Parresía

Las parábolas de la ECONOMÍA del Reino de los Cielos...

27.07.17 | 04:04. Archivado en Homilías

El relato del Joven Rico que no se animó a seguir a Jesús, atrapado por las riquezas, puede servir para comprender mejor las dos primeras parábolas (TESORO y PERLA) que meditaremos. La perspectiva económica se hace evidente. La tercera, es la de la RED, que señala la capacidad de acoger universalmente a todos, sin discriminaciones a priori; aunque luego, se abre a la capacidad de discernimiento (juicio típico del primer evangelio). Finalmente, aparece el “PERFIL” de Mateo, un “escriba” (experto en las Sagradas Escrituras) que se ha hecho cristiano y relaciona inteligentemente lo antiguo y lo nuevo. Las parábolas quieren animarnos a “pensar”, a “comprender” los misterios (libertad) del Reinar de Dios en nuestro aquí y ahora.

Evangelio de MATEO 13,44-52

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:

"El reino de los cielos se parece a
un tesoro escondido en el campo:
el que lo ENCUENTRA lo vuelve a esconder y,
lleno de alegría,
va a vender todo lo que tiene y compra el campo.

El reino de los cielos se parece también
a un COMERCIANTE en perlas finas que,
al encontrar una de gran valor,
se va a vender todo lo que tiene y la compra.

El reino de los cielos se parece también
a la RED que echan en el mar y recoge toda clase de peces:
cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan,
y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran.
Lo mismo sucederá al final del tiempo:
saldrán los ángeles,
separarán a los malos de los buenos y
los echarán al horno encendido.
Allí será el llanto y el rechinar de dientes.

¿Entendéis bien todo esto?" Ellos le contestaron: "Sí."
Él les dijo: "Ya veis, un ESCRIBA que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo."

COMENTARIO:

Ya hemos indicado que el sermón de las PARÁBOLAS es el centro del “pentateuco cristiano” que ha construido Mateo en su libro, con cinco discursos. El tercero (Mt. 13) esa central. También, destacamos que son siete los relatos, número que sugieren plenitud o totalidad. Pretende hacer una presentación holística del Actuar de Dios en el hoy de la historia de la salvación.

Estas parábolas, no encajan en una sociedad y mentalidad “burguesa”, no son conservadoras. Exige la capacidad de correr el riesgo: dejar, cambiar, etc. Veremos que la interpretación que hicieron los gnósticos “capturan” el sentido de las parábolas, desde el miedo. Necesitan “racionalizar”, no están dispuestos a correr el riesgo de la interpretación. Quieren y descansan en lo “seguro”, necesitan hacer “razonable” la opción crítica (locura y escándalo) del discípulo de Jesús.

Evidentemente que el evangelio de Jesús, es una palabra de “gracia”. En el mundo del “mercado” esta sigue siendo totalmente revolucionaria y subversiva. La meritocracia: el poder, el tener y el saber son los grandes instrumentos de la construcción de cualquier reino. Aquí Jesús, presenta la alternativa, los desbarata, de la lógica de la gracia, que invierte toda dinámica de poder-imposición-dominación. Este no es un reino para dominar, sino para servir. Su Rey es un Padre que ama gratuitamente.
Ese Reino es un don de Dios (¡todo es gracia!) y por eso es ante todo de los pobres (cf. Mt.5,1ss), de aquellos que no tienen nada en el mundo. Siendo puro don exige una “opción” radical, por eso hay que “venderlo todo” para adquirir el tesoro del reino. Los que acogen el Reino tienen que dejarlo todo, casa y campos, familia y posesiones, para seguir a Jesús (cf. Mc 10, 19.29). Siendo regalo de Dios, que Jesús ofrece a los empobrecidos de la tierra y con ellos a los publicanos y a las prostitutas (Mt 21, 31), sin mérito alguno, el Reino es lo más exigente y costoso.
Jesús no llama a los pobres y pecadores para que se arrepientan, sino para que acojan y vivan el don de Dios, porque el Reino no es hogar de penitencia, sino un regalo, una siembra de vida en el campo de los hombres
Jesús no se sitúa en el nivel del César, de manera que se puede hablar de un “reino sin rey” (cf. Mc 10, 35-45).

“Nosotros predicamos a un Cristo CRUCIFICADO,
ESCÁNDALO para los judíos y
LOCURA para los paganos”
(1 Cor. 1,23)

Inmediatamente después, aparecen dos reacciones ante el evangelio de gracia de Jesús.
Por un lado, los conocido como evangelios “APÓCRIFOS” que exaltan (inventan, exageran, etc.) el poder de Jesús, les parecía escandaloso un medías pobre, crucificado, pobre. Sin las expresiones del poder. No han podido ni querido, aceptar el Reino de los Indeseables, de las prostitutas y de los pecadores en general.
Por otro lado, los conocidos como evangelios “GNÓSTICOS” que destacan, casi exclusivamente el saber de Jesús, como si fuera un filósofo platónico o cínico. Este grupo tampoco captó la esencia del evangelio de Jesús. Buscan un saber que poder o justificación de una racionalidad que legitima la dinámica del poder como imposición.

Transcribo algunos textos donde se percibe la “tergiversación” de la interpretación gnóstica a las tres parábolas de Jesús.

Parábola del TESORO,
Según el Evangelio gnóstico de TOMÁS (109)

“Jesús dijo:
El reino es como un hombre que tenía un tesoro escondido en un campo si saberlo. Y después de morir, lo dejó a su hijo. El hijo no sabía sobre el tesoro. Heredó el campo y lo vendió, y el que lo compró fue a arar y encontró el tesoro.
Empezó a prestar dinero con INTERESES a quien quiso”.

Observación:
Es notable que se pierde la “gratuidad” e inserta la “sensatez” del “interés”, típico de la lógica del mercado.

Parábola de la PERLA,
Según el Evangelio gnósticos de TOMÁS (76,1)

“El Reino del padre es como un mercader que tenía una consignación de mercadería para vender y descubrió una perla.
El comerciante era astuto. Vendió la mercadería y compró la perla sólo para sí”.

Observación:
Insiste es la perspectiva del mercado. Compra y venta, del ganar-ganar. Ha desaparecido el “perder” del evangelio de Jesús.

Parábola de la RED
Según el Evangelio gnóstico de TOMÁS

“Un pescador sabio pesca una gran cantidad de peces
y se queda sólo con un pez ENORME, echando los demás al mar”.

Observación:
Ser “sabio” (opuesta a la irracionalidad) es que cree en lo “grande y enorme”. La racionalidad recorta la locura de la fe.

Transcribo un relato que he escuchado a FACUNDO CABRAL

El Zapatero y El Mendigo - Facundo Cabral - YouTube
https://www.youtube.com/watch?v=vn4Zq70mRFM

DIOS TOMÓ FORMA DE MENDIGO Y BAJÓ…

“Dios tomó forma de mendigo y bajó al pueblo para acercarse a la casa del zapatero en que le dijo: “Hermano, soy muy pobre, no tengo una sola moneda encima y mis sandalias están rotas, si tu me hicieras el favor.”
A lo que el zapatero le respondió: “Aquí todo el mundo viene a pedir y nadie a dar.”
Dios le dijo: “Yo puedo darte todo aquello que tú necesites.”
¿Tú podrías darme un millón de dólares para que yo fuera feliz?
Yo puedo darte diez veces más que eso a cambio de algo; a cambio de tus piernas.
A lo que el zapatero le respondió: “Para qué quiero yo diez millones de dólares si no voy a poder caminar sólo”.

Puedo darte, continuaba el Señor, cien millones de dólares a cambio de tus brazos.
El zapatero, inquieto le dijo: “¿Qué puedo hacer yo con cien millones de dólares si no voy a poder comer solo?”

El Señor le hizo la última tentativa al zapatero. Te voy a dar mil millones de dólares a cambio de tus ojos.
El zapatero, asustado ante el mendigo le respondió: “Qué hago yo con mil millones de dólares si no puedo ver a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos.”

El Señor le dijo:
“Ah, hermano, hermano,
qué fortuna tienes
y no te das cuenta”.

¡Saludos cordiales!
Juan Manuel


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 24 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930