El fiscal se ha vuelto juez en Alemania

Llevo 23 años explicando a cada promoción de Derecho el proceso de extradición. Les ahorraré pormenores – ustedes no se van a examinar conmigo, ¿verdad? – pero hay dos aspectos de la cuestión que pretendo dejar bien claros: primero, que cuando se nos solicita la extradición de algún sujeto el juez de la Audiencia Nacional no tiene que revisar más que las exigencias procedimentales pero nunca el fondo de la cuestión, que tendrá que decidir el juez o tribunal que ha cursado la solicitud; segundo, que aunque la justicia falle a favor de la extradición puede el Consejo de Ministros denegarla por razones de alta política que no tiene por qué explicar, pero que si el juez la deniega entonces el gobierno no la puede conceder aunque quiera.

En el caso de nuestro añorado Puchi hemos tenido la mala suerte de dar con un juez de marcada tendencia independentista que, además, ha soñado que en vez de fiscal era juez, y se ha permitido entrar en el fondo de la causa invadienco así las competencias del Tribunal Supremo español, que es quien tiene que decidir sobre la condena del fugado Puchi.

Como el asunto es de libro, hasta el punto de que cualquier estudiante de primero de Derecho sabe más que el juez alemán que se ha pronunciado en los términos que todos conocen, el problema no consiste en determinar el grado de competencia profesional de ese concreto juez alemán sino hasta dónde ha llegado la podredumbre independentista en la Unión Europea, una vez comprobado que un juez corso, maltés, flamenco, catalán- esto va por barrios -, vasco, gallego, italiano de Florencia para arriba, francés alsaciano o bretón y no digamos un juez irlandés del norte, galés o escocés, tramitarán las solicitudes de extradición relativas a rebeldes y sediciosos del mismo modo que está tratando el art. 155 el PNV: en términos preventivos y con la vista puesta en el hoy por tí y mañana por mí. Y sé que me dejo en el tintero algunos matices de ciertos países que tienen aún mal digerido el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Europa, que en un principio pareció que cerraba filas para evitar que yéndose un pavo del corral quisieran irse también los demás, ahora y por barrios, se muestra reticente a reconocer la soberanía nacional española por razones que tienen cercanamente que ver con Franco y lejanamente con Carlos I y con los Reyes Católicos. Y así estamos, por decirlo moderadamente, hasta las cartolas de que se nos reproche la dictadura que sufrimos y se haga en términos de afrentas que no le hacen ni a los italianos por Musolini ni a los franceses por Petain ni a los británicos por el Duque de Windsor ni a los alemanes por Hitler ni a los rusos por Stalin ni a los rumanos por Antonescu, por citar sólo a unos cuantos de la pandilla de indeseables que tanto nos enturbian el pasado.

Si al cabo nos hartan y acabamos negociando la salida de Cataluña con varios millones de rehenes y en unos términos que ni el Brexit ha conocido en cuanto a dureza – no pagamos pensiones y que las paguen ellos, exigimos la devolución de los más de 240.000 millones que nos deben, fronteras férreas, etc., etc. -, puede que la hoy brillante Europa, luz de naciones y faro de democracias, acabe siendo un conjunto de territorios catetos gobernados por pelanas como el Puchi y su pandilla de delincuentes, con sistemas de justicia bolivarianos y el hambre y la mortalidad infantil disparándose por territorios que se proclamarán libres pero no felices si siguen los derroteros que el patán de Maduro ha conseguido en la que fue luz de naciones americanas y faro de la América democrática que todos saludamos con entusiasmo.

Pero si es lo que quieren…

 

Artículos

1 comentario


  1. Juan

    Plenamente de acuerdo con estas reflexiones, es una pena que no se divulguen en otros foros para despejar tendenciosas informaciones que por días crecen en nuestro panel comunicativo español, secuestrando la información, omitiendo y manipulando los hechos para generar un estado de opinión favorable a unos intereses enmascarados. Es lo que nos inyecta esta ignorante seudo izquierda como otrora lo hiciera el aplastante nazismo supremacista. La cultura del relativismo. Se desvanecen los valores de formación humana e impera el todo vale para lograr mis objetivos; naturalmente con el señuelo caza ingenuos y repetido hasta la consternación de “democrático”, es decir la opinión de dos tontos adoctrinados vale el doble que la de un juicioso. Yo me sumo a la doctrina de Platón del gobierno de los más preparados frente a los más abundantes de Aristóteles. El pastor es líder porque el rebaño le sigue, quizás con tigres el liderazgo no fuera tan claro.
    Como bien comentas, están llegando a los puestos de decisión de judicatura y fiscalía personajes que celan más por su jardín trasero que por el parque comunal, tanto en Europa como en España, con peticiones excesivas para demostrar su adhesión a la corriente, pugnando por la dureza y a ver quien la tiene mas larga en busca de la medalla. Tiene su sentido la silla vitalicia pero revalidando, de cuando en cuando, si conserva la idoneidad el personaje. Otros conservan con rectitud la ontología jurada en el puesto, pero los fríen a bofetones, recuerdo a la jueza Alaya, Lamela a LLarena, al juez de menores de Granada, Calatayud, y alguno que tenemos por Murcia, como cofrades destinados a la parrilla de San Lorenzo. Mi voto por ellos.
    Juan