Parresía

Pedro es ortodoxo, aunque falla en la ortopraxis.

31.08.17 | 17:11. Archivado en Homilías

La tentación permanente de la Iglesia (Pedro): en su praxis (vida) niega, lo que confesó (discurso). Muchas veces, termina confundiendo a Jesús, con un mesías poderoso y nacionalista; lejos de ser un “roca” que sostiene se convierte en una “piedra de tropiezo” (= escándalo); peor aún, reduce la “vida” con el interés individualista.

El evangelio según Mateo (16,21-27)

(PRIMERA PARTE)

En aquel tiempo, EMPEZÓ Jesús a EXPLICAR a sus discípulos que TENÍA que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que TENÍA que ser ejecutado y resucitar al tercer día.


(SEGUNDA PARTE)

Pedro se lo llevó aparte y se puso a INCREPARLO:
«¡No lo permita Dios, Señor!
Eso no puede pasarte.»
Jesús se volvió y dijo a Pedro:
«Quítate de mi vista, SATANÁS,
que me haces TROPEZAR;
tú piensas como los hombres, no como Dios.»


(TERCERA PARTE)

Entonces dijo Jesús a sus discípulos:
«El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Si uno quiere salvar su vida, la perderá; pero el que la pierda por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? ¿O qué podrá dar para recobrarla?
Porque el Hijo del hombre vendrá entre sus ángeles, con la gloria de su Padre, y entonces pagará a cada uno según su conducta.»


CONTEXTO

El texto sucede a la confesión de Pedro Cesarea, siendo su contrapunto: el mismo Pedro que confesaba a Jesús como Mesías e Hijo de Dios, y era alabado por ello, ahora es llamado “Satanás” por el propio Jesús.
Esta tercera parte está totalmente orientada a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, y, de hecho, comienza con el primer anuncio de la Pasión, de los tres que irán apareciendo.

ORGANIZACIÓN LITERARIA

Tres partes:
a) el anuncio que Jesús hace a sus discípulos acerca de su destino en Jerusalén (v. 21);
b) la discusión entre Pedo y Jesús (vv. 22-23);
c) las condiciones que Jesús expone a sus discípulos sobre el seguimiento (vv. 24-27).


ENSEÑANZA

Pedro, después de ver a Jesús, caminar sobre las aguas, resucitar muertos, expulsar demonios, etc. Cayó en la confusión de creer que Jesús es un curandero o taumaturgo.
Jesús, ha visto lo ambiguo que pueden ser ciertas acciones extraordinarias (milagros) sin una fuerte catequesis. Los gestos-signos por definición son ambiguo, sólo la palabra re-vela el sentido real de tales acciones. Por eso Jesús “comienza a enseñar”, la expresión en el evangelio de Mateo es clave. En la primera parte del evangelio de Mateo, Jesús enseñó sobre el Reino de Dios, en esta segunda parte, comienza a explicar que tipo de Mesías había optado a ser. Mesías poderoso o siervo servidor, capaz de entregarse. En otras palabras en la primera parte del evangelio Jesús entregó lo que TENÍA (parábolas y milagros), en la segunda entrega lo que ES (su persona).


DISCUSIÓN

Hay un claro juego de palabras: roca y piedra.

Transcribo un texto famoso: libro, EL NUEVO PUEBLO DE DIOS (J. Ratzinger). Herder. Barcelona. 1972. Páginas 286-289

“… podemos afirmar independientemente que, para el pensamiento bíblico, la simultaneidad de «roca» y «Satanás» (skandalon — piedra de tropiezo) no tiene de suyo nada de imposible. Al contrario, para ese pensamiento que sabe de la necedad de Dios, de la victoria de la fuerza de Dios por la flaqueza de los hombres, del triunfo de Dios por la catástrofe de la cruz, semejante paradoja es típicamente característica.
(…) La imagen que la Biblia comunica es más bien ésta: si se trata sólo de Pedro, si por él hablan la «carne y la sangre», en tal caso puede ser Satanás y piedra de tropiezo. Pero si no hablan por él la carne y la sangre, si Dios lo toma a su servicio, entonces puede ser realmente, como instrumento de Dios, una «roca cósmica». Esto no es expresión de su prestación propia ni de su propio carácter, sino namen officii, nombre no de un mere¬cimiento, sino de un servicio, de una elección y encomienda divina, de que nadie es capaz por razón puramente de su carácter, y menos que nadie este Simón que, por su carácter natural, es cualquier cosa menos roca. Que él precisamente sea declarado roca, es antes que nada la paradoja fundamental de la virtud divina que opera en la flaqueza. Por sí mismo, es el Pedro que se hunde, porque le falta fe (Mt 14,30); por el Señor y por la gracia del Señor, es la roca sobre que estriba la Iglesia. Toda la figura de Pedro está definida por esta dialéctica que brilla de la manera más impresionante allí donde la encomienda es más alta: la colación del primado en Juan (21,15-17) está situada sobre el fondo de las pasadas negaciones. La promesa en Lucas (22,31s) va unida con la predicción inmediata de la negación, y la promesa en Mateo aparece al contraluz de su designación como Satanás y piedra de tropiezo. Se trata siempre de promesa de fuerza divina en medio de la debilidad humana, de suerte que Dios es siempre el que salva, y no el hombre; es siempre el «no obstante» de la gracia, que no se deja desarmar por la incapacidad del hombre, sino que en ella cabalmente consigue la victoria del amor de Dios, que no se deja vencer ni siquiera por el pecado del hombre.
Por una recaída en la arbitrariedad del pensamiento humano, que no quiere percibir la gracia, sino que fantasea un secreto triunfo del hombre, nos hemos acostumbrado a separar bonitamente en Pedro la roca y las negaciones: negar, niega el Pedro prepascual; roca, lo es Pedro después de Pentecostés, del cual nos forjamos una imagen extrañamente idealizada. Pero, en realidad, Pedro es ambas cosas a la vez: el Pedro prepascual es ya el que pronuncia la confesión de los que han permanecido fieles en medio de la apostasía de la masa, el que corre al encuentro del Señor sobre las aguas del mar, el que dice las palabras de insuperable belleza: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el santo de Dios» (Jn 6,68s). El Pedro después de Pentecostés sigue, por otra parte, siendo el que, por temor a los judíos, niega la libertad cristiana (Gal 2,1 lss). Siempre a la par roca y piedra de escándalo.
¿Y no ha sido fenómeno constante a través de toda la historia de la Iglesia que el papa, el sucesor de Pedro, haya sido a par, petra y skandelon, roca de Dios y piedra de tropiezo? De hecho, importará al creyente aguantar esta paradoja del obrar divino, que confunde siempre su soberbia, esta tensión entre roca y Satanás en que se compenetran de manera inquietante los contrastes más extremos.
Lutero conoció con opresora claridad el factor «Satanás» y no dejaba de tener alguna razón en ello; su pecado estuvo en no aguantar la tensión bíblica entre Cefas (petra) y Satanás, que pertenece a la tensión fundamental de una fe, que no vive del merecimiento sino de la gracia. En el fondo, nadie debía haber entendido mejor esta tensión que quien acuñó la fórmula del simul iustus et peccator, la fórmula del hombre justo y pecador en una pieza.

DISCIPULADO

Freud ha rescatado el “mito de Narciso” (cfr. narcicismo). Y puede iluminar a contra-luz el sentido del cristianismo y su discipulado.

“Un día, mientras descansaba frente a un lago cristalino, Narciso vio su propio rostro en el agua y se enamoró de el mismo. Al no poder conseguir su "nuevo amor", pues cada vez que se acercaba al agua, desaparecía, enloqueció de desamor. Dejó de comer y beber, y al poco tiempo murió. Incluso en el reino de los muertos continuó hechizado por su propio rostro, viendo su imagen en los lagos negros”

El amor a sí mismo no tiene futuro. Como dice el evangelio, quién quiera acaparar la vida para sí (Narciso), la perderá; quien la entregue (Jesús), la encontrará.

La cuestión de fondo, es que la “cristo-logía” (= manera de entender al Mesías) condiciona totalmente la “eclesio-logía” (= discipulado).

ACTUALIZANDO

La tentación por el poder es inherente a condición humana (cfr. Gn.3: ser como dioses o el “prometeo” griego). Es que esta “insoportable levedad del ser que somos” (M. Kundera), reclama el tener-poder-saber, para disfrazar esa poquedad que somos (cfr. La condición humana de A. Malrraux).

No podemos olvidar el relato de las tentaciones de Jesús (cfr. Mt. 4). Los evangelistas las colocaron al comienzo del ministerio de Jesús, porque marca toda la vida de Jesús. De hecho, reaparecen de otro modo en la tentación (=agonía) del Huerto de los Olivos, las burlas en la Cruz (cfr. Mt. 27).

Esta tentación se replica en la iglesia (en toda su historia)…

La búsqueda de poder (desde arriba), es distinta a “construir” el poder desde la realidad (desde abajo). Esto debería ser una reflexión permanente particularmente para los que se dedican profesionalmente o militar en política.

Borrachera de poder:

“El político tiene que vencer cada día y cada hora un enemigo muy trivial y demasiado humano, la muy común vanidad, enemiga mortal de toda entrega a una “causa” y de toda mesura. El pecado contra el Espíritu Santo de esta profesión comienza en el momento en el que ansia de poder deja de estar exclusivamente al servicio de la “causa” para convertirse en una pura embriaguez personal”.

El político y el científico. Max Weber

¡Saludos cordiales!
Juan Manuel


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Manuel Alamo Septiem 04.11.17 | 06:53

    Hola ,
    Usted necesita financiación para su hogar, para su negocio, para compra de coche, para la creación de su propio negocio, para sus necesidades personales más duda. comunicarse con la Señora isabelle para los préstamos que le da a los créditos personales: desde 2.000 € hasta 500.000€, con una tasa de interés nominal de 2%, independientemente de la cantidad de Correo electrónico de contacto : manuelalamo.septem@outlook.fr

Domingo, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930