Guillermo Castro, en la coqueta sala llena hasta los topes, después de la dar la bienvenida a todos los cabales, iniciaba la subasta de dos grabados de Valentín Albardíaz y Curro González, donados por Norberto Dotor de la galería Fúcares de Madrid.
Y comenzaba el espectáculo, Lucía Albarrán tenía el privilegio de ser la primera en subirse al nuevo tablao y no defraudaba al dejar la esencia de su gran baile, con aroma clásico, por soleá, tarantos, fandangos, alegrías, con la excelente voz de David Contreras “El Cardueli” y el buen toque de la guitarra de Enrique “El Chispita”.
Las expectativas de los aficionados no fueron defraudadas, en una muy digna actuación que fue de menos a más, siendo muy jaleada y aplaudida, con detalles muy flamencos por parte del cantaor y de la bailaora, cuando en los giros la mantilla se enredaba con el pie del micrófono y solventaban con empaque y muchas tablas la ejecución. Un gran baile de Lucía por soleá que se lució con el estupendo cante y toque que le acompañaba. Un buen comienzo del nuevo local, que no se quisieron perder los pintores Angel Haro, Miguel Fructuoso y Carlos Pardo, o el gran aficionado y galerista Norberto Dotor, que vino de Madrid, así como el escritor Paco Miranda o el productor de cine Carlos Belmonte o Cécile Maistre, recién llegada de París, que también disfrutó de lo lindo, la guionista e hija del fallecido director de cine Claude Chabrol. Y hablando de cine a colación viene la magnífica película de Pasolini: Ucellacci y Uccellino, o lo que es lo mismo Pajaritos y Pajarracos; aunque en la viña flamenca del señor también hay algún que otro cuervo, estos pájaros flamencos por los cuatros costados desde su nuevo nido vuelan libres y altos, con casi cien socios y abiertos a la sociedad.
La Peña ya tiene hecha su programación, todos los viernes se realizarán actuaciones y todos los sábados se iniciará una sesión de micro abierto para que los aficionados puedan echarse su cantecito, su toque, y hasta su pataíta. Con un servicio de bar la sala estará abierta desde los miércoles hasta el domingo de cada semana, y otro año más ya han convocado su segundo concurso de cante para el mes de febrero.


Una gran Cynthia con aromas a Carmen Amaya

21.02.13 | 12:57. Archivado en Flamenco

Como un torrente de vitalidad llegaba el cantaor Ricardo Fernández queriendo aportar su granito de arena a la Cumbre Flamenca, recordando que se encontraba muy cerca de La Unión en la que, en un sueño de una noche de verano, consiguió la “Lámpara Minera” del pasado año.
Comenzó realizando un recorrido por soleares y se fue por la soléa de Alcalá, Triana y Cádiz, con el poderío de voz que le caracteriza; porque una cosa es chillar y otra es cantar fuerte y a compás. Y Ricardo como se acompaña él con su guitarra no tiene que pedirle explicaciones al guitarrista para que lo tape.
Prosiguió su muy buena actuación por la malagueña del Mellizo y otra de Antonio Chacón, para pasar a una serie de cantes por alegrías; después quiso reivindicar un cante en desuso como es la Petenera, con toda la carga de superstición que tiene ese cante para algunos; hasta llegar a la Minera, en esos momentos Ricardo, dijo: “Este es un canto muy especial para mí, por lo que me pasó en La Unión”.
Curiosamente el cantaor llegó el año pasado a La Unión como un desconocido y obtuvo un triunfo clamoroso; desde luego que era una novedad ya que cantaba y se acompañaba a la guitarra, cosa que ya hizo Juan Breva, pero de forma rudimentaria. A Ricardo se le ocurrió cantar y tocar al mismo tiempo por hacer algo diferente y llamar la atención, y vaya sí lo ha conseguido; claro que a veces se le amontona el trabajo, por ejemplo, cuando se desafina un pelín la guitarra. Claro, es que además de cantar bien se marca unas falsetas extraordinarias, como la que hizo en el cante por bulerías para finalizar su actuación con un público que le pedía más. Y Ricardo dejó unos fandangos a capella suspendidos en el aire del coqueto teatro.
La otra gran alegría y sorpresa de la noche fue la de la bailora Cynthia Cano, que se presentaba con la esplendidez de sus 19 años por derecho propio en la Cumbre y, que estuvo cumbre en sus bailes, con su figura grácil llenando el gran escenario de un lado a otro. La bailaora que comenzó a los ocho años está alcanzando una madurez, en progreso constante, que no deja de sorprender. Precisamente hace dos años después de una actuación en Lo Ferro, se le acercó la gran Marifé de Triana y le dijo que le había emocionado y que le recordaba a Carmen Amaya.
Cynthia que bailó por siguiriyas y rondeñas, alegrías y tarantos, acompañado al cante por Gabriel de la Tomasa y El Trini, con la guitarra de Juan Jiménez, tuvo una gran actuación con sus desplantes y su gracia con ese acompañamiento de castañuelas al juego del movimientos de sus brazos. Por tarantos estuvo espléndida, también recordando ahora el centenario de Carmen Amaya que fue la primera artista que bailó con pantalones; con esa indumentaria de traje-pantalón también la bailaora murciana derrochó fuerza y expresividad. Su baile tenía aromas de Carmen Amaya, cuando digo aroma dijo aroma y no quiero hacer obviamente comparaciones.
Y por alegrías, también lo bordó con mucho donaire con su vestido de bata de cola y mantilla, con precisos desplantes al juego del movimiento de la mantilla y la bata de cola con sus taconeos y muy movimientos de manos, que fueron muy aplaudidos. Gran actuación de Cynthia Cano que terminó con el público puesto en pie y piropos de ¡Bravo!
Terminó la Cumbre, pero hasta mañana aún tienen tiempo de ver la excelente exposición “Sentimiento Flamenco” (Retrospectiva) de pintura y dibujos de Silvia Viñao, a la entrada del Teatro.


Cuando el piano y la voz se funden por levanticas

20.02.13 | 12:08. Archivado en Flamenco

No hay que ser un experto en belleza para asegurar que María Toledo es una mujer guapa; eso salta a la vista nada más verla salir al escenario con su chaqueta plateada y sus pantalones de mallas y sus andares de flamenca. Claro que la belleza sería irrelevante en sí misma, en un sentido de lo jondo, si a ésta no le acompañara una voz flamenca también hermosamente bella.
Y además de eso la artista manchega también aporta otra mirada nueva al flamenco al ser la primera mujer que toca el piano y canta, desde la jondura, dándole un nuevo aire fresco a la renovación que no cesa.
La cantaora salió al escenario mostrando sus credenciales por soleares, unos tercios de pie y otros acompañándose con el piano. Le siguieron unos tangos que recordaban a Camarón, mientras se proyectaba la imagen: “como el agua clara, que baja del monte, así quiero verte, de día y de noche”, que remató con tangos de estilo extremeño.
María Toledo que fue premio “Novel del Festival de La Unión”, cuando era una adolescente, se quiso acordar de la tierra: “Cuando era una niña escuchaba los cantes de los maestros Pencho Cros y Encarnación Fernández y quiero rendirles un homenaje cantando al piano, una minera y una levantica, con otra mirada, pero con la mirada del respeto”. Y vaya que sí lo hizo, con esas notas graves del piano, peleándose con los tercios duros de la levantica, recibiendo un sonoro aplauso. La voz y el piano se fundían hermosamente por levanticas. Y eso es lo que ocurre cuando esto pasa, eso es la renovación, la otra mirada, nuevos aires desde la raíz de lo clásico.
Le siguieron unos buenos cantes por deblas, para llegar a unas series de cantiñas. La Toledo también sobresalía cantiñeándose dulcemente por alegrías y mirablás, acompañada de la guitarra de Jesús del Rosario y la percusión de Antonio Losada, para dar paso a la segunda parte del espectáculo mientras el violinista venezolano David Moreira ejecutaba un excelente solo.
Y volvía a salir María Toledo, con vestido verde largo de lentejuelas, para interpretar los temas de su disco: “Con el tiempo” y “La del pelo alborotao”, por bulerías. Hasta llegar al momento de homenajear a Enrique Morente por “ser un cantaor revolucionario que no tienen miedo a nada” y sonaban por tangos. “Aunque es noche, en esa noche obscura”, Y “Si yo encontrara la estrella que me guiara”. Este sentido homenaje a Morente estaba previsto pero el que no lo estaba era el que le hizo, sobre la marcha, a Marifé de Triana, cantando excelentemente una serie de coplas de la más conocidas como “Torre de Arena o María de la O”, Y para cerrar su excelente actuación volvió al tema “Dame una oportunidad” de su disco: “Uñas rojas”, por tangos, ya con el público metido en el piano. Le pidieron un bis y ahí que dijo: “Vamos arriba, Murcia” y p’a arriba puesto en pie y palmeando por tangos se fue el público, para terminar con grandes aplausos.


De la sutil jondura de El Pele al electrizante compás de Capullo de Jerez

16.02.13 | 14:29. Archivado en Flamenco

Desde luego que no era un mano a mano el que se anunciaba, la noche del pasado jueves, en el primer cartel de la vigésimo “Cumbre Flamenca”, pero a priori como si lo fuera ahí estaba El Pele representando a la escuela cordobesa, ante la jerezana de Capullo. Dos maneras de interpretar y de sentir las cuitas y las alegrías. En estas ocasiones no hay dos sin tres: por un lado están los que son partidarios de uno frente a los del otro; y en mitad los que no se pueden definir porque le gustan ambos cantaores o las dos escuelas.
Le tocaba a abrir la velada al Pele y allá mandó a salir, al oscuro escenario, a su muy buen guitarrista Antonio “Patrocinio hijo” que se marcaba las primeras falsetas, mientras el cantaor se adentraba al escenario abriendo boca con unas zambras con mimbres caracoleros, que muy pronto conectaban con el público, a tenor de los aplausos. El cantaor ya hacia pública su declaración de intenciones: “Estoy muy satisfecho de estar aquí, ya tenía ganas de volver a Murcia y espero que los cantes que voy a hacer os gusten. ¡Qué Dios os bendiga! Y se arrancaba por una serie de solemnes malagueñas que remataba con abandolaos, a las que al final los concurrentes premiaban con fuerte ovación. A continuación invitaba a salir al escenario a su hijo José para que le hiciera compás con el cajón y se marcaba unas soleares marca de la casa, que dedicaba al cantaor Antonio Mejías, que da clases en el Conservatorio y a unos estudiantes con los que había charlado previamente. El Pele se acordaba a su manera del día de San Valentín y recomendaba: “qué hagáis el amor p´a que el banquillo del flamenco no se acabe”. Y llegaban los cantes por alegrías, también de Córdoba, que dedicaba a su guitarrista; una luminosa serie de alegrías, que Antonio mientras rasgaba la guitarra se iba bailando el compás con ambas piernas. Con el ambiente ya caliente, recordando que tenía atrás a otro compañero y que lo mataba si no acababa pronto, terminaba cantando y montando la fiesta por tangos y su famoso tema: Ay, vengo del moro, del moro”.
Manuel Moreno al que Manuel Benítez “El Cordobés” le puso el apodo de “El Pele”, cuando era jovenzuelo, más bien pertenece a la escuela cordobesa del torero Manolete, por la sobriedad. En fin, una excelente actuación del Pele que atraviesa un momento de madurez espléndida, después de algún pequeño contratiempo, un pelín cortita, que nos dejo con ganas de más.
Y en eso que llegó la máquina del compás, de esa escuela jerezana de Rafael de Paula, artística, anárquica e imprevisible; con las palmas de Jesús y Juan Flores y la percusión de José Rubichi, y la otra gran guitarra del Niño Jero que como otra máquina marcaba el compás jerezano. Capullo, con perdón, de Jérez, venía pidiendo guerra y comenzó calentando motores con soleares y fandangos; hasta que llegó la juerga por bulerías y las cabezas de los espectadores se movían y las manos se soltaban por palmas. El compás electrizante de Capullo de Jerez contagiaba a la sala, como un virus febril, y te podía hacer sentir como si pronto fueras en una montaña rusa, que tan pronto sube el ritmo como que baja. Y bajaba con unas tonás. Y volvía a subir con más bulerías y se levantaba el Capullo y no se echaba una pataíta sino que se bailaba encima con chispeantes desplantes y el público se lo pasaba de fiesta. Esto es lo que tiene el Capullo que con sus manos va modulando las subidas y bajadas del ritmo y el volumen, un cantaor que se alarga y parece que se va a salir del compás y en medio de un segundo te hace una cabriola con la letra que canta y se cuela en el último suspiro. Y así sonaban siguiriyas, fandangos y granaínas, al compás excelente que por bulerías le marcaba el Niño Jero. Esto es lo que tiene Jerez y sus barrio de Santiago. ¿Siendo payo Capullo de Jerez, se puede cantar más gitano? Yo creo, que este caso, es muy difícil hacer comparaciones entre gitanos y gachós. Y mucho menos entre las dos escuelas: la de El Pele y la de Capullo de Jerez.


EL DEVENIR IRONICO Y TRAGICO DEL POETA

31.12.12 | 11:34. Archivado en literatura

Cuando Miguel el día 30 de noviembre de 1931 con veintiún años toma el camino de Madrid con poco más de doscientas pesetas, un millar de versos sin publicar, y un millón de ilusiones en sus bolsillos, ya ha tomado la determinación de triunfar en la capital, después de abandonar sus labores de cabrero, y ya ha decidido que a partir de esos momentos su oficio será el de escritor. Así se lo comunica previamente a su idolatrado Juan Ramón Jiménez: “Soñador, como tantos, quiero ir a Madrid. Abandonaré las cabras— ¡Oh, esa esquila de la tarde!—y con el escaso cobre que puedan darme tomaré el tren de aquí a una quincena de días para la corte.”.
El poeta llega a la capital republicana y se encuentra con el bullicio de sus gentes, entre cláxones, sonidos de tranvía, y el trepidante ritmo urbano le produce un cierto desasosiego: “Madrid no es como yo lo soñaba. No me ha causado ninguna impresión grata. Tal vez porque está hoy sin sol. Hace mucho frío, las manos las tengo muy heladas, y no he dormido en toda la noche”.
Una vez alojado en la pensión de la calle Costanilla de los Ángeles que le ha sugerido su amigo Alfredo Serna, muy pronto se pone manos a la obra y comienza a ejecutar el plan pergeñado: la primera visita la realizará a la casa de Concha de Albornoz, hija del ministro de Justicia, con la recomendación de la carta que lleva del alcalde de Orihuela, José Martínez Arenas, para pedirle que le busque algún empleo. Después visita a Ernesto Giménez Caballero con la intención de que lo promocione en la prensa.
El poeta henchido de quimeras, durante varias semanas, no cesa en su empeño de encontrar un medio de subsistencia llamando de puerta en puerta pero la suerte no le es propicia, mientras el poco dinero que conserva se va evaporando. Después de un mes y medio, por fin, Giménez Caballero en su crónica del Robinsón coloca las notas más pintorescas de Hernández: “Llego a mi casa el pastor poeta. Me fijé en su cara y en sus manos. Su cara, muy ancha y cigomática, clara, serena y violenta, de ojos extraordinarios azules. Sus manos fuertes, camperas y tímidas. Y le sometí a un interrogatorio de Juzgado de municipal”. Para adornar la presunta rusticidad del oriolano, el cronista, elige un poema menor: “En cuclillas ordeño/ una cabrita y un sueño”. Y para concluir le espeta, el Robinsón: “Pero hombre, ¿qué hace usted en Madrid vestido de gabán tan señorito? A lo que contesta, Miguel: “Ya ve, quiero trabajar, colocarme en algo, sea como sea. Me vine con mis ahorrillos, aquello es muy estrecho, la Oleza de Miró”.
Miguel Hernández envuelto en la contradicción de tener que presentarse como cabrero observa una y otra vez como resaltan más esta condición pintoresca que las de sus poemas. Sin embargo, en su objetivo de conseguir esa repercusión en la prensa de la capital que le facilite una carta de presentación para pedir una beca en el ayuntamiento de Orihuela o en la Diputación de Alicante, que le permita tranquilamente escribir, prosigue sin dar su brazo a torcer a pesar de las penurias que le acechan.
Cuando está a punto de cumplir tres meses de estancia, por fin recibe otra alegría con el reportaje que le dedica Federico Martínez Corbalán en la revista Estampa, titulado: “El cabrero poeta y el muchacho dramaturgo”. Ahí vemos a Miguel con su único abrigo, traje y corbata.
El joven Hernández ya ha comprobado que no es tan sencillo entrar en las selectas tertulias de poetas e intelectuales en las que impera un refinado academicismo no apto para autodidactas sin padrino. A pesar de todos los inconvenientes el poeta mantiene su vigor y su sentido irónico del humor, acude a la Biblioteca Nacional para empaparse de literatura y sigue componiendo versos, inasequible al desaliento, a la espera de un milagro pecuniario que no llega. La situación comienza a ser dramática, un 22 de marzo le escribe, a Ramón Sijé: “Madrid es cruel…Acabo de llegar a casa perdido, con los pies destrozados. Desde las dos de la tarde andando con estos zapatos, los únicos, y rotos y lleno de agujeros. Fui a estación de Atocha a recoger dos cajas de naranjas que me han mandado mi madre y mi hermana para la señora Albornoz; con ellas al hombro me he encaminado hasta ese sitio; si hubiese tenido al menos quince céntimos hubiese evitado la distancia desde la estación hasta la casa; la hubiese salvado en un tranvía, pero no tenía ni esa miseria”.
Definitivamente, en mayo, la realidad de su miseria económica le hiela los sueños y Miguel decide retornar con las ilusiones rotas, aunque cargado con las nuevas tendencias poéticas de la corte y con la experiencia vital de lo vivido. La mala suerte en forma de ironía se ceba con el poeta, a su regreso, que para ahorrarse el dinero que previamente ha pedido, toma un billete gratuito de un amigo a nombre de otro y le detienen. Desde Alcázar de S. Juan le escribe, a Sijé: “Me dicen que soy un estafador, que suplanto la personalidad de otro; me escarban todos los bolsillos; me insultan y me avergüenza cien veces, y cuando llega el tren a Alcázar de San Juan, me hacen descender del tren y entrar en la cárcel escoltado, no por dos imponentes guardias civiles, por dos ridículos serenos viejos y socarrones”. Después de dormir esa noche en la cárcel, y otra en el Bar La Alegría, le llegarían la setenta pesetas que había pedido por telegrama a sus amigos. ¿Lo que no podía el poeta intuir es que esa cárcel no sería la última que pisara?
El poeta ya está en Orihuela y no quiere volver a trabajar de cabrero, de momento se va apañando con la actividad de mecanógrafo en Tejidos Marín (padre de Sijé) y más tarde en una notaría y se vuelca en la escritura con mayor ahínco. Una y otra vez, remueve el cielo con la tierra; al canónigo de Orihuela, Luis, Almarcha, aún no lo visita y sí le escribe: “Yo me ahogo en mi casa. Me dicen que no hago nada. Y yo no respondo que en los seis meses que no hago “nada” he hecho más que nunca (dar un salto enorme en la poesía, leer mucho libros y preparar uno para dentro de unos días), porque, ¿para qué? Ellos no sabrán nunca que leer y hacer versos e inclinarse sobre la tierra, sobre las cabras, son la misma cosa y para leer y hacer versos, como para trabajar es necesario ¿verdad? amor”. Y le pide a Almarcha que interceda para pedir una beca en la Escuela de Periodismo del periódico Debate.
Y vuelve a la carga con José Martínez Arenas, que ahora es diputado: “Y que más podrá hacer por mí usted que me prometió “algo” para cuando fuera “algo”. Ya sabe que no quiero subvenciones ni enchufes de ninguna clase. Quiero “algo” que me lo gane con mi trabajo ahí si no es posible aquí”. Sin embargo, el poeta de momento no consiguió gran cosa, hasta que a principios de enero de 1933, con la ayuda económica de Martínez Arenas y de Almarcha, que le pone las 425 pesetas, consigue publicar su primer libro Peritos en Lunas, en la colección Sudeste del diario La Verdad de Murcia, gracias al entusiasmo de Raimundo de los Reyes; precisamente cuando el poeta va a corregir las pruebas a casa de Raimundo, en Murcia, se encontrará con Federico García Lorca, que estaba de gira con su compañía teatral.
Por fin el libro de Hernández ve la luz el 20 de enero de 1933, una obra que le dará alas, y que ya será una carta segura de presentación en los círculos literarios. García Lorca, más tarde, le escribirá: “Mi querido Miguel: no te olvidado. Pero vivo mucho y la pluma de las cartas se me va de las manos. Me acuerdo mucho de ti porque sé que sufres con esas gentes puercas que te rodean, y me apeno de ver tu fuerza vital y luminosa encerrada en el corral y dándote topetazos por las paredes…Tú libro es fuerte, tiene mucha cosas de interés y revela a los buenos ojos pasión de hombre, pero no tienes más cojones, como tú dices, que los de casi todos los poetas consagrados…No se merece Perito en lunas ese silencio estúpido, no. Merece la atención y el estimulo y el amor de los buenos”.
El punto de mira de Miguel sigue estando en Madrid y el poeta no cesa en su nueva creación de poemas y busca el éxito más rápido escribiendo obras dramáticas de teatro. A mitad de Marzo de 1934 de nuevo se presenta en la capital, y con la influencia de su amigo Juan Guerrero Ruiz, consigue una cita con José Bergamín, el director de la revista Cruz y Raya, al que le gusta su obra inacabada La danzarina bíblica y además de prometerle la publicación le anticipa 200 pesetas por los derechos de autor. El poeta regresa muy contento a Orihuela, con la pretensión de terminar el tercer acto de la obra. Y muy pronto levanta el vuelo, en 1935, en su tercer viaje a Madrid, gracias a Raimundo de los Reyes, y después de entrevistarse con José María de Cossío, logra por fin un salario fijo de 40 duros, escribiendo biografías de toreros para la famosa Enciclopedia taurina, mientras prepara su segundo libro de poemas El rayo que no cesa, con el que definitivamente triunfará. Miguel ya ha conocido a Pablo Neruda y a Vicente Aleixandre que serán sus valedores y le harán cambiar su concepción poética.
En su devenir irónico como un sino, por ser un hombre confiado que creía en el hombre, le perseguía el infortunio; una tarde al salir del trabajo y pasear por los cerros de La Moncloa, la Benemérita le detuvo por sospechoso y al no llevar célula pasó la noche en los calabozos, los guardias no se creyeron que trabajará en Espasa Calpe; en otra ocasión lo vuelve a detener la guardia civil en San Fernando del Jarama, de nuevo no lleva documentación, el poeta les contesta sonriendo que está allí por gusto y la sonrisa le disgusta a los guardias que lo llevan al cuartel y le dan bofetadas, le quitan las llaves de su casa y le llaman ladrón, hasta que dejaron que llamará a Pablo Neruda, cónsul de Chile, y lo sueltan sin darle explicación alguna.
La vida transcurre de forma vertiginosa para el joven poeta que creyó en su propio sueño, y que abandonó el trabajo de cabrero y que ya ahora en 1936 comienza a saborear las mieles del triunfo; ya que después de la “Elegía” a Ramón Sijé; le escribe Gregorio Marañón y se pone a su servicio; Ortega y Gasset le invita a escribir en Revista de Occidente y Juan Ramón Jiménez, al ver esa publicación, escribe en el diario El Sol: “Verdad contra mentira, honradez contra venganza. En el último número de la Revista de Occidente publica Miguel Hernández, el extraordinario muchacho de Orihuela, una loca elejía a la muerte de su Ramón Sijé y 6 sonetos desconcertantes. Todos los amigos de la “poesía pura” deben de buscar y leer estos textos poemas vivos…Que no se pierda en lo rolaco, lo “católico” y lo palúdico…esta voz, este acento, este aliento joven de España”.
Sin embargo a Miguel no le da tiempo a saborear su triunfo poético, al estallar la Guerra Civil y romper el mapa de España en dos bandos irreconciliables, el poeta muy pronto toma partido y se alista en el 5º Regimiento, formado por comunistas. Y muy pronto pone su pluma como periodista y su poesía al servicio de la defensa de la República, en los frentes de Teruel, Andalucía y Extremadura.
Después de perdida la contienda, con Miguel ya en el bando de los derrotados, aún sigue confiado y regresa a su pueblo, aunque el sabe que no ha matado a nadie y que no tiene que temer, le convencen para que se exilie y marcha a Portugal, y muy pronto lo detienen en el puesto fronterizo y lo entregan en Rosal de la Frontera el 29 de abril, en Huelva, a la policía española. El primer calvario de cárceles de Miguel Hernández que comienza en Huelva y Sevilla, hasta llegar a Madrid, termina el 15 de septiembre de 1939, gracias a un indulto.
El poeta, ya libre, es tanta las ganas que tiene de ver a su familia que no escucha los consejos que le dan de que no vuelva a ir a Orihuela. Y una vez ahí es reconocido y detenido y lo conducen a los sótanos del Seminario, ahora cárcel improvisada. Ahí, viendo la sierra que lo había visto nacer, el poeta ni por asomo pensaba en su segundo circuito de cárceles: de nuevo lo trasladan a la de la plaza de Conde Toreno el 3 diciembre, después a la de Palencia, y otra vez Madrid el 24 de noviembre de 1940; y así a la de Ocaña y Albacete, hasta llegar por fin el 29 de junio de 1941 al Reformatorio de Adultos de Alicante, en donde unas semanas más tarde podrá ver, después de tanto tiempo, a su mujer y a su hijo. En noviembre de 1941 ya entró en la enfermería enfermo de tuberculosis y ahí lo dejaron morir
A Miguel, después de las heridas del amor y de la vida, le llegaba la de la muerte un 28 de marzo de 1942. El poeta, ya había escrito: “Las cárceles se arrastran por la humedad del mundo, /van por la tenebrosa vía de los juzgados:/buscan a un hombre, buscan a un pueblo, lo persiguen, /lo absorben, se lo tragan”.


ENTREVISTA A BEATRIZ ROMERO, GANADOR DEL MELON DE ORO DEL FESTIVAL FLAMENCO DE LO FERRO

28.08.12 | 12:06. Archivado en entrevista

La joven onubense Beatriz Romero de 16 años, que el próximo curso empezará primero de bachiller, lo tiene muy claro: quiere seguir con el flamenco pero no descuida sus estudios porque le gustaría hacer Derecho y ser fiscal; con la emoción contenida y el premio Melón de Oro y su diploma sobre su regazo, entre bambalinas, le preguntábamos, mientras respondía con cierto desparpajo.
Pregunta.- ¿Cómo se sientes ahora con el premio en las manos?
Respuesta.-La verdad que ahora mismo no tengo palabras, era la primera vez que me presentaba, lo he hecho por probar, y ahora mismo estoy en una nube; no me lo creo”.
Pregunta.- ¿A quien le dedica el premio?
Respuesta.- “A mi novio, y en general a toda mi familia que me están apoyando, a mis padres que se están perdiendo la romería de mi pueblo “Palos de la Frontera”, que es lo que más les gusta”
Pregunta:-¿Cómo decidió presentarse a este concurso?
Respuesta.- Bueno, estuve también en La Unión y hablando con los concursantes me enteré de este Festival y al leer las bases me llamó la atención, y como algunos compañeros ya lo habían ganado antes, decidí probar”.
Pregunta.- ¿Cómo ve el actual panorama flamenco?
Respuesta.- Están saliendo muchos jóvenes y se está viviendo un buen momento, y espero que especialmente nunca se acabé la afición que hay en las peñas, que son muy necesarias por su gran afición”.
Pregunta.- ¿Considera que este premio Melón de Oro le puede abrir puertas?
Respuesta.-Claro, yo creo que sí, uno mis objetivos era ése, porque un premio con la categoría y el renombre de este Festival, es muy bueno”,
Pregunta.- ¿Con qué cantes se suele sentir más a gusto?
Respuesta.- Me gustan todos pero me siento muy a gusto con los que hoy he hecho en la final: granaína, alegrías, siguiriya; pero también me gusta mucho la caña que se hace muy poco, también las tonás, y los cantes de Levante me gustan mucho. Ahora especialmente bien me siento con la granaína”.
Pregunta.-¿En qué fuentes flamencas bebe?
Respuesta.- Pues depende de qué hablemos, si es de los antiguos, me gustan Mairena, Chacón, Vallejo, Caracol, Fosforito: y de los nuevos: Arcángel, que es mi maestro, así como Maria Heredia o Miguel Poveda”.
Pregunta.- ¿Y si tuviera que elegir a un cantaor como preferido?
Respuesta.-Me quedaría con la Niña de los Peines.
Pregunta.-¿Cómo ve la actual crisis económica en el flamenco?
Respuesta.- La verdad es que se está notando en los festivales en los que se prescinde de gente con mucha categoría; yo la verdad es que este año no me pudo quejar porque la Federación de Sevilla ha contado conmigo y he estado todo el verano trabajando?
Pregunta.- ¿Le gusta otro tipo de músicas?
Respuesta.-No, el flamenco. Si hay que escuchar con las amigas en la fiestas otra música, pues la escucho”.
Pregunta.- ¿Y cómo ve la fusión flamenca?
Respuesta.- Yo la respeto, cada uno escucha su cante. A mí particularmente me gusta el flamenco puro”.
Pregunta.- ¿Y sus amigos cómo lo ven?
Respuesta.-Mis amigas son más del reggaeton, el pop, y esas cosas


LA JOVEN BEATRIZ ROMERO GANA EL MELON DE ORO DE LO FERRO

28.08.12 | 12:04. Archivado en Flamenco

En una final muy reñida y abierta saltó la sorpresa, en la trigésimo tercera edición del Festival, al alzarse la cantaora onubense Beatriz Romero, de 16 años, con el Melón de Oro, máximo trofeo de Lo Ferro, que se otorga al cantaor más completo en los diversos cantes, siendo muy aplaudida con el público puesto en pie, mientras la cantaora se emocionaba y daba las gracias, con alguna que otra lágrima de dulce sabor. A la reciente "Melón de Oro 2012" la acompañó con un toque magistral Antonio Carrión, Premio Nacional de Guitarra y Grammy Latino, y tras recoger el premio volvió a cantar con brío unos encendidos fandangos, que fueron jaleados por el respetable.
El premio lo recibió de manos del alcalde de Torre Pacheco, Daniel García Madrid; junto con la placa de la Comunidad Autónoma de Murcia que le entregó Alberto Garre, Vicepresidente Primero de la Asamblea Regional; y un cheque de 12.000 euros, otorgado por Santiago Sánchez, Director de Relaciones Externas del Corte Inglés.
El segundo premio en importancia lo ganó Juan Antonio Ramírez, de Sevilla, que consiguió el trofeo “El Molino de Lo Ferro” dotado con 6.000 euros, como premio a la ferreña mejor cantada.
Y los galardonados restantes premiados con diplomas y 2.000 euros fueron: Pepa Abad Rosales, de Córdoba, en el grupo de Cantes Aflamencados; Cristina Soler Gago, de Huelva, en el grupo de Cantes de Levante, y Anabel Álvarez Castillo, de Almería, en el grupo de Cantes Básicos.
En la luenga noche del sábado, por sorteo, le tocó actuar en primer lugar a la joven Beatriz Romero que cantó: granaína y media, alegrías, siguiriya y ferreña; Cristina Soler, que hizo cartageneras, soleá, alegrías y guajiras; Anabel Castillo, con tonás, ferreña, tarantos y tangos; Juan Antonio Ramírez que hizo malagueñas, tarantas, ferreñas y caña; y Pepa Abab que cantaba granaína y media, ferreaña, guajiras y alegrías.
Mientras el jurado formado por Ginés Avellaneda, Antonio Ponce, Nicolás Lozano y Francisco Martínez, que ejercía como presidente, se retiraban a deliberar, para atemperar la espera del veredicto, subía al escenario el Ballet de lo Ferro, que dirige María Dolores Ros, con su brillante espectáculo “Con aire flamenco y cuatro notas más”, haciendo un interpretación plástica del baile con escenografías desde los más castizo hasta los más “jondo” en su pasado y en su momento actual.
Un excelente ballet el de Lo Ferro que siempre sorprende por la calidad de sus propuestas. Con su cuerpo de baile formado por Isabel Pitera, Carmen Contreras, Soraya Sánchez, María José Vicente, Begoña Alarcón, Lorena Jiménez, Antonia García y la bailaora murciana Cynthia Cano. Con los músicos Vicente Santiago y Raúl. Al cante Paquito Sánchez. La dirección musical fue de Vicente Santiago, como repetidora Antonia García y la dirección artística y coreografía fue de María Dolores Ros. Otra muy buena actuación del Ballet que fue corroborada por los aplausos del público puesto en pie, que casi a las tres de la madrugada esperaba conocer el nombre de los ganadores.
En el transcurso de la velada se le tributó un homenaje a la ciudad autónoma de Ceuta y a la Asamblea Regional, por lo que Salvador Jaramillo, subdirector de Festejos de Ceuta, y Alberto Garre, Vicepresidente Primero de la Asamblea Regional, recibieron la medalla de oro del festival de manos del alcalde de Torre Pacheco, Daniel García.
Decíamos ayer, que a nuestro parecer la final estaba muy igualada y que todo dependería del cómo aguantarán la presión en el escenario los concursantes, y ya anunciamos que la joven onubense Beatriz Romero, con una preciosa voz y mucho sentimiento en su interpretaciones, podía dar la sorpresa. Y Así fue, no íbamos con las predicciones nada desencaminados. Así mismo, advertíamos de la progresión de Juan Antonio Ramírez, y tampoco erramos, al final se llevó el premio por Ferreñas.
Concluía así la trigésima tercera del Festival, excelentemente dirigida por Francisco Aparicio, muy reñida hasta el último momento, con un gran éxito de público, un gran concurso con su pimienta y su sal, que suele acoger desde la juventud hasta lo más granado, y que en esta ocasión apostó por el futuro.


EN BUSCA DEL MELON DE ORO

28.08.12 | 12:02. Archivado en Flamenco

Decíamos ayer que era un inmenso placer escuchar flamenco bajo la luna de Lo Ferro, al aire libre teniendo como techo un cielo de titilantes estrechas, ni siquiera las estrellas; las otras estrellas galácticas del partido del jueves entre el Barsa y el Madrid, lograron amilanar la primera semifinal del concurso.
En la apacible noche veraniega del pasado viernes se celebraba la segunda semifinal en la que actuaban Cristina Soler Gago, de Huelva, que interpretaba minera, tangos, seguiriyas y granaína y media; Pepa Abad Rosales, de Córdoba, que cantaba por cartageneras, serrana, ferreña y caracoles; la joven Beatriz Romero, de Huelva, que hacia la ferreña, la soleá apolá, caracoles, y la malagueña, y cerraba el ciclo de participantes: Juan Antonio Ramírez, de Sevilla, con soleá, alegrías, ferreña y cantes de trilla. La suerte ya estaba echada y el jurado se retiraba a deliberar.
Mientras tanto, el artista invitado era el guitarrista murciano Faustino Fernández con su grupo, que presentaba un espectáculo basado en sus experiencias flamencas con los componentes del cante, toque, y baile; muy atrayente en el ritmo y en la elección de los palos, que comenzaba por fandangos de Huelva, tarantas, proseguía por alegrías y tientos-tangos y terminaba con un fin de fiesta por bulerías.
El cuadro de artistas de este espectáculo estaba compuesto íntegramente por murcianos; con la percusión, Dani López; a la segunda guitarra, Tomás Navarro; al baile, Ana Belén Ruiz y Dani Valera; y al cante Paquito Sánchez y Bastián Contreras. Entre el buen baile de Belén Ruiz y Dani Valera y el cante de Paquito Sánchez, hay que destacar el gran cante de Bastián Contreras, siempre un valor seguro cantando de atrás pa´lante, con su rajo gitano especial, con ese cobre en su tono, y esa atención en los remates y los desplantes de los bailaores. Como no hay mal que por bien no venga, me refiero a la pertinaz crisis, el Festival este año ha tenido que echar mano de nuestros flamencos autóctonos como artistas invitados, durante las jornadas del concurso; aunque el Festival siempre suele contar con los flamencos emergentes de la Región.
Decíamos ayer a la luna de Lo Ferro que el Melón de Oro de 2012 se cotizaba al alza, que ni se compraba ni se vendía y había que ganárselo ante el público y que el jurado tendría la última palabra. Esto es así y es lo que hay.
Pues bien, ya en la mañana de ayer sábado se conocían los cinco cantaores que pasaban a la final, en busca del Melón de Oro, y los tres que quedaban definitivamente apeados. Y entre los que no pasaban a la final se encontraba la cantaora Manuela Cordero, una muy buena cantaora, sin menosprecio de otros; entre gustos y gustos, va la siempre interesante variedad. Manuela Cordero no estaría en la final y a algunos flamencos les sorprendía esta decisión. A mí también, respetando como no podría ser de otra manera los gustos del jurado, digo, que esta decisión me parece desafortunada porque Manuela Cordero es una cantaora profesional que da mucho que hablar en sus actuaciones
De manera que después de ver en la mañana de ayer la lista de los cinco finalistas, entre estos, cuatro mujeres, quedé un pelín descolocado. Y que quieren que les diga, en esta hora mañanera del sábado en la que escribo: ¿Qué quién se va a llevar el Melón de Oro? Bueno, pues muy igualado estaba el asunto y obviamente todo iba a depender de cómo gestionarán sus nervios en el escenario, entre la veteranía de la cantaora Pepa Abad Rosales y el cante en progresión de Juan Antonio Ramírez, la sorpresa la podía dar la joven onubense Beatriz Romero, con una preciosa voz y mucho sentimiento en su interpretaciones, que a pesar de sus 17 años ya parece una auténtica veterana en el conocimientos de los cantes. Esta Beatriz Romero, que recientemente ganó un premio en La Unión por alegrías, tiene mucho duende y mucho arte. ¿Y quién ganaría el premio de La Ferreña? Pues hasta podría quedar desierto.
Y mucho arte y artistas es el que se podía ver por Lo Ferro, y entre tantos, la pintora oriolana Eva Ruiz que ha hecho el cartel del Festival de la presente edición, la escultora Maite Defruc que modeló una escultura en barro durante una mesa redonda, mientras le cantaban; así como los pintores Ángel Haro y Miguel Fructuoso, o la escultora Lola Arcas.
En la hora, ya del domingo, en la que usted lee el periódico ya sabremos quien ha ganado el codiciado Melón de Oro de Lo Ferro.


Flamenco a la luna de Lo ferro

28.08.12 | 11:56. Archivado en Flamenco

Cuando los flamencos de la parte de Andalucía se ponen en marcha rumbo al Festival de Lo Ferro no sé que les indicará su Gps; y es que Lo Ferro estando al lado de la pedanía de Roldán y perteneciendo al ayuntamiento de TorrePacheco es mucho Lo Ferro.
En tiempos de crisis aún sorprende más que este Festival siga contra viento y marea su andadura, ahora en su trigésima tercera edición, ganando más adeptos y sonando fuerte en el planeta de los cabales, allende de nuestras fronteras. Hace ya algunos años Sebastián Escudero invitaba a la duquesa de Alba, a venir a este rincón pachequero, para entregarle la medalla de oro del Festival, y doña Cayetana le preguntó qué cuántos habitantes tenía Lo Ferro. A la duquesa se le dijo que 300 y cómo por lo visto ella no había entendido bien, respondió: ¿300.000? No, no, duquesa, ha oído bien son 300. Pues sí son 300, entonces voy.
De aquel tiempo al de hoy, no crean que Lo Ferro tiene mucho más habitantes, por eso sigue sorprendiendo la existencia de este Festival, Sin embargo en clave interna, sorprende un poco menos si uno conoce a Sebastián Escudero que sigue siendo el alma mater, el padre de la criatura, que arropado por su hijo Mariano que ha cogido las riendas de la Peña Melón de Oro, y la excelente dirección del Festival por Francisco Aparicio; así pues Sebastián sigue siendo el rayo que no cesa, con ese buen equipo que le rodea. Y viene esto a cuento porque ya va siendo hora de que se tribute a Sebastián el homenaje institucional que se merece, y que a buen seguro apoyaran muchos flamencos.
Dicho lo dicho, en la noche del jueves se celebraba la primera semifinal con la participación de Juan Antonio Camino, de Córdoba, que cantó por soleá, cartagenera, tangos y ferreña; Anabel Álvarez Castillo, de Almería, que lo hizo por soleá, guajira, malagueña y bulerías, acompañado a la guitarra por Antonio Carrión; Bernardo Javier Miranda, de Córdoba cantó por soleá, malagueña, caracoles y taranta, acompañado por la guitarra de Antonio Fernández “El Torero” ; y cerró la muy buena noche de cante, Manuela Cordero López por rondeña y abandolaos, bamberas, cantiñas y seguiriya.
Visto lo visto, y conociendo a los otros cantaores que competían ayer viernes, se prevé una gran final por la calidad de los participantes.
A la luna de Lo Ferro, en ese peculiar recinto al aire libre a modo de cine de verano, entre refrigerios, después de la primera semifinal, actuaba como artista invitada la cantaora Yaraví Serrano con su espectáculo “Flamenco Vivo”, que después de pasar por diversos concursos de coplas en televisiones autonómicas, ahora experimenta con otros sonidos y otros ritmos, con su poderosa y bonita voz. Comenzó su buena actuación cantando una nana, a la que le siguió una granaína, para pasar a interpretar el tango de las madres locas. La cantante, ya con el favor del público, dijo que estaba ahí porque de manera sorpresiva hace unas semanas recibió una llamada de Sebastián Escudero, a primera horas de la mañana, que sin más le dijo que le cantara un fandango.
Y ahí fue el momento para arrancarse por fandangos de Huelva. Le siguieron un popurrí de coplas populares, con estribillos del “vino amargo”, •María la Portuguesa” u “Ojos verdes”. Y terminó su muy buena actuación por alegrías, colombianas y bulerías; acompañada por la guitarra de José Almarcha, el piano de Antonio Ponce, la percusión de Antonio García, el baile de Jesuel Pacheco, y los coros y las palmas de Inmaculada Pacheco.
Sin embargo, el que se quitó una espina de encima fue Tomas Pereila, Melón de Oro de 2011, que estando anunciado en la noche del miércoles no pudo actuar por una repentina indisposición, y como no quería irse a Sevilla de esa manera, actuaba el jueves cantando muy bien por granaína y media, fandangos y unos excelentes fandangos de Triana, que dedicó a su mujer y a su hijo.
Y es que este año el Melón de Oro ya se está poniendo caro, por la calidad de los participantes. Ahí mismo en el recinto de Festival se podía degustar melón gratis total, y ahí estaba, Juan Guillén, con su stand de “Melón Platinum, que venden melones en su tienda On-Line. Aquí el que no corre vuela. ¿Quién iba a pensar hace unos pocos años que se iban vender melones por Internet?
A la luna de Lo Ferro, en la gran final de esta noche, el Melón de Oro de 2012 que cotiza al alza, ni se compra ni se vende, hay que ganárselo ante el público y el jurado que tendrá la última palabra


La miseria moral y los 400 euros miseros

17.08.12 | 13:59. Archivado en comentario político

Decíamos ayer que la próxima semana hablaríamos del Gobierno, pero no hemos tenido la ocasión y la ocasión a veces la pintan calva y como no hay mal que por bien no venga, dos refranes por el precio de uno, se nos va el Gobierno por vacaciones y la prima de riesgo baja y baja, como si a los inversores o a eso que todos llamamos los mercados, prefirieran el desgobierno.

Mientras el presidente Rajoy descansa comiendo pulpo por su tierra y viendo como marean la perdiz por Doñana, dos de sus ministros han salido a la palestra: el de Agricultura, Arias Cañete, al que desde Canarias acusaban de estar en los toros al tanto que se quemaban los montes, que le ha echado la culpa del incendio de La Gomera al Cabildo de Canarias. Y el ministro Soria, que nos aconseja que menos turismo de playas con mosquitos con temperaturas de 40º y más darse vuelta por los rincones de nuestra España.

Y sin embargo, entre unas declaraciones y otras, las que más han llamado la atención por la miseria moral que llevan en sus intenciones han sido, a propósito de la ayuda de los 400 euros a los parados, en primer lugar, la de Alfonso Alonso, portavoz en el Congreso del P.P, que ha dicho que el Plan Prepara de ayudas de 400 euros se está pagando a “los parados de Zapatero”, una gilipollez que podría sonar a broma pesada, si no fuera porque encima el portavoz se la pueda creer sin la demagogia y la hipocresía que lleva implícita dicha declaración. Y en eso estábamos, de gilipollez en gilipollez, cuando para superar nota, el vicesecretario de Organización y Electoral, Carlos Floriano, nos dice en buen tono familiar y caritativo, que lo que pretenden es que esa ayuda llegue “a quien lo necesita”, porque hay personas que la están cobrando y que viven con sus padres. Tiene perendengues el asunto, pretenderá Floriano que el parado se independice y que con los 400 euros pague el alquiler de una casa.

Lo que no dice el P.P es que pretendían dejar a todas estas personas en la más pura miseria, y que han tenido que retirar esa medida ante la presión, y, sobretodo, cuando le han visto las orejas al lobo, cuando han comprobado que el PSOE ya estaba promoviendo una iniciativa legislativa popular para garantizar por ley la ayuda de los 400 euros a los parados, para personas que no tienen ningún tipo de ingresos.

No hay nada más humillante para una persona que después de no poder tener un trabajo, no tenga ni un puto euro para vivir, y que tenga que depender de los demás, porque por lo visto que los derechos de los españoles que contiene el primer capítulo de la Constitución se lo pasan por el forro de las cuestiones.

Lo sorprendente de estas declaraciones es que uno se queda con la sensación de ver que mientras se le entregan millones y millones a los bancos, se quiere criminalizar a los parados. Por ciertos a muchos de cientos de miles más de nuevos parados, desde que iniciaron la Reforma Laboral, que sí ha servido de algo ha sido para echar a la puta calle a precio de saldo a miles de trabajadores con antigüedad en las empresas.

La constitución española debe de garantizar un puesto de trabajo, y, si no puede en momentos de crisis, un subsidio digno para vivir a sus ciudadanos, todos los demás son cuentos y milongas de los mercados y la puta madre que parió a la prima de riesgo. Basta ya de demagogos y de hipócritas, no jueguen miserablemente con la dignidad de las personas.


Entre la noticia y el rumor, seguimos esperando a Godot. (Y la próxima semana hablaremos del Gobierno XXII)

30.07.12 | 12:39. Archivado en comentario político

Dicen que el rumor es la antesala de la noticia, claro que eso se supone que debe de ser cuando el rumor no se fabrique desde la fuente interesada de la noticia concreta; me explico: hay rumores que ya mucho antes del rumor, son en sí mismo una pura y dura noticia. Y, por haber, hasta hay noticias sobre el rumor y rumores sobre la noticia que fue noticia. Los rumores ya no lo que son, ni siquiera aquellos rumores, que cantaba la entrañable Raffaella Carra.
Desde distintos periódicos europeos se ha publicado la noticia de que España va a ser intervenida y hasta han dicho que nuestro ministro de economía, Luis de Guindos, ya había negociado este rescate que costaría 300.000 millones. El Gobierno español lo niega por activa y por pasiva. El pasado viernes la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, después del último consejo de ministros, respondía que estas noticias eran infundadas. Sin embargo, si nos atenemos a esas noticias infundadas y a la última tendencia en comunicación del P.P, deberemos entender que tal vez sean lo contrario. En los últimos meses cada vez que han dicho unas cosas, al día siguiente han hecho todo lo contrario; no vamos a hacer de nuevo una lista de todos los incumplimientos del programa, o de lo que dijeron en la campaña electoral, que es lo mismo.
La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, como decíamos, ha negado que el titular de Economía, Luis de Guindos, se haya reunido con el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, para tratar sobre un rescate total a España, como ha informado la agencia Reuters; Precisamente la última vez que Soraya Sáenz de Santamaría, allá por junio, negó que el rescate, al día siguiente hubo tomate.
Entre rumores y noticias, tomate y rescate, dijo una cosa y hago otra, también nos llegó, supongo que toda su buena fe, el vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, afirmando tajantemente que el Partido Popular "está cumpliendo con su programa electoral", que es "sacar a España de la crisis". Y nos ha pedido "humildad y "sacrificios".
Carlos Floriano, armándose de valor, afirmaba: "Somos absolutamente conscientes de que estamos pidiendo un enorme sacrificio a todos los españoles pero lo hacemos con mucha humildad, respeto y diciendo la verdad. Nuestro contrato con los españoles era una mayoría estable a cambio de sacarles de la crisis", Y la crisis que va a lo suyo, ya le está indicando al Partido Popular, si se miran las últimas encuestas sobre intenciones de voto, lo que piensa ahora los españoles.
Y ya nos digamos del paro, si echáramos mano de las hemerotecas y viéramos los que los dirigentes del P.P. decían en los últimos meses de Zapatero, sobre la situación insostenible de los 4 millones y pico de entonces y ver la cifras actuales, sería o para echarse a llorar o para reír a lo loco. Estas son las cifras, a fecha del viernes pasado: el paro ha aumentado en el segundo trimestre en 53.500 personas respecto al trimestre anterior, un 0,95% más, situándose el número total de desempleados en 5.693.100 personas, cifra inédita hasta ahora para la economía española. ¿Rescate o tomate?
En fin, chi lo sa; si nos ponemos en plan marxista, podríamos decir lo que Groucho: “Hemos salido de la nada para alcanzar las más altas cotas de la miseria”.
Y la próxima semana, uhh, uhh, uhh, hablaremos del Gobierno


Del que se jodan al no hay dinero para pagar los servicios públicos. (Y la próxima semana hablaremos del Gobierno XXI)

20.07.12 | 19:50. Archivado en comentario político

De tanto ir el cántaro a la fuente llegar un momento en el que se rompe y el agua se desborda. En el escenario en donde se oficiaba el mayor recorte a los derechos sociales y económicos de los ciudadanos que se haya perpetrado en nuestra democracia, un auténtico hachazo a nuestro estado del bienestar, en el momento que el presidente Rajoy anunciaba con voz de clérigo los nuevos recortes a los parados, se oyó el macarrónico grito de una triste y oscura diputada, que hasta ese momento solo se la conocía por el privilegio de ser la hija del expresidente de Castellón, Carlos Fabra; un señor al que le toca con bastante frecuencia la lotería, acusado de no sé cuantos delitos, que también tiene la fortuna de que ya le hayan cambiado de juez unas ochos veces, y vuelta a empezar con el sumario.

Precisamente después de vociferar la diputada Andrea Fabra el famoso: ¡Que se jodan!, en su tierra Castellón y en su aeropuerto de ciencia ficción, aterrizaba el primer avión, que si no nos costara el dinero, sería una gran ocasión para reír, que eso es lo creo yo que hacen, allende de nuestras fronteras, sin ir más lejos el otro día el "The New York Times" se hacía eco del fracaso económico del principal proyecto de Carlos Fabra. El rotativo norteamericano titulaba: "En España, un símbolo de la ruina en un aeropuerto a ninguna parte". "Un avión ha llegado al aeropuerto fantasma de Castellón, en el sureste de España", refiriéndose a la escultura de Ripollés, el único aparato alado de las instalaciones. "En lugar de aterrizar en la pista, el avión, de aluminio, que se colocó esta semana en la cima de una estatua gigante", decía con ironía el diario neoyorquino. "Otra vuelta de tuerca" en la historia de un proyecto de 183 millones de dólares "símbolo del despilfarro y del gasto que ha hundido a España en la recesión y crisis bancaria". El reportaje recoge que la estatua de Ripollés mide 79 metros y ha costado 375.000 dólares, supuestamente "en honor a Carlos Fabra, cabeza de gobierno de la provincia de Castellón durante muchos años y fuerza impulsora del aeropuerto".

¡Qué se jodan!

Un proyecto de 183 millones de aeropuerto y una escultura de 375.000 de dólares. Esta es otra de las herencias que nos han dejado, una herencia distinta, una herencia para los que los ven la paja en el ojo ajeno, porque ya se sabe que en el país de los tuertos el ciego es el rey. Y así nos ven allende de los mares el The New York Times".

¡Qué se jodan!

El famoso insulto de la Fabra, que se ha visto obligada a pedir disculpas a través de la Cámara de los Diputados, cuando debería de haber pedido perdón a todos los ciudadanos y especialmente a los parados, es otro insulto a la inteligencia y otra forma de déficit democrático que nos acecha.

De tanto ir el cántaro a la fuente llega un momento que se rompe y el agua se desborda. Y es entonces cuando los ciudadanos toman la calle y se manifiestan pacíficamente. Y ocurre lo que ocurre, volvemos a los tiempos tenebrosos de la desinformación. Si ir más lejos, anoche leo en el teletexto de la 2, en el centro de Madrid se manifiestan 800.000 personas, según los convocantes, y según fuentes policiales 40.000. En Barcelona miles de manifestantes, 400.000 según los sindicatos y 40.000 según la Guardia Urbana.

Sinceramente, viendo estas abrumadoras diferencias de cifras, si en este país no se sabe sumar, y con las restas tratan de dividir, volvemos a tocar fondo; mientras el ministro Montoro, en un tono de tragedia griega, manifiesta literalmente en el parlamento “que no tenemos un euro”. Y Claro, a esta hora: las 1 de la tarde del 20 del julio, la prima de riesgo se dispara y ha batido todos los máximos de la era euro al superar los 590, después de llegar a 593. Ya se lo dijo Montoro a los inversores: no hay dinero para pagar los servicios públicos, no tenemos ni para pagar las deudas. Ya lo decía la canción sin dinero ya no hay rocanrol, que palo, palo.

Bueno, Y la próxima semana hablaremos del Gobierno.


Viernes, 23 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930