Parresía

¿Pedro modelo de fe?

13.08.17 | 03:22. Archivado en Homilías

Creyentes y ateos, comulgan en cierto acto de fe. El creyente “cree” que Dios existe, el ateo “cree” que Dios no existe. Ambos creen y dudan, a la vez. La fe no está reñida con la duda. Pedro es modelo de fe, aunque dudará siempre. De lo contrario, dejaría de ser humano. El acto de fe, es nuestra fuerza y nuestra pobreza. Es un acto confianza, he allí su belleza y su fragilidad.

Lectura del primer libro de los REYES (19,9a.11-13a)

En aquellos días, cuando Elías llegó al Horeb, el monte de Dios, se metió en una cueva donde pasó la noche. El Señor le dijo: «Sal y ponte de pie en el monte ante el Señor. ¡El Señor va pasar!»
Vino un HURACÁN tan violento que descuajaba los montes y hizo trizas las peñas delante del Señor; pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento, vino un TERREMOTO; pero el Señor no estaba en el terremoto. Después del terremoto, vino un FUEGO; pero el Señor no estaba en el fuego. Después del fuego, se oyó una BRISA TENUE; al sentirla, Elías se tapó el rostro con el manto, salió afuera y se puso en pie a la entrada de la cueva.

LA TEOFANÍA DE ELÍAS.

El relato se presenta como una auto-crítica, auto superación, al interior de la experiencia de fe del pueblo de Israel.
Esto es evidente recordando la matriz de todos los relatos de “teofanías” de la Biblia, que se presenta en Ex. 19,16.
“Al amanecer del tercer día,
hubo truenos y relámpagos,
una densa nube cubrió la montaña
y se oyó un fuerte sonido de trompeta.
Todo el pueblo que estaba en el campamento
se estremeció de temor”.

Dios se hace visible-audible, presente a través de cierto lenguaje del poder. Por el contrario, en el relato de Elías se des-miente esto tipo de escenografías religiosas. Dios no es “fuerza terrible”, no se impone, no es prepotente. No hace golpes de estado a la historia humana. No re-emplaza la libertad humana, la suscita, la potencia, la enriquece, pero no la sustituye. Por eso, su presencia es como una “brisa tenue”.
Dios no es tan evidente (cfr. Ex.19,16) como presupone, cierta vivencia “infantil” de la fe; Dios -por el contrario- suele experienciarse presente en la ausencia. Aquí, se narra una “personalización” en el lenguaje comunicacional. El poder esplendoroso, la fuerza estruendosa, los truenos atronadores, nada de eso sirve para presentar a Dios. Elías, aprende el mismo y testimonia ahora, que el Dios de Israel no es “más poderoso” que los otros dioses (Baal); el Dios de la Biblia es “diferente”, con otro lenguaje no impositivo, invasivo.

Lectura del evangelio según MATEO (14,22-33)

Después que la gente se hubo saciado,
Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo.
Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma.
Jesús les dijo en seguida:
«¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!»


Pedro le contestó:
«Señor, si eres tú,
mándame ir hacia ti andando sobre el agua.»
Él le dijo: «Ven.»
Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: «Señor, sálvame.»
En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: «¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?» En cuanto subieron a la barca, amainó el viento.
Los de la barca se postraron ante él, diciendo: «Realmente eres Hijo de Dios.»


LA TEOFANÍA DE JESÚS

Los discípulos han organizado una reunión con cinco mil hombres (sin mujeres y sin niños), en el desierto, para proclamar a Jesús como Rey. Jesús les da de comer, pero huye y corre a los discípulos de este tipo de estratagemas. Ellos deben irse rápido en una barca, Jesús se queda en el monte orando (meditando, pensando, discernimiento, etc.).
Hay tres elementos míticos en el relato, que denotan, el caos (des-creación, nada, etc.): “tinieblas, viento y mar” (cfr. Gn.1,2; etc.). Cuando se aparece los discípulos, no lo re-conocen, tienen miedo porque creen que es un fantasma. Jesús, en el lenguaje típico de la teofanías, se auto presenta: “Soy Yo”.


LA TEOFANÍA DE PEDRO

Pedro, también duda, por eso pregunta: “¿si eres tú?” En el andar temeroso, se hunde. Grita y Jesús lo rescata, señalándole que dudó, es un hombre de “poca fe”. Es llamativo, que en el evangelio de Mateo a un pagano (centurión y a una cananea) se los califica “grande es tu fe”. Luego, se calma el viento y el mar, típico del Dios bíblico, y por eso concluye el relato, con la afirmación –a coro- de todos los discípulos. ¡Verdaderamente es el hijo de Dios”!


LA DUDA NOS “HERMANA”

La reflexión de un teólogo

“Una historia judía narrada por Martín Buber.
“Un racionalista, un hombre muy entendido, fue un día a disputar con un Zaddik con la idea de destruir sus viejas pruebas en favor de la verdad de su fe. Cuando entró en su aposento, lo vio pasear por la habitación con un libro en las manos y sumido en profunda meditación. Ni siquiera se dio cuenta de la llegada del forastero. Por fin, lo miró ligeramente y le dijo: QUIZÁ SEA VERDAD. El entendido intentó en vano conservar la serenidad: el Zaddik le parecía tan terrible, su frase le pareció tan tremenda, que empezaron a temblarle las piernas. El rabí Levi Jizchak se volvió hacia él, le miró fija y tranquilamente, y le dijo: “Amigo mío, los grandes de la Tora, con los que has disputado, se han prodigado en palabras; tú te has echado a reír. Ni ellos ni yo podemos poner a Dios y a su reino sobre el tapete de la mesa. Pero piensa en esto: QUIZÁ SEA VERDAD. El racionalista movilizó todas sus fuerzas para contrarrestar el ataque; pero aquel QUIZÁ, que de vez en cuando retumbaba en sus oídos, oponía resistencia.

Creo que en esa historia se describe con mucha precisión la situación del hombre de hoy ante el problema de Dios. Nadie, ni siquiera el creyente, puede servir a otro Dios y su reino en una bandeja. El que no cree puede sentirse seguro en su incredulidad, pero siempre le atormenta la sospecha de que QUIZÁ SEA VERDAD. El QUIZÁ es siempre tentación ineludible a la que uno no puede sustraerse; al rechazarla, se da uno cuenta de que la fe no puede rechazarse. Digámoslo de otro modo: tanto el creyente como el no creyente participan, cada uno a su modo, en la duda y en la fe, siempre y cuando no se oculten a sí mismos y a la verdad de su ser. Nadie puede sustraerse totalmente a la duda o a la fe. Para uno la fe estará presente a pesar de la duda, para el otro mediante la duda o en forma de duda. Es ley fundamental del destino humano encontrar lo decisivo de su existencia en la perpetua rivalidad entre la duda y la fe, entre la impugnación y la certidumbre. La duda impide que ambos se encierren herméticamente en su yo y tiende al mismo tiempo un puente que los comunica. Impide a ambos que se cierren en sí mismos: al creyente lo acerca al que duda y al que duda lo lleva al creyente; para uno es participar en el destino del no creyente; para el otro la duda es la forma en la que la fe, a pesar de todo, subsiste en él como exigencia”.
(J. Ratzinger, Introducción al cristianismo. Publicación original 1968. (http://www.medioscan.com/pdf/Introduccionalcristianismo.pdf).

¡Saludos cordiales!
Juan Manuel


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Miércoles, 13 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031