El PP y y su techo demográfico

El sr. Casado, del que dicen los memes que será el único casado que mande en alguna parte, hizo bien, por una parte, en reivindicar del PP toda su trayectoria, pero hace muy mal pretendiendo que el mundo de la derecha-derechona retrase el reloj 33 años para recuperar la ley del aborto de los tiempos de Felipe González. ¿Es que no se lo ha explicado Rajoy, que igualmente quiso contentar a los más o menos 50.000 votantes que le pedían la derogación de la ley Aído y cuando amagó con poner en marcha la reforma se le levantaron hasta los barones? Con un poco más de empuje debería haber incluido en sus ansias derogatorias la ley del divorcio y habría prohibido de nuevo la venta de preservativos sin receta y bendición del párroco. ¿Es esa la España a que quiere conducirnos? Pues si luego se queda con sólo 50.000 de los 11 millones a que aspira que no diga que no fue avisado. Y eso, a todo esto, si sobrevive a las dudas de sus máster y grado, que el PP, en materia de asuntos oscuros, es un auténtico agujero negro que por un lado traga y por el otro expulsa materia oscura una vez digerida la luz.

Una propuesta como la que exhibe el muchacho con orgullo sólo la votan los conservadores que sólo se mueren bien muertos cuando los certifica el ABC en una esquela.De apellidos compuestos y algunos hasta con título, el problema más grave es que la mayoría se han muerto ya y no tienen los huesos para trotes de mañana electoral. La antigua hipocresía de condenar a la española pobre al aborto de molde mientras mandaban a sus hijas a abortar a Londres se terminó en buena hora. Sí, es cierto que iremos al infierno quienes defendemos el aborto como está y quienes lo practican, mayormente ellas, pero es algo que tenemos asumido a menos que la IC cambie en algo y en vez de ofrecer llamas y como alternativa aburrimiento, empieza a ofrecer cosas más vistosas y divertidas para engatusarnos y acabamos optando por la eternidad celestial. Hasta entonces, prefiremos el infierno por el ambiente y por el clima, sobre todo los frioleros.

Esperemos que este arranque bravío de vuelta a añejas y rancias esencias no seas más que un exceso verbal porque si se consolida la salida de tono vamos a tener a Sánchez y su morralla electoral gobernando hasta que de nuevo haga falta alguien que remedie los desfalcos de quienes, como los retrató Fraga, en el fondo lo que quieren son jet, yates y marquesonas como forma de reivindicar que los pobres tenemos también derecho al derroche, como vemos que hace los ricos, aunque mi manual de cómo ser de izquierdas sin caer en la inconsistencia contiene una apelación a la modestia en el vivir, en el vestir, en el comer y en el consumir, que me permita gastar el dinero que gano sin que me dé vergüenza enseñar lo que compro o dejarme fotografiar en los servicios en que me lo gasto.

Como lo primero que vienen son autonómicas y municipales, ahí se verá la capacidad de llamada del sr. Casado. Sin insiste en ser él mismo se estrellará, repito, si para entonces no lo ha echado abajo un máster de mentirijillas que tanto prodigaba la universidad que, pásmense, patrocinó abiertamente el PSOE, ese que espera la sentencia de los ERE y nota que no le llega la camisa al cuerpo.

 

Artículos

Comentarios cerrados.