Paisajes Sonoros

Novedades: The Black Keys "Turn Blue"

19.05.14 | 23:42. Archivado en Novedades, Discos

Justo cuando empezaban a ser importantes, cuando lo hacen las grandes bandas, los Black Keys han dejado fuera de juego al mundo con "True Blue". Un elepé de sonido denso, compacto, difícil de digerir y de melodías menos pronunciadas que antaño. Que nadie espere otro "Lonely Boy". Éste es un trabajo de ésos que sólo dejan huella tras varias escuchas, en el que el dúo (convertido aquí en trío con la inclusión como teclista del productor Danger Mouse en todos los cortes) expande su fórmula de batería y guitarra hasta lo que ya resultaría imposible reproducir en directo.

Por el camino dejan huérfanos a muchos de sus seguidores, ávidos de otra dosis de las pegadizas tonadas blues-rock de baja fidelidad de sus inicios. Algunos dicen que se han hecho mayores demasiado rápido. Olvidan que los Beatles llevaban sólo cuatro años juntos cuando sacaron "Revolver" (decepcionando, por cierto, a millones de beatlemaníacas). Otros ponen directamente en entredicho el talento de la banda, como si fuera algo que va y viene según la música de un grupo se acerque a sus gustos o no.

La realidad es que la banda ha completado el que probablemente esté llamado a ser uno de los grandes elepés de este año. Dan Auerbach (guitarra, bajo y voz) y Brian Burton (Danger Mouse), sin abandonar las influencias de siempre, de la música negra (hay blues, soul o funk por doquier) y el rock de garaje, filtran aquí la mezcla a través del pop lisérgico de finales de los 60. Una ambiciosa labor que funciona asombrosamente bien gracias a unas espectaculares interpretaciones (Auerbach está soberbio) y unas melodías impecables, cargadas de buen gusto. Haciendo de "Turn Blue" ni más ni menos que el "Sgt. Pepper's...", el "Dark Side of the Moon" de los Black Keys.

Uno de los pocos temas que parece haber logrado un consenso general es el primero, "The Weight of Love". Y es que no cabe duda, es una obra maestra. Un temazo de casi siete minutos que arranca como si Hendrix tocara junto a los Pink Floyd para acabar como si Neil Young se lanzara a otro de sus legendarios solos mega épicos con la eléctrica. Toda una declaración de intenciones que da paso a un tema sensiblemente diferente. "In Time" es un soul psicodélico con un fantástico arreglo, un bajo sencillamente magistral, mucho falsete y un estribillo memorable. Otra auténtica joya que relaja el ambiente tras el intenso inicio.

Merece la pena continuar siguiendo la pista del tracklist para encontrarnos con "Turn Blue", la segunda obra maestra del álbum. A primera vista un tema muy Broken Bells. Con una fantástica producción a cargo de Danger Mouse. Envolvente, hipnótica. Las melodías son exquisitas y los efectos de sonido enfatizan sin desviar la atención del estupendo arreglo. Justo a continuación llega el primer single, "Fever". Como single de adelanto es poco representativo del conjunto. El gancho de teclado del estribillo lleva todo el peso del tema. Pero no es suficiente, no es tan bueno como debieron pensar. Discotequero y comercial pero también algo más flojo que el resto. La parte final es lo más destacable.

Uno de los temas que pasan más desapercibidos es "Year in Review". Llaman la atención los coros femeninos y la voz de Dan en falsete, de nuevo impecable. Pero las melodías son menos memorables y los arreglos no tienen el mismo gancho. Suena forzado, como un descarte sacado del cajón para la ocasión. Pero no tarda en remontar el interés gracias a "Bullet in the Brain", que abre la cara B con más aires sesenteros. Vuelven los Floyd de "Breathe in the Air", que coquetean aquí con un nervioso bajo y un arreglo de electrónica primitiva que les sienta muy bien. Los cambios de tiempo mejoran el resultado aunque en el estribillo el tema pierde algo de fuerza, está menos trabajado.

La segunda mitad del elepé contiene, además, los dos cortes producidos en solitario por el dúo. En el primero de ellos, "It's Up to you Now" vuelven a terreno más conocido con un blues obsesivo al estilo de sus inicios. Entre riffs zeppelianos y loops de batería se abre camino el solo de guitarra más distorsionado de todo el álbum. De lo menos pop y menos interesante del disco. Remontan, no obstante, con "Waiting on Words", que empieza como una balada acústica con toques de guitarra eléctrica. Aun con el falsete chirriantemente doblado a cargo de Auerbach, la batería y el órgano, la canción no pierde su esencia. Es el tema más sencillo del álbum.

Inmediatamente contrarrestan esa relativa calma con "10 Lovers". Vuelve la fórmula de "Fever", aunque el loop de batería es mejor y la melodía/gancho de teclado también. El estribillo es brillante, de los mejores de todo el plástico. El teclado doblando la voz resulta algo monótono, aunque no llega a deslucir el que es uno de los grandes momentos del disco. La siguiente, "In Our Prime", mantiene el momento álgido con un bonito arreglo de piano y guitarra. Un tema algo menos intenso que el resto, nuevamente con un portentoso estribillo. Lamentablemente, el solo de teclado es mejorable. Muy al contrario, el obligatorio solo de guitarra final depara algunos momentos brillantes más mientras la canción se desvanece lentamente.

Llegamos al final con una grata sorpresa en forma de rock chispeante y alegre. "Gotta Get Away" es el otro tema producido por el dúo. Si no el mejor momento del elepé, al menos uno necesario. No será el hit que debiera (al fin y al cabo éste no es un mundo perfecto) pero es una gran canción. También con mucho sabor a la Inglaterra de finales de los 60, cierra de forma distendida un enorme e intensísimo disco al que merece la pena dedicar el tiempo que demanda. Rebosa creatividad y talento y, a pesar de las capas de teclados y efectos, nunca deja de sonar como la música de los mejores Black Keys.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Sábado, 21 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031