Parresía

Lo crucificaron por las parábolas que contaba (II)

21.07.17 | 02:25. Archivado en Homilías

El capítulo de las parábolas (Mt. 13) es el centro de su evangelio y clave hermenéutica del mismo. Nos exige abandonar el pensar dogmático por el riesgo del pensar hermenéutico.

Lectura del evangelio de Mateo 13,24-43

«24Otra parábola les propuso diciendo:
“El Reino de los Cielos se parece a una persona que SEMBRÓ buena SIMIENTE en su campo; 25pero, mientras la gente dormía, vino su enemigo y SEMBRÓ CIZAÑA en medio del TRIGO y se marchó. 26Cuando empezaba a verdear y se formaba la ESPIGA apareció también la CIZAÑA. 27Entonces fueron los criados a decirle al amo: ‘Señor, ¿no SEMBRASTE buena SIMIENTE en tu campo? ¿De dónde sale la CIZAÑA?’ 28El les dijo: ‘Un enemigo hizo esto’. Y los criados le dicen: ‘¿Quieres entonces que vayamos a arrancarla?’. 29Pero él dijo: ‘No, que al arrancar la CIZAÑA podríais arrancar también el TRIGO. 30Dejadlos crecer juntos hasta la siega, y cuando llegue la siega diré a los segadores: Arrancad primero la CIZAÑA y atadla en gavillas para quemarla, pero el TRIGO almacenadlo en mi granero’.


31Otra parábola les propuso diciendo:
“El Reino de los Cielos se parece a un GRANO DE MOSTAZA al que toma una persona y lo siembra en su huerta; 32es la más pequeña de todas las SIMIENTES, pero cuando crece es más alta que las hortalizas y se hace árbol, de modo que vienen los pájaros del cielo y anidan en sus ramas”.

33Otra parábola les habló:
“El Reino de los Cielos se parece a la LEVADURA, a la que toma una mujer y la amasa con tres medidas de harina hasta que todo es FERMENTADO”.

34Todas estas cosas habló Jesús en parábolas a las gentes y sin parábolas nada les hablaba. 35Así se cumplió lo dicho por medio del profeta: “Abriré en parábolas mi boca; anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo”.

36Entonces, dejando a las gentes, fue a la CASA. Y se le acercaron los DISCÍPULOS diciendo: “Acláranos la parábola de la CIZAÑA en el campo”. 37Él, respondiendo, dijo: “El que SIEMBRA la buena SIMIENTE es el Hijo del Hombre; 38el campo es el mundo; la buena SIMIENTE son los hijos del Reino; la CIZAÑA son los hijos del Maligno; 39el enemigo que la SIEMBRA es el diablo; la siega es el fin del tiempo, y los segadores son los ángeles. 40Lo mismo que se arranca la CIZAÑA y se quema al fuego, así será el fin del tiempo: 41el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su Reino todos los escándalos y los que hacen la iniquidad 42y los echarán al horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. 43Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga”».

El texto evangélico consta de dos grandes secciones.
La PRIMERA sección está formada por un grupo de 3 parábolas acerca del Reino de los cielos, que comienzan de la misma manera (“Otra parábola”) y la conclusión de todas ellas con una cita de cumplimiento, típico recurso de estilo de Mateo (13,24-35).
La SEGUNDA sección es la explicación que el mismo Jesús da de la parábola de la cizaña, la primera que aparece en nuestro texto (13,36-43), marcada por un contundente cambio de destinatarios (de la multitud a los discípulos).

El evangelio de Mateo, al modo de un pentateuco cristiano, está estructurado a partir de cinco discursos. El del centro (tercero) tiene una participar relevancia. Clave de lectura de todo el evangelio: discurso de las parábolas sobre el reino de los Cielos, que significativamente, son siete.
El capítulo de las parábolas es claramente hermenéutico: ofrece criterios de interpretación, quiere instalar una nueva manera de mirar. El verbo “comprender” en mateo es esencial.
La cuestión que hay pensar es ¿cómo actúa Dios hoy?, ¿qué permite descubrir su presencia?, hoy suele destacarse el desafío del “discernimiento”. En esta línea las parábolas del reino de Mateo pueden hacer un gran aporte. El actuar de Dios en la vida (historia) no es tan evidente, como puede pensar cierta espiritualidad. Su actuar siempre es “paradojal” y exige una “cambio de paradigma” (T. Kuhn).


CONTEXTO HISTÓRICO

En tiempos de Jesús había varias sectas religiosas (que surgieron, más o menos, 200 años antes de Cristo). Flavio Josefo, historiador judío contemporáneo, desde detalladamente estos grupos: los saduceos, fariseos, esenios y zelotes.
Como elemento común de estos grupos, a pesar de su varias diferencias entre ellos, es que son “nacionalistas”, cultivan la “pureza” en todos los ámbitos de la vida y en el “poder-violencia” como imagen de Dios y de su reino. Por diversas razones, aquí puede y debe ubicarse también a Juan el bautista y su grupo. Mateo, ha querido demarcar, la praxis y kerigma de Jesús de los grupos del entorno.

La parábola del “trigo y cizaña” y de la “levadura”, se plantean el problema de “pureza” (respuesta a las críticas de los esenios, bautista, saduceos). La parábola de la mostaza (levadura) es una respuesta crítica a los creen en el poder-violencia, como motor para modificar la historia (cf. saduceos, zelotes, bautista).

PARÁBOLA (Jesús) y ALEGORÍA (Mateo)

TRIGO y CIZAÑA

En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente:
― El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo:
― Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?
Él les dijo:
― Un enemigo lo ha hecho.
Los criados le preguntaron:
― ¿Quieres que vayamos a recogerla?
Pero él les respondió:
― No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero.


Los discípulos se le acercaron a decirle:
― Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.
Él les contestó:
― El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.

LA CIZAÑA

El nombre “cizaña” es de origen semítico, procede del verbo “zanah”, que significa “fornicar”, “prostituirse”. El nombre equivale a “grano bastardo”. Es sus primero estadios, es semejante al trigo y por eso es imposible distinguirlas. Sólo se las distinguen cuando han crecido. La cizaña es venenosa, produce vértigos y malestar, tiene efectos semejantes a los de los narcóticos. Puede perjudicar la vista. En roma se prohibía sembrar cizaña en campos ajenos. En la India, todavía hoy, una de los peores amenazas diciendo: “”¡Voy a sembrar mala semilla en tui campo!”. Es de saber amargo y desagradable.

PARÁBOLA Y ALEGORÍA

En general los estudiosos, dicen que Jesús contó “parábola”, propio del mundo judío, que como característica fundamental es que tiene un centro temático, un elemento de comparación. Es sencilla, con referencia a la vida cotidiana, vinculado al mundo popular. En cambio, la iglesia primitiva (cfr. Mateo) usó más la “alegoría”, que tienen muchos elementos de comparación, supone un relato más elaborado, con acento intelectual, típico del mundo griego. Esto fue útil para “aplicar” o hacer una “relectura” en otras circunstancias.
La diferencia fundamental de la “parábola” de Jesús, el acento está en que no habrá juicio (queda en manos de Dios), acorde al anuncio de Jesús, se destaca el “don-gracia”: la salvación es para todos, incluso para los que no merecen (según la Ley de Moisés). Esto ha escandalizado de la praxis y anuncio de Jesús. El bautista anunció con firmeza que Dios es como “un juez con un hacha” listo para arrancar los impuros. Los esenios también creyeron que Dios es para grupos “puros”, trigo sí, cizaña no.
Mateo, hace una “alegoría”, presentada como una relectura-aplicación (en torno al año 85). Cambia el acento, la afirmación y descripción detallada que sí hay juicio Jesús (año 30) anunció el reino-don; pero luego de cincuenta años Mateo, quiere subrayar que el discípulo de Jesús, en tiempos de conflictos (persecución, exclusión, etc.) debe ser coherente, debe recordar que existe la verdad, existe el juicio, existe el discernimiento, etc. Jesús insiste en el “don”, Mateo insiste en la “tarea” (compromiso) Resultados de búsqueda. Dietrich Bonhoeffer, hubiera dicho, cuidado con la “gracia barata”.

MOSTAZA (Ezequiel y Jesús)


El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.

Para los judíos, la llegada del Reino cambiará todo de modo “in-mediato”. Estas parábolas de (Jesús) “crecimiento”, es una clara respuesta a la perspectiva rabínica.

Cogeré una guía del cogollo del cedro alto y encumbrado;
del vástago cimero arrancaré un esqueje
y lo plantaré en un monte elevado y señero,
lo plantaré en el monte encumbrado de Israel.
Echará ramas, se pondrá frondoso
y llegará a ser un cedro magnífico;
anidarán en él todos los pájaros,
a la sombra de su ramaje anidarán todas las aves. (Ezequiel 17,22-23).

El contraste éntrela parábola de Jesús y la modalidad de Equiele (sigo VI antes de Cristo), Jesús modifica la perspectiva del antiguo testamento, en donde se señala el “poder” como modo de actuar Dios: la salvación es un acto de un dios que “puede”, tiene poder que lo capacita para salvar, liberar. Por eso, en el texto de Ezequiel podemos destacar algunas expresiones: “Alto CEDRO”, “MONTAÑA elevada y excelsa”, “Cedro magnífico”.
En cambio, en Jesús las expresiones con mordiente de “pobreza”: “Mostaza”, “ más PEQUEÑA”; la mayor de las “HORTALIZAS”.

De acuerdo a la Historia de la Salvación, Dios se prescinde el poder (la salvación no puede ser un golpe de estado de la libertad humana). Esto es indigno de la condición humana.
En consonancia con el cambio de “paradigmas” y de lenguaje (T. Kunh), cabe citar a

Plinio el Viejo (23-79 d.C.) en su obra “Historia natural”

“Puede crecer silvestre, aunque mejora mucho al ser cultivada; ahora bien, una vez sembrada en un terreno, resulta muy difícil hacerla desaparecer de él, pues su semilla germina tan pronto como es plantada”. (Lib.XIX, 170-171)

La “mostaza” es despreciable porque se convierte en plaga. Por tanto, la sugerencia es interesante. Dios se hace presente a través de los “despreciables”, pobres, descartables, marginales, etc..

LEVADURA (judaísmo y Jesús)

Les dijo otra parábola:
El reino de los cielos se parece a la LEVADURA;
una MUJER la amasa con tres medidas de harina,
y basta para que todo fermente.

Hay tres elementos notables:
Es otra parábola de “crecimiento” vs. el rabinismo.
Una “mujer” como símbolo de Dios (en una sociedad patriarcal es contracultural y cambio de paradigma).
La levadura es un símbolo que Jesús re-formula:
La “medida” trata de 40 kilos de levadura, una exageración que evoca a Sara y Abrahám en Gn. 18,16: cuando Dios los visita.

Notemos los textos siguientes:

Mt.16,6:
Jesús les dijo: «Abrid los ojos y guardaos de la LEVADURA de los fariseos y saduceos.»

1 Corintios 5,6-7:
¿No sabéis que un poco de LEVADURA fermenta toda la masa?
Purificaos de la levadura, para ser masa nueva; pues sois pan sin levadura.

Aquí, el acento es muy claro. La “levadura” es algo impuro, por tanto los impuros son señal de la presencia de Dios.
En resumen los pobres-indeseables e impuros son lo que hacen presente al Reinado de Dios. Sus símbolos no son del poder, sino de lo pequeño, de la pobreza.

¿Cómo actúa Dios aquí y ahora? ¿Cómo percibir los signos de presencia? Es el Dios “discreto” y del “inmenso respeto” de la persona humana y por tanto respetuoso de la libertad, y por ende, delicado con la libertad de la historia. No irrumpe con poder, no seduce con actuaciones maravillosas. Es el Dios de los pequeños, del estilo respetuoso y sencillo.
Las parábolas quiere ayudarnos a comprender (hermenéutica) los misterios (libertad) del reinado de Dios.
¡Saludos cordiales!
Juan Manuel


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 23 de noviembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Noviembre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930